Kikillo, el largo viaje de un almeriense por el mundo de las redes sociales

Francisco García recibió hace poco el premio Almería Digital 2022 como mejor influencer

Francisco García Ramírez, Kikillo, preparando uno de sus videos
Francisco García Ramírez, Kikillo, preparando uno de sus videos La Voz

“Vamos a ver... Desde pequeño he escuchado que todo esto se va a acabar”, dice Francisco García Ramírez, y hace una pausa. “Desde que empecé con YouTube, y con mi primera campaña, la gente me decía: esto es un hobby, pero no puede ser tu trabajo, esto es una burbuja...”. Abre las manos y sonríe. “Y mira, ¡cada año veo que pilla más fuerza!”, añade. “Y que el mundo de la tecnología en este ámbito va evolucionando, y se generan nuevas redes sociales, y que hay más gente en internet, más marcas involucradas en esto, más inversores…”.


“Y claro... Yo considero que esto es el futuro”, se encoge de hombros. “Y que va a seguir evolucionando, que el Metaverso va a jugar un papel importante, y que, de alguna forma, también la información, y todo, será un poco más privado...”.


Francisco es generador de contenidos en redes sociales. Lo que también conocemos como influencer, o YouTuber. Prefiere que lo llame por el nombre que lo ha hecho más conocido: Kikillo, y enumera sus canales en las redes, y sus seguidores: En YouTube, 160 mil; en Instagram, unos 60 mil; en Facebook, diez mil; Twitter, 20 y pico mil; TikTok, otros tantos (“algunos coinciden, que esa es la gracia”, apunta).



Y aún está exultante por el premio Almería Digital 2022 como mejor influencer almeriense, que recibió hace poco. “¡Me encanta ser de Almería!”, exclama. “Nuestra tierra tiene mucha historia, que se conoce poco, por cierto. Mis amigos me dicen que soy un pesado con Almería, e intento hablar en las redes también de ella, pues creo que está un poco olvidada, e infravalorada...”.


La decisión



Ahora vive en Madrid, pues hace unos cinco años un amigo del sector lo invitó a formar parte de un proyecto: crear Keeper Experience, “una agencia de marketing enfocada a la publicidad digital con creadores de contenido”, explica. “A día de hoy me atrevo a decir que es una de las mejores en este ámbito. Allí he estado hasta hace poco, generando campañas y gestionando al equipo”.


Pero Kikillo ya estaba inmerso en el mundo de la generación de contenidos, casi de toda la vida. “Al principio con amigos, cogíamos una videocámara de la época y grabábamos haciendo el tonto, mini shows, y lo pasábamos bien…”, recuerda. “Y ya a los 15 años, aproximadamente, vi un vídeo de la gente que empezaba a subir cosas a YouTube, y dije: quiero intentarlo. Me puse a grabar yo solo, y creé los primeros vídeos del canal...”.



Hace seis meses decidió dedicarse en exclusiva a la generación de contenidos para las redes sociales. “Era demasiada carga llevar las dos cosas”, dice. “Porque da la sensación de que esto es algo fácil, pero, en realidad lleva mucho trabajo y dedicación. Pero valorando el tiempo invertido, lo económico, y lo motivacional, decidí quedarme con esta parte de creador de contenidos– influencer. No fue una decisión fácil, pero...”.


¿Y cómo debo decirle, influencer o Youtuber?, le pregunto. “Ambos términos me parecen correctos”, responde. “Para mí, influencer es una persona que influye en círculos de gentes que no están en contacto con ninguno de sus círculos. Es decir, si yo influyo en la prima de un amigo, eso para mí no es ser influencer. Pero si lo haces en gente que no está relacionada contigo…, sí”.


El camino

Labrarse un nombre en este ámbito no ha sido un camino fácil, asegura Kikillo. “No he sido muy constante generando contenidos, pero me he ido adaptando con las tendencias. La tecnología está en constante cambio, y la sociedad evoluciona a la par. Y en lo digital pasa lo mismo”.


La información ya no se transmite de la misma forma que hace un año, o dos. “Por ejemplo, antes en YouTube funcionaban los vídeos largos, pero hoy vivimos en una etapa en la que queremos todo rápido, corto y entretenido. Funciona el formato tipo TikTok y otros que lo copian... Bueno, el formato podcast/entrevistas es una excepción...”.


Ha sido un camino en el que ha habido alegrías, pero también sus penas. “Pues también, no te voy a engañar”, sonríe. “A veces te curras mucho un vídeo, y luego no funciona; o llega alguien nuevo y lo peta, y la plataforma lo beneficia más… Es como todos los trabajos, quieres crecer y no es tan fácil… Lo que pasa es que, cuando además es tu hobby, se vive de otra manera. Cuando ves que llega gente y te escribe mensajes bonitos, o te las encuentras por la calle, eso es gratificante. Para mí, esa es la mejor parte, el poder ayudar y que, a lo mejor, les aportes algo positivo en sus vidas”.


La energía

¿Y qué hay que tener para ser creador de contenidos? “Tienes que ser natural”, dice enseguida. “La gente que hace un personaje acaba quemada. Y tienes que estar dispuesto a exponerte al público. No es justificable que la gente comente tan irrespetuosamente en las redes sociales, pero tienes que ser consciente de que son cosas que pasan”. Y te tienes que focalizar en algún tema, “pues es un sector muy saturado. ¡Hasta los niños quieren ser influencers! Hoy vas a una clase y todos hacen TikTok. Antes yo era el único de mi clase, incluso de mi instituto, que generaba contenidos…”.


Kikillo lleva muchos años en esto, e intenta tocar un poco de todo, pero se centra más “en Life Style, decoración, las plantas, que me gustan mucho, la Historia… Y siempre con mi toque de humor”. Tiene que haber algo de inspiración, también. “Todo está hecho, prácticamente, y ser original en las redes sociales es complicado. A día de hoy es más factible adaptar trends o challenges, pero a tu manera. Pero bueno, siempre hay una parte creativa ahí...”.


También es importante la energía. “Si tú estás mal, tienes un mal día, se va a notar”, asegura. “Hay un debate sobre si eso también se tendría que exponer, pero... Es que eso también lo transmites a la audiencia, que tengo compañeros que les ha pasado”. Y, por supuesto, planificación, puntualiza. “Te puedes dejar llevar un poco por el directo, pero si no hay una planificación detrás, a nivel general, no va a funcionar. O no lo hará igual de bien. Tiene que haber una estrategia digital. No creas una empresa sin una planificación previa. Pues esto es un poco igual”.


CANALES NUEVOS, EL MISMO FENÓMENO

Las redes sociales son distintas entre sí, le digo a Kikillo en un momento de nuestra charla. “Cada canal es como un tipo de comunicación, digamos, y la información se manda de una manera distinta”, admite. “Ahora bien, a nivel sociológico, no veo nada nuevo. Esto siempre ha pasado. Con los Backstreet Boys, antes de internet, la gente se volvía loca...”.


“Y bueno, hay creadores de contenido con los que la gente se vuelve muy fan, y los siguen, y los niños imitan a esos modelos grandes. Es una evolución, está claro que este es un nuevo canal, pero las cosas, al final, se repiten”.


Pasó con los móviles. “Cuando salieron, la gente se echaba las manos a la cabeza: ¡esto hará que no nos relacionemos más! El cambio siempre produce preocupación, y creo que aquí pasa igual. Pero es cierto que, cuando compras un coche, te dan unas clases para saber usarlo bien, ¿no? Pues en esto de las redes sociales debe ser igual, falta mucha educación, sobre todo con las generaciones más jóvenes...”.



 

Temas relacionados
AlmeríaTech Tecnología Youtuber Redes sociales Internet Premios LA VOZ

para ti

en destaque