Luto en el patrimonio almeriense; derribado el Acueducto de Las Cumbres

Las excavadoras acaban con uno de los puntos clave de la Cultura del Agua

Acueducto de Las Cumbres el domingo; ayer ya no existía tras ser derribado
Acueducto de Las Cumbres el domingo; ayer ya no existía tras ser derribado La Voz

Era uno de esos espacios casados con la historia del agua en Almería, esa mezcla de necesidad e ingenio para hacer que el preciado líquido regara las huertas y diera vida a una amplia zona situada en el municipio de Huércal de Almería.


Pero el Acueducto de Las Cumbres, testigo mudo de esa historia, cayó ayer bajo las embestidas de las excavadoras, una demolición que ha llevado el luto a los colectivos ciudadanos que llevaban mucho tiempo reclamando que se respetara y que finalmente han visto cómo desaparecía para dejar su sitio a una nueva urbanización.


Reacciones
Un luto revestido de indignación por el hecho de que ni el Ayuntamiento ni la Junta de Andalucía hayan sido capaces de evitar una demolición que se concretaba ayer, en unas pocas horas, y que ha hecho que ese patrimonio histórico sea ya precisamente eso, historia.



Asociaciones como Amigos de la Alcazaba, el Grupo Ecologista Mediterráneo o Ecologistas en Acción lamentaban ayer que se haya perpetrado lo que consideran un atentado contra el patrimonio almeriense.


Según Amigos de La Alcazaba, un hecho que se producía cuando “a plena luz del día, en pocas horas, sin complejos, las máquinas han arrasado con una parte de nuestro patrimonio, un elemento patrimonial que debía estar protegido por Cultura y por el Ayuntamiento de Huércal, pero que por arte de birlibirloque “perdió” su protección en beneficio de los intereses de la empresa “Alvores”.



Nuevo y viejo
La parcela donde se ubicaba el viejo Acueducto dejará paso ahora a la construcción de una nueva urbanización, ‘El Alba’, donde la empresa propietaria tiene previsto desarrollar un total de 52 viviendas unifamiliares con precios que estarán por encima de los 212.000 euros.


Los colectivos que han defendido este patrimonio miran ahora al Ayuntamiento y a la Consejería de Cultura por no haber impedido el derribo y advierten que recurrirán a los tribunales para pedir responsabilidades. El mal está hecho, pero tratarán de impedir que el ‘atentado’ les salga gratis.


Quien salía también ayer en defensa de la postura contraria era el Ayuntamiento, que justifica la demolición señalando que el acueducto “no estaba protegido ni inscrito como Bien de Catalogación General en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz de la Junta de Andalucía para inmuebles relacionados con la cultura del agua”


Reconoce pues que la empresa Alvores estaba autorizada al haberse aprobado de forma definitiva en la última reunión de la junta de gobierno municipal el proyecto de urbanización. Y lejos de asumir responsabilidades, culpa de la demolición al gobierno municipal de IU (2007 a 2011), al PSOE que gobernaba la Junta y a Amigos de La Alcazaba de “no haber hecho nada en su día para evitar que no se protegiera el acueducto y ahora se pagan las consecuencias de esa ineptitud”.  


Amigos de la Alcazaba critica que la empresa haya incumplido su compromiso de salvar de la demoliciónal menos varios de los arcos del acueducto para integrarlos en la urbanización; a la hora de la verdad nada de eso, derribo total...

 

Temas relacionados
Patrimonio Arqueología Historia

para ti

en destaque