Los okupas de Vera se hacen fuertes ya en 150 viviendas del municipio

La situación de inseguridad crea alarma y se constituye una asociación de Vecinos Afectados

El portavoz de Ciudadanos en Vera, Pedro Sáez, junto a una casa okupada.
El portavoz de Ciudadanos en Vera, Pedro Sáez, junto a una casa okupada.

La lacra de la okupación de viviendas se está recrudeciendo en el Levante almeriense, con especial virulencia en Vera. En este municipio son ya 150 viviendas las que el consistorio ha detectado como viviendas okupadas, un problema que se ha agravado en los últimos meses y que afecta a la convivencia de los vecinos y residentes cercanos.


La mayoría de estos pisos ocupados están en el centro de Vera, con algunas excepciones también en la zona de la playa. Pertenecen a entidades financieras que se las quedaron tras ejecutar créditos hipotecarios a promotores tras el boom inmobiliario del año 2000.


El problema es especialmente grave en la zona de Los Patios, en la Plaza de España y en el conocido como edificio Pawui. Vera es, en términos relativos a su población, uno de los municipios con más viviendas vacías de la provincia y eso hace de efecto llamada para los moradores ilegales.


En la zona de la playa se ha logrado controlar más debido a que las segundas residencias están en manos de propietarios particulares que ha extremado las medidas de seguridad ante la avalancha de inquilinos forzosos. Muchos de ellos vienen de otras provincias, donde han sido expulsados y vuelven a repetir el ‘modus operandi’.

Los vecinos de Vera se han puesto a trabajar para neutralizar este alud de intromisiones ilegales y están  en fase de crear una Asociación de Vecinos Afectados con el  apoyo del Ayuntamiento.



El concejal de Seguridad, Alfonso García, asegura que se ha informado de la situación al subdelegado del Gobierno, Manuel de la Fuente,  a través de la Junta Local de Seguridad, “para que pueda ayudarnos a resolver este asunto, pero por ahora no lo ha visto tan grave”.


El Ayuntamiento veratense ha creado un Grupo Especial de Seguridad dentro de la Policía Local para extremar los controles e instar a las compañías eléctricas y de agua a que impidan nuevos enganches ilegales.


El negocio que florece alrededor

El desmadre que se  está evidenciando en la okupación de pisos en Vera y en otros puntos de la comarca está haciendo que florezcan negocios satélites. Es el caso de las empresas antiokupas que ofrecen sus servicios con la promesa de echar a los okupas o inquilinos morosos de forma más rápida que esperar a que haya una resolución judicial. También hay más trabajo para empresas de cerrajería como Veracerraduras, que venden más sistemas de seguridad y para comercios de alarmas. Y también proliferan los abogados que se están especializando en este tipo de procedimiento.


La conflictividad social que se genera, en cuanto a suciedad, ruidos y venta de droga, preocupa a los vecinos. “Nos falta capacidad legal para poder actuar de forma más eficiente”, reconoce el edil, a pesar de la entrada en vigor de la nueva ley de desahucios.


Apunta también a que se están detectando mafias en torno a la okupación de casas para los inmigrantes que vienen en patera y a quienes recogen en furgonetas para ofrecerles estos pisos a bajo precio de alquiler. 

 

Temas relacionados
Vera Okupas

para ti

en destaque