La calle del gitano y de los grises


Cuando el Corpus era como la feria

Hace un siglo era una de las fiestas más importantes en el calendario de la ciudad


El sufrido oficio de la madrugada

En 1974 un profesor nos llevó al puerto pesquero para conocer la dureza del trabajo


La religión de la calle y la del colegio

Para los niños, la religión era una asignatura en la escuela y una fiesta más en la calle


Los famosos y el Mesón Gitano

El gran proyecto de atracción turística envejeció antes de que empezara a caminar


Cuando rugía la Rambla de Alfareros

Era un torrente que recorría cinco kilómetros antes de llegar a la Rambla del Obispo


La pelota que igualaba a ricos y pobres


Los guiris de La Garrofa y la benemérita

En el camping se cruzaban los turistas extranjeros con los tricornios de la Guardia Civil


fotos&videos


El carrillo de la puerta del instituto

Por abril aparecía el carro del heladero ambulante con las primeras noticias del verano


La playa donde cabía hasta el circo

En la explanada de la playa de las Almadrabillas se instalaban los feriantes en agosto


La tienda de Juan López, ‘el del palo’

Era el comercio principal del barrio de San Cristóbal y de la manzana de Duimovich


El pelotón de los ciclistas de plástico

Era uno de los juegos del verano, con los que corríamos nuestro particular Tour


La niña del aro y aquel verano

El aro antes de que la tele lo reconvirtiera en hula hoop era un juego de verano


El Cadillac del último Caudillo

El músico que tocó con Machín


La Superliga del estadio de la Falange

Los pocos que pudieron ver a Gilda

El portero del equipo del oro

Siguiente Página siguiente