La Térmica de Carboneras podría mantener un grupo para evitar cortocircuitos

La CNMC pide al Gobierno que prolongue parte de su actividad ante los riesgos de las renovables

Imagen de archivo de una protesta de grupos ecologistas contra la Térmica.
Imagen de archivo de una protesta de grupos ecologistas contra la Térmica.

La Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC) ha instando al Ministerio para la Transición Ecológica para que mantenga parcialmente operativa la Central Térmica de Carboneras. El supervisor ha elevado esta petición año y medio después  de que Endesa solicitase permiso al Gobierno para iniciar su desmantelamiento ante los altos costes impuestos a los derechos de emisión que hacen que la producción ya no sea rentable.


La CNCM ha presentando un informe al departamento que dirige Teresa Ribera solicitándole que mantenga uno de los grupos de generación “a fin de garantizar el suministro eléctrico en una zona especialmente afectada por el auge de las energías renovables que debilita el control de la red y eleva la inestabilidad”. La central dejó de tener actividad de generación a finales del pasado año, a pesar de que se reactivó  en enero por la fuente demanda energética en ese periodo.


Lo cierto es que, a la fecha, Endesa aún no tiene la pertinente autorización ministerial para desmantelar la factoría sobre una superficie de 250.000 metros cuadrados y un puerto de carga y podría ser que tuviera en cuenta la recomendación de la CNMC para mantener los puntos de conexión a la red de uno de los dos grupos que consumen carbón y gasóleo.



Endesa inició los trámites para clausurar Carboneras el 27 de diciembre de 2019, cuando presentó ante la Subdelegación del Gobierno en Almería, la solicitud de autorización administrativa para el cierre definitivo de los Grupos 1 y 2 de dicha instalación. La idea de Endesa era hasta ahora cerrar toda actividad de la Central antes del próximo 30 de junio, con un plazo de cuatro años para  proceder al desmantelamiento.


Endesa ha desarrollado el Plan Futur-e para compensar la pérdida de potencia con un despliegue renovable que sirva  también de revulsivo a la economía local de Carboneras que pierde con este cierre 200 empleos directos.  La compañía eléctrica prevé desarrollar unos 1.500 MW de potencia fotovoltaica como compensación para sustituir los más de 1.100 MW de la Central Térmica.



El Plan Futur-e contará con financiación europea y con la colaboración del Ayuntamiento y de la Universidad de Almería. La empresa LHH ha iniciado la comercialización de este proyecto de reindustrialización. También hay fondos Next Generation para compensar la pérdida de empleo.


Greenpeace lo considera "inaceptable"
Greenpeace y Ecologistas en Acción califican de “inaceptable” la petición de la CNMC para que Endesa mantenga operativa la central térmica de Carboneras. Las organizaciones ecologistas muestran su preocupación ante esta demanda y señalan que la CNMC debería exigir una revisión de la planificación energética para garantizar que el cierre total del carbón se ejecute en las fechas previstas y se lleve a cabo de manera compatible con la estabilidad de la red. Esto implicaría subastar otro tipo de centrales renovables gestionables no solo fotovoltaica y eólica.


 

Temas relacionados
Energías renovables Carboneras Endesa Industria Energías Next Generation

para ti

en destaque