Rosalía Espinosa, no se van a cerrar pueblos en Almería

Si no hacen falta que los cierren doña Rosalía, se van muriendo solos. A los viejos que se mueren no se les reponen (no son pinos) y los que se marchan a vivir a otras poblaciones volverán, claro que lo harán, pero mostrando suelas en una caja de pino. A eso están condenando ustedes a los pueblos y a los que todavía se atreven a vivir a ellos. Diputación pone en marcha un plan en este año. Perfecto. Cajeros para las zonas donde se hayan cerrados entidades bancarias, no está mal, es un servicio a los vecinos, pero poco a aporta ante el problema que nos afecta. Dinero para que los jóvenes emprendedores monten empresas. Maravilloso. Pero ¿qué empresas? Si no hay gente en los pueblos ¿qué negocios se monta? Algunos de esos jóvenes emprendedores llevan años esperando que la Junta le otorgue el permiso. Y se enfrentan a multas porque han abierto el negocio tras años de espera. ¿Queréis de verdad desde la Junta que no se cierren esos pueblos? Derogar las miles de leyes tontas y absurdas que desde Sevilla hicieron unos señores que nunca habían estado ni vivido en un pueblo. Rosalía, date una vuelta por Bentarique, Padules, Ocaña, Alsodux y habla con los viejos del lugar. Sus tierras, las de sus padres y abuelos están abandonadas, sus hijos en la capital y ellos sin poder hacer nada en las mismas. Ni se te ocurra levantar una piedra, que estás cometiendo un delito, ni se te ocurra arreglar un emparrao sin pedir permiso a Medio Ambiente, te puede caer la del pulpo, y ojo, ya veremos si te lo conceden. Cuando los viejos de los pueblos ven lo que los políticos han hecho con esas tierras que han dado a comer a sus familias no lo entienden. El único trabajo que se ofrece en los pueblos es barrer calles y caminos, y eso no parece que sea futuro para los jóvenes. Si a eso une usted, doña Rosalía, el servicio sanitario que reciben estos vecinos, se entiende que cada día se vaya uno del pueblo. Y para colmo la seguridad. Ustedes, los políticos, tienen una buena seguridad  cerca, en los pueblos cada vez en más difícil ver un guardia civil que proteja la vida de estos hombres y mujeres. Cierren chiringuitos políticos, consorcios, mancomunidades donde viven tan felices miles de políticos y gasten ese dinero no en planes, sino en que los médicos y la Guardia Civil vuelvan a esas calles. Pero no lo harán.



 

Temas relacionados
Bentarique Alsodux Vecinos Padules Ley Sanitarios Empresas Política Medio Ambiente Emprendedores Diputación de Almería

para ti

en destaque