Evitar hasta el 90% de pérdidas de visión en pacientes con degeneración macular

Es una enfermedad visual y es una de las principales causas de ceguera en nuestro país

Evitar hasta el 90% de pérdidas de visión en pacientes con degeneración macular.
Evitar hasta el 90% de pérdidas de visión en pacientes con degeneración macular. La Voz

La degeneración macular asociada a la edad o DMAE supone una de las patologías con la que los especialistas en retina se enfrentan cada vez más en sus consultas antes el consecuente envejecimiento de la población.

 

En España es una de las principales causas de ceguera en personas de más de 65 años. Una enfermedad que afecta a más de 25 millones de personas en el mundo, sin embargo, aunque no se puede prevenir, “con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado podemos reducir drásticamente la progresión del riesgo de ceguera de esta enfermedad”, explican desde la unidad de retina y mácula de la clínica oftalmológica en Almería, Oftalvist, que se encuentra en el edificio de especialidades de HLA Mediterráneo.

  

¿Cómo saber si un paciente tiene DMAE? 



La degeneración macular afecta a la región central de la retina llamada mácula que “es la más importante para el desarrollo de tareas cotidianas ya que es en donde se desarrolla nuestra visión central y aumenta progresivamente a partir de los 50 años, por lo que la edad es determinante”, apuntan los especialistas de Oftalvist. Por tanto, cuando un paciente pierde la visión central, pierde en gran parte su autonomía.

 

Entre los principales síntomas, los expertos señalan sobre todo la dificultad de la lectura, la deformidad en las imágenes o las manchas oscuras en el campo de visión central.

 

Dos tipos de DMAE 

La DMAE seca o atrófica es la más común y es con la que el paciente pierde la visión de forma gradual y más lenta. La menos habitual es la DMAE húmeda o exudativa y se caracteriza por la pérdida brisca de visión. En este último caso y,  pese a la edad como principal factor de riesgo, “podemos controlar y mejorar la visión de estos pacientes en la gran mayoría de casos de forma efectiva gracias a la administración de inyecciones intravítreas de medicamentos antiangiogénicos. La probabilidad de evitar que se produzca una pérdida severa de visión se reduce en un 90% administrando correctamente este tratamiento”.

  

Por tanto, la detección precoz y las revisiones periódicas son imprescindibles a partir de los 50 años. “En estadios iniciales la DMAE no produce ningún síntoma.” Además, insisten desde la unidad de retina de Oftalvist “la necesidad de tener hábitos saludables evitando el sedentarismo y el tabaco, así como llevar una dieta mediterránea rica en vitaminas y antioxidantes que han demostrado su valor científico”. 

 

De ahí la importancia de las revisiones periódicas a partir de los 50 años y seguir una dieta saludable combinada con ejercicio físico moderado. Con la tecnología actual “se puede predecir y personalizar el riesgo de desarrollar la enfermedad con pruebas como la OCT de alta definición, presente únicamente en nuestro centro en la actualidad, en manos de médicos altamente especializados en interpretación de dichas imágenes”. 

 

La importancia de la detección precoz 

En Oftalvist cuentan con la tecnología necesaria para un ofrecer un diagnóstico certero y rápido.  “Para nosotros es esencial la realización de una tomografía de coherencia óptica (OCT) de alta resolución. Esta tecnología nos permite ver con absoluta definición, sin dilatación pupilar,  qué es lo que está sucediendo y al mismo tiempo anticipar qué es lo que pueda suceder posteriormente”, explican.

 

Una prueba oftalmológica que requiere 10 segundos por cada uno de los ojos y “en manos de personal experimentado”, apuntan, “es garantía de conocimiento sobre cuál es nuestro perfil individual de riesgo y qué posibilidad tenemos de avanzar o de desarrollar de esta enfermedad”.

 

Temas relacionados
Hospital HLA Mediterráneo

para ti

en destaque