Almería avanza hacia 2030 con una estrategia de futuro compartido

Las ciudades modernas no se construyen sobre las decisiones o designios de gobernantes políticos puntuales, sino desde la aportación del diálogo colaborativo entre los diferentes sectores que en ella viven y esperan desarrollar allí sus proyectos profesionales, personales o culturales. Esa es la línea de gestión que estoy desarrollando desde la alcaldía de Almería, porque entiendo que planificar el futuro de nuestra ciudad es un reto formidable cuyas respuestas no pueden planificarse en plazos de mandatos políticos o de cambio de alcaldía.


Por eso, a través de documentos que acabamos de presentar, como el esperado Plan Estratégico 2030 o el concurso de propuestas para el eje Paseo y Obispo Orberá, estamos ampliando ese horizonte de actuación pensando en una Almería dirigida desde criterios de liderazgo, de creatividad y con la vocación de convocar a todos sus habitantes en una visión compartida de sus fortalezas, para potenciarlas, y de sus debilidades, para corregirlas. Por tanto, estamos ante un documento histórico que va a marcar un antes y un después en el futuro de Almería, porque no sólo nos estamos dotando por primera vez de una hoja de ruta consensuada para mirar el futuro de nuestra ciudad, sino que estamos ante un punto de convergencia de ideas, proyectos y planificaciones que miran al mañana desde una óptica que hasta ahora no había sido aprovechada: la perspectiva que es capaz de repensar Almería potenciando la inteligencia de su territorio urbano. Estoy convencido de que no hay mejor estrategia de futuro para nuestra ciudad que dar el protagonismo que merecen a los colectivos profesionales y sociales para partir de una base de excelencia a la hora de redefinir su perfil urbano y consolidar nuestra identidad, activar sus redes sociales de cooperación e intercambio de iniciativas y desarrollar nuestro propio proyecto colectivo de futuro en las coordenadas que plantean los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptada por la ONU.


Ese es el espíritu con el que hemos trabajado para invitar a destacados profesionales a que presenten propuestas que nos puedan servir para orientar la necesaria e inaplazable actuación que debemos llevar a cabo en el Paseo, Puerta Purchena y Obispo Orberá para, desde una reflexión serena y ambiciosa, seamos capaces de apostar por lo que Almería se merece: por lo mejor. Del mismo modo, quiero reconocer como se merece  la extraordinaria generosidad que han mostrado a los largo de los últimos meses casi cuatrocientos destacados profesionales y especialistas almerienses de ámbitos ajenos a la política a la hora de acordar una guía de proyectos y objetivos apasionantes y positivos que permitan que Almería llegue a 2030 como una ciudad más saludable, más sostenible y con identidad propia. Una Almería con una vida trazada a la medida de las personas, con un inteligente respeto al medio ambiente y con una decidida apuesta por el comercio de proximidad. Un plan de acción a favor de las personas, del planeta y de la prosperidad de todos, que no tiene sello político ni personal porque es el Plan de todos los almerienses. Un Plan que tiene como objetivo hacer de Almería una ciudad cada vez más atractiva para vivir, para trabajar, para aprender y emprender. Por eso quiero invitar a toda la sociedad almeriense a sumarse a este esfuerzo sin precedentes, porque la recompensa merece la pena: una mejor Almería para todos.



 

Temas relacionados
Ciudadanos Centro Histórico

para ti

en destaque