‘Meeting Jim’: el hombre que vivió las vidas que soñamos

“Un documental motivador, transmite una energía contagiosa”

Jim Haynes, en la imagen del póster del documental.
Jim Haynes, en la imagen del póster del documental. La Voz

Al poco de acabar la proyección del documental Meeting Jim en la jornada inaugural del Festival Internacional de Cine de Almería, con los créditos aún desfilando sobre la pantalla del Apolo, una espectadora comentaba a la técnico de sala: “Debían proyectar esta película en todos los centros educativos, en todos los institutos”. Después, durante el coloquio con la productora, la veratense Marta Benavides, llevaba más lejos su petición. “Tendrían que verla todos los agentes culturales de Almería”, expresaba.  


Y así es. La historia -pequeña gran historia- de Jim Haynes  es motivadora (en el buen sentido, no en el de los manuales de todo a cien), transmite una energía contagiosa de la que es imposible escapar. Ni falta que hace ni ganas de intentarlo. ¿Que quién es Jim Haynes? Alguien que ha hecho de su existencia una aventura, que ha vivido las vidas con las que muchos soñamos, y más de una vez: en sus 86 noviembres ha sido librero, editor, fundador de un festival de teatro, de un periódico, de un centro de arte alternativo y agitador cultural. 


Pero si algo ha hecho célebre a este americano de Luisiana que se convirtió en ciudadano del mundo son las cenas para desconocidos que organiza cada domingo, desde 1971, en su atelier de Montparnasse: encuentros de hasta cien personas llegadas de todo el globo. Para que hablen, se conozcan, se ayuden, se enamoren quizás. Sin más. La amistad (cara a cara) en los tiempos del ‘like’. De ahí que le llamen el mecenas de las redes sociales. Fue en uno de esos encuentros donde se conoció el equipo del filme, femenino en su mayoría; un grupo del que forma parte Marta Benavides, quien ha cumplido el sueño de estrenar en su tierra tras pasear la película por una decena de festivales de todo el mundo y de que incluso la haya emitido la exigente BBC.



Marta Benavides junto a David Martos en la presentación del documental en el Apolo.
Marta Benavides junto a David Martos en la presentación del documental en el Apolo.La Voz

La historia de Meeting Jim no solo llega al espectador por quién es él sino por cómo se presenta. La ópera prima de la turca Ece Ger, con una clarividencia sorprendente en una debutante, propone un doble viaje: uno físico, que lleva al protagonista desde París a Edimburgo para un homenaje, y otro personal, mediante capítulos que narran sus hitos entre entrevistas y reencuentros con sus más leales compañeros de viaje. Incluso plantea un curioso diálogo entre el Haynes actual (grabaron 110 horas de material) y su yo del pasado, rescatado en imágenes de archivo. 


Hay algo, también, de testamento, de despedida: en una historia que siempre busca la luz, la oscuridad se asoma, sutil,  cuando la plenitud mental de un tipo en cuya filosofía no caben las barreras se topa con el obligatorio peaje del desgaste del cuerpo. Dejando la certeza de que el mundo será un poco peor cuando él falte.

 

más leídas

últimas de Opinión




La vida en un chat

Sumar, ayudar y apoyar
Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería