Ocho muertos ... y nadie dice nada

Otra tragedia en las aguas de Almería o los silencios que irritan

Imagen de archivo de la Playa de Los Muertos en Carboneras.
Imagen de archivo de la Playa de Los Muertos en Carboneras. Simón Ruiz
Simón Ruiz 23:24 • 21 sept. 2021

Mientras toda España no deja de mirar como ríos de lava se encaminan hacia el océano, en nuestra Almería tenemos también en las últimas horas nuestra particular tragedia.


No. Aquí no ha salido en tromba el río Andarax, como en la DANA de 2019. Aquí no se ha derrumbado ningún edificio. Aquí no ha habido ningún atentado terrorista. Aquí no han salido de camuflaje ni los manifestantes de extrema derecha ni los de extrema izquierda. No.


Aquí lo que hemos tenido, desde que los primeros rayos de sol alumbraban la playa de Los Muertos en Carboneras, la mañana del pasado domingo, es la friolera cifra de ocho cadáveres que el mar ha devuelto a tierra tras una infernal travesía en patera.



En apenas 48 horas, una muerte seguida de otra, sin apenas información oficial por parte de quienes la tienen en sus despachos. Primero en Los Muertos, después en Garrucha, en Vera, en Mojácar, … por toda la costa levantina.


El día de ayer, y van …, fue para olvidar. Como si de un carrusel de goles se tratara, a los periodistas nos fueron llegando a cuentagotas, una tras otra, hasta cinco muertes en el Mediterráneo.



Pero aquí nadie dice nada. Si acaso te atienden por teléfono desde el Ministerio del Interior para minimizar que haya un cerrozajo informativo sobre la llegada de pateras a las costas almerienses, y confirmar lo que ya se sabía por otras fuentes: en apenas 48 horas las esperanzas de ocho ciudadanos africanos quedaron ahogadas para siempre.


Pero aquí nadie dice nada. Ni un breve comunicado de las instituciones de condolencia por otra tragedia que apenas cubrirá un minuto en un telediario o un informativo de radio. Tan solo, de forma oficial, un resumen de lo acontecido por parte del 112, el servicio de emergencias de la Junta de Andalucía.


Pero aquí nadie dice nada. Ni un comunicado de los de plantilla de los partidos lamentando las muertes en el Estrecho, en Alborán, o en esas islas canarias pendientes de la colada del volcán de La Palma, …


Pero aquí nadie dice nada. O sí. Quizá hoy o mañana se convoquen de nuevo concentraciones en pleno centro de la ciudad a las que acuden los de siempre o algún curioso que se acerca camino de las tiendas del Paseo, del Parrilla Pasaje o del kiosko de las pipas.


Pero aquí nadie dice nada. Y mucho menos los ocho africanos, uno de ellos con apenas cuatro años de vida, a los que un mar bravío silenció para siempre. Descansen en paz.


Temas relacionados

para ti

en destaque