No sin mi perro: cuando venir desde Ucrania con mascota es un problema

Los refugiados ucranianos acompañados de mascotas quedan fuera de los programas de acogida

Imagen de archivo de un refugio para animales en la provincia.
Imagen de archivo de un refugio para animales en la provincia.

Valentina Shevchenko es una refugiada ucraniana que llegó a Almería la semana pasada. Lo hizo junto a su sobrina y las dos hijas de esta. Tal y como ya contó LA VOZ, esta familia pasó por todo un calvario para llegar a tener un techo en Roquetas y, finalmente, están en el centro de acogida de refugiados que Cruz Roja abrió en uno de los hoteles del municipio roquetero.


Sin embargo, una de las cuatro no ha sido acogida en este centro de refugiados. No en vano, llegó desde Ucrania acompañada de su mascota, un pequeño perro que, lamentablemente, le separa del programa de primera acogida puesto en marcha para los ciudadanos que huyen del horror de la guerra de Ucrania.


Esta difícil situación la viven ya muchos refugiados  llegados desde Ucrania con sus mascotas: la acogida no está prevista para refugiados con mascota o, dicho de otra manera, no se permite  la entrada con mascotas en los centros de refugiados que ya están abiertos en la provincia de Almería.



Este impedimento supone, además, un segundo obstáculo (más allá del tener que buscar, por otras vías, techo y manutención): no estar en el centro de refugiados hace que también queden fuera del asesoramiento y programas de ayuda básicos como los cursos de español que ya reciben los llegados desde Ucrania para poder adaptarse a su nueva vida en Almería.


En este sentido, asociaciones como Huella Roja podrían llegar a hacerse cargo de los animales en caso de que sus compañeros humanos decidan separarse de ellos para entrar en uno de estos centros de acogida. No obstante, en este caso no se permitirían las visitas. En cualquier caso, la tónica general es que los refugiados ucranianos prefieren no desprenderse de sus mascotas, con todo lo que ello conlleva.



Veterinarios

Por su parte, el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios ha organizado un voluntariado veterinario para atender a estos animales, prestando especial atención a la vigilancia de la Rabia y de la Equinococosis, teniendo en cuenta la alta incidencia de estas enfermedades en Ucrania. El Colegio de Veterinarios de Almería realizará el seguimiento de estos animales, corriendo con los gastos que se produzcan como consecuencia de la identificación mediante microchip.



 

Temas relacionados
Joe Biden Vladímir Putin Ucrania Rusia Maltrato Animal Mascotas

para ti

en destaque