Antonio Rivera, el niño que se hizo un hombre en el balonmano

El hijo del mítico Antonio Rivera ha dado el salto al banquillo del Bahía de la 1ª Nacional

Igual nació con un balón de balonmano. Lo que está claro es que creció en la pista viendo, jugando y disfrutando del balonmano, su deporte, su pasión... tal vez no sabría vivir sin el balonmano. Hablamos de Antonio Rivera, aquel niño, luego jugador de balonmano y ahora entrenador del Bahía de Almería de la Primera División Nacional Masculina.


Ha cambiado la pista por el banquillo y ha dado el salto al equipo senior para seguir creciendo y aprendiendo en el apasionante mundo del balonmano. Antonio Rivera responde con seguridad y convencido de lo que está diciendo. Sabe que a partir de ahora su papel será diferente en el balonmano: de jugar ha pasado a dirigir y gestionar un grupo de jugadores.


Quiere seguir disfrutando del balonmano, ahora desde la banda, desde el banquillo dando instrucciones a una plantilla a la que le pide compromiso y respeto para cumplir los objetivos en la siguiente temporada 2019-2020.


Tiene ganas, muchas ganas de empezar para comenzar esta nueva aventura en el mundo del balonmano; espera equivocarse lo menos posible y acertar lo máximo, pero sobre todo aprender en su primera experiencia en el banquillo del Bahía de Almería de la Primera División Nacional Masculina.




Tiene mucha la ilusión y unas ganas enormes para conseguir los objetivos en su primer año. El balonmano es su vida, su pasión y, como lo lleva en la sangre desde niño, desde muy niño, seguro que hará mucha cosas bien a partir de ahora como nuevo entrenador del Bahía de Almería de la Primera División Nacional Masculina.


Tenía ganas de dejar su etapa como jugador y entrenar al primer equipo: “La verdad es que llevaba ya tiempo pensándolo y al final Juan Carlos Requena por cuestiones personales tendrá que marcharse el próximo curso; estuvimos hablando la directiva y se llegó a un acuerdo para que yo fuera el entrenador. Llevo desde los 18 años entrenando aunque es cierto que será mi primera experiencia en un equipo senior y es cierto que me ilusiona mucho el nuevo proyecto”, dice Rivera.


Es un tipo sincero y habla con claridad al periódico de todos los almerienses: “No tengo miedo, pero sí respeto como es normal porque será mi primera experiencia como entrenador en el equipo senior. No tengo experiencia, pero sí mucha ilusión para lograr los objetivos del club”, comenta muy convencido.


Objetivos
“La base del equipo será el de la pasada temporada, salvo algunas novedades de cara al próximo curso. La plantilla será lo más competitiva posible  y estar lo más arriba posible en la clasificación en la temporada”, afirma el míster Antonio Rivera.
El balonmano es su vida, su pasión  seguramente sería difícil entender la vida sin el balonmano: “La verdad es que todos los días o todas las semanas he estado vinculado al balonmano, por lo que creo que sería muy difícil vivir ahora sin el balonmano después de los 28 años que tengo”, recuerda a LA VOZ.


Recuerdos
Antonio Rivera se emociona cuando habla de su padre, aquel Antonio Rivera que tantos cosas buena hizo por el balonmano: “Mi padre es el culpable de que yo esté aquí en el mundo del balonmano; desde que nacía he estado siempre en un pabellón de balonmano, siempre jugando al balonmano, viendo partidos, viajando, disfrutando... por lo que a día de hoy se me haría bastante complicado vivir sin el balonmano. Mis mejores amigos están relaciones con el balonmano”, afirma Antonio Rivera.


Emociones
El Bahía de Almería de la Primera División Nacional Masculina juega sus partidos en casa en el pabellón que lleva el nombre de su padre: “Es muy bonito que el pabellón, que es nuestra casa, lleve el nombre de mi padre; será emocionante dirigir al equipo senior en el Pabellón Antonio Rivera en la siguiente temporada 2019-2020”.
Tiene un mensaje para la afición del Bahía de Almería: “Solo pido que sigan igual, animando al equipo y al club en todo momento porque la afición es clave para conseguir al final los objetivos. También pido paciencia a los aficionados porque será mi primera experiencia en el equipo senior en una categoría cada vez más complicada con grandes equipos, que cada vez se refuerzan más. La afición debe darnos tiempo porque vamos a trabajar”.
Mensaje para los jugadores: “Que tengan paciencia, pero sobre todo pido trabajo, trabajo y más trabajo”, dice.
El entrenador del Bahía de Almería será “cercano” a los jugadores, pero siempre estará presente “esa línea”. Rivera sabe latín de balonmano y hará las cosas muy bien.

 

Temas relacionados
Primera División Balonmano

más leídas

últimas de Deportes

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería