BAJO REGISTRO
El papel pintado de la vecina

En los años 70 nuestras casas se adornaron con la moda del papel en las paredes


BAJO REGISTRO
La Vela que sostenía la Alcazaba

A finales del siglo XIX los muros de la Alcazaba eran una ruina.


BAJO REGISTRO
La libertad de los niños de la vega

Jugaban entre los cañizos, corrían por las veredas sin temor a los coches ni al reloj


BAJO REGISTRO
Pérez Siquier y la fuga del tiempo

Carlos se sentía tan joven que no quería oir hablar de la muerte


El decorado de la cruz y la bola terráquea

El crucifijo presidía las aulas como una señal del sacrificio que nos esperaba dentro


La estatua de la Caridad y el olvido

Nació olvidada. Llegó siete años después de la catástrofe de 1891 y fue colocada con desgana


BAJO REGISTRO
Las últimos recuerdos del instituto

Con la vuelta a clase de septiembre volvemos a revivir aquellos años de adolescencia


BAJO REGISTRO
La manzana de la fábrica del gas

Era la ciudad industrial y en los veranos se convertía en el escenario del ocio playero


fotos&videos


BAJO REGISTRO
El viejo ritual de lavarse en un barreño

El barreño de zinc formó parte de nuestro inventario infantil


BAJO REGISTRO
Pepe Rey y sus temibles guerreros

Pepe Rey ha hecho historia con su bar cueva en el desvío de Benahadux


BAJO REGISTRO
El querido camarero del Café Suizo

70 años de la muerte de José Sáez Soria (1877-1951), camarero y poeta de vocación


BAJO REGISTRO
Las tardes de los camisas azules

“El estadio de la Falange fue un recinto deportivo y también un gran escenario de propaganda”


BAJO REGISTRO
Los tíos más chulos de la piscina

En 1969 se inauguró la piscina sindical, los atrevidos se lanzaban desde el ‘tercer trampolín’


BAJO REGISTRO
La pobreza asomada al balcón

BAJO REGISTRO
El discípulo predilecto de Salmerón

BAJO REGISTRO
Lo peor de la feria era el día después


BAJO REGISTRO
La tienda de Julio el de Nueva York

BAJO REGISTRO
Las ferias de la terraza del Tiro Nacional

BAJO REGISTRO
Un siglo de toros entre sus manos

Siguiente Página siguiente