El master plan propone un puerto pesquero con ocio y hotel

Se trataría de un espacio mixto para la pesca y el recreo, con embarcaciones, tiendas y hotel

Gráfico del desarrollo del puerto pesquero. Imagen del Master plan
Gráfico del desarrollo del puerto pesquero. Imagen del Master plan
Lola González
08:00 • 24 feb. 2020

Durante algo más de un mes todos los interesados en conocer el master plan de la conexión entre el puerto y la ciudad han podido descargar el documento y analizarlo en la página web de ‘Almería 2030’ e incluso presentar sus sugerencias a través del proceso participativo que ha realizado la Fundación Bahía Almeriport.


Pero ¿cuáles son las principales novedades que recoge el master plan? Hay que tener que se trata de un documento de alternativas en el que todo queda abierto pero que sin duda uno de los puntos más llamativos es la transformación que propone para el puerto pesquero.


Considera el estudio realizado por Junquera y McValnera que la dársena pesquera es “un espacio portuario totalmente desaprovechado pese a su potencial”.

Así, considera el proyecto que este espacio cuenta con “dimensiones propicias para generar un puerto de uso mixto pesquero-recreativo”. 



Repartos

Proponen así que la actividad pesquera se concentre en “en el lado sureste de la dársena” y que entonces, la mitad sur de la lámina de agua “puede mantenerse un uso repartido entre la náutica recreativa y las embarcaciones de pesca de menor tamaño” y apuesta por un “nuevo varadero para reparación de embarcaciones de pequeña eslora, una actividad demandada” actualmente.


Para que esto sea realidad considera necesario que se realice el dragado de la zona suroeste de la dársena, en donde el calado existente es muy reducido, de forma que permita “su aprovechamiento para el amarre de pequeñas embarcaciones”.


En este aprovechamiento del espacio se plantea “una posible concesión de un complejo náutico recreativo, deportivo, comercial, de ocio, terciario y hotelero, en distintas categorías y aparcamientos”. Consideran que esta concesión tiene que tratarse como “un hito singular” que contemple desde un hotel a servicios terciarios de todo tipo para atraer a clientes.


Ponen como posible ejemplo a seguir el puerto-ciudad de Arrecife de Lanzarote, para su aprovechamiento, y calculan un coste de 12,6 millones de euros en esta transformación que pasa desde el relleno del dique de abrigo, el muelle en la zona suroeste, la nueva lonja o el dragado.


En esa parte del puerto más ubicada a la zona de Poniente, pero ya fuera del pesquero, también se apuesta por el traslado completo de la estación marítima desde su ubicación actual hasta la zona exterior del puerto.


Diseños

Consideran los creadores del puerto-ciudad que “la nueva ubicación haría posible incorporar en una misma área una nueva terminal dedicada a los tráficos ro-ro, un nuevo tipo de servicio de interés para el puerto y su hinterland”. No hablan de un espacio concreto, pero sí de una superficie de unas 17,7 hectáreas, con lo que quedarían libres unas 32 hectáreas libres del puerto exterior, que costaría en total unos 74 millones de euros.


Entre los motivos que se recogen para este traslado, está precisamente, en que debe contar el puerto exterior con accesos directos desde la A7, tal y como está previsto.


Unos accesos directos al puerto para los que apuesta el master plan porque sean elevados mientras que los que llegan a la ciudad, discurran por la parte baja. Así consideran que podrían aprovecharse los túneles existentes de forma que el actual de la autovía fuera de salida y el de la carretera nacional se utilizara para la entrada.


¿Qué hacemos con el Club de Mar?

Una de las preguntas que deja encima de la mesa este master plan es ¿qué hacer con el Club de Mar? El documento recoge claramente que “hoy día es una barrera difícilmente sostenible frente a toda esta operación puerto-ciudad ya que sería el único lugar en el que la ciudad no toca el agua”.


Y es que “los muros del varadero” se consideran “una barrera” para que toque el mar, desviando el paseo marítimo de la zona de agua lo que lleva a que “el Parque de las Almadrabillas sea un lugar totalmente desconectado y por tanto deshabitado”.


A corto plazo proponen intervenciones que denominan como “puntuales” y que pasarían por “el traslado del varadero reconvirtiendo su espacio para el uso ciudadano”, o la que califican como “regularización del paseo interior” o la apertura al público “del muelle del puerto deportivo”.


Pero a largo plazo lanzan la pregunta más complicada de solucionar, el reordenar el espacio “manejando dos supuestos mantener el Club de Mar o no” en esta ubicación. Esta decisión, a largo plazo realmente, supondría tener que empezar a estudiar las situaciones futuras con respecto a las concesiones administrativas del Puerto de Almería por las que se encuentra en esta ubicación. Un traslado que proponen al puerto pesquero y que permitiría ampliar la conexión de la zona con el mar de forma directa.


De momento parece que todo pasa porque el Club de Mar se mantenga en su ubicación y que actuaciones que lo abran un poco más a la ciudadanía.



Temas relacionados

para ti

en destaque