La Fiscalía pide 30 años para Rifá por un alzamiento de bienes de 98 millones

La magistrada abre juicio oral contra el empresario hotelero por ocho presuntos delitos

El empresario Miguel Rifá en un acto en el Círculo Mercantíl
El empresario Miguel Rifá en un acto en el Círculo Mercantíl La Voz

El imperio hotelero del conocido empresario catalán Miguel Rifá Soler busca espacio en los banquillos de madera de la Audiencia Provincial de Almería.  Ana Belén Vico, magistrada titular del Juzgado de Instrucción número Tres de Almería, abre juicio oral contra Rifá por la presunta comisión de delitos contra la Hacienda Pública, insolvencia punible y alzamiento de bienes.


La instructora procesa a siete empresarios y otras tantas sociedades mercantiles acusadas de tejer una compleja red para la evasión de impuestos y el impacto de deudas multimillonarias, según el auto fechado el 5 de noviembre y consultado por LA VOZ DE ALMERÍA.


La Fiscalía solicita para el septuagenario Miguel Rifá 29 años y 11 meses de prisión por un delito de insolvencia punible y siete delitos contra la Hacienda Pública en gestiones realizadas entre noviembre de  2008 y marzo de 2011.  


El escrito de acusación, firmado por la fiscal Elena Fernández Lora, asegura que el empresario ejecutó “un plan preconcebido” para “eludir obligaciones tributarias a través de un entramado de sociedades españolas, portuguesas y británicas” con domicilio fiscal en las Islas Vírgenes Británicas.


La Fiscalía considera que el hotelero se apoyó en una compleja red de “sociedades interpuestas y negocios jurídicos simulados con la colaboración de diversos testaferros” para perseguir el doble objetivo de evitar impuestos y realizar un “vaciamiento patrimonial” de sociedades insignes del grupo como Hotel Almería S.L. o Predios del Sureste S.L.


Según el escrito de acusación, Miguel Rifá había adquirido deudas millonarias y buscaba una fórmula para evitar responder con sus bienes.
En el año 2011 las deudas de las empresas vinculadas ascenderían presuntamente a 131 millones de euros. Entonces, siempre según la acusación fiscal, el empresario hotelero transfirió 13 hoteles, 130 fincas, un edificio y un solar a otras sociedades gestionadas por testaferros.

Traspasos e IVA
Las propiedades en la provincia se repartían fundamentalmente por Almería, Antas, Garrucha, Cuevas del Almanzora y Sorbas. El valor neto del mencionado “vaciamiento patrimonial” es de 98,6 millones de euros. “Quería dejar todas las deudas en las sociedades referidas del grupo Rifá e incluso incrementarlas generando deudas por IVAs ficticios que no se ingresan y traspasar todos los bienes a otras sociedades también del grupo”, insiste la fiscal Elena Fernández Lora.


En esta tarea, Rifá contó presuntamente con el apoyo de su socio, Israel Martínez, para quien se solicita penas que suman 17 años de prisión por cuatro presuntos contra la Hacienda Pública y un delito de insolvencia punible. Dice la fiscal que Miguel Rifá contó con la “expresa colaboración y asesoramiento del acusado Israel Martínez”.


La magistrada Ana Belén Vico emplaza las partes a personarse en el Juzgado de Instrucción número Tres de Almería el próximo 18 de noviembre para las notificaciones. Luego habrá un plazo de 20 días para la presentación de los escritos de defensa  (habrá con seguridad recursos que podrían dilatar este plazo). La causa llegará finalmente a la Audiencia Provincial de Almería para su reparto y señalamiento de la fecha de juicio.


Miguel Rifá, ingeniero industrial de formación y origen catalán, aterrizó en la provincia en los años 70. A principios de este siglo se hizo con la propiedad del Gran Hotel de Almería, referencia histórica del sector hotelero en la ciudad. Luego llegaron las investigaciones de Hacienda, los registros judiciales y el declive. En junio fue condenado a seis meses de prisión por dos delitos fiscales por un caso de 1998.


La instructora ordena fianzas millonarias

El auto de apertura de juicio oral dictado por la magistrada Ana Belén Vico ordena fianzas millonarias para los acusados como garantía ante unas posibles responsabilidades civiles en la investigación contra el grupo empresarial liderado por Miguel Rifá. El empresario catalán deberá responder a una fianza de 88 millones de euros, mientras su socio Israel Martínez a 64 millones. Como es frecuente en asuntos de estas características, en caso contrario se les embargarán los bienes. Rifá tiene otros procesos abiertos por delitos contra la Hacienda Pública y ha sido investigado por la Agencia Tributaria por presuntos fraudes con el IVA. Entre los bienes analizados en esta causa se encuentran 13 hoteles transferidos a otras sociedades vinculadas a finales de 2008. Dice la Fiscalía que el empresario tenía “pleno conocimiento de la finalidad fraudulenta de la operación”.


 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería