25 enfermeras rastrearán el Covid-19 en las residencias de Almería

El equipo hará el seguimiento en coordinación con los profesionales de Epidemiología

Enfermeras trabajan con mascarillas.
Enfermeras trabajan con mascarillas. Europa Press
Miguel Cabrera 20:24 • 20 jun. 2020

Con el fin del estado de alarma, este domingo se da otro paso más hacia la normalidad perdida por la pandemia. Pero lamentablemente, el virus sigue ahí fuera, por lo que ahora es más importante que nunca tenerlo bajo control para evitar brotes que podrían hacernos retroceder en esta batalla contra la enfermedad. 


Para trabajar en este control, la Junta de Andalucía ha puesto en marcha el Plan Andaluz de Vigilancia y Prevención de Brotes del Covid-19, bajo las premisas fundamentales de la importancia de la detección precoz y la vigilancia del virus, así como las actuaciones para evitar su propagación en caso de que estos brotes se produzcan.


Médicos epidemiólogos ‘centinelas’, profesionales de los hospitales y especialmente los facultativos y enfermeros de la Atención Primaria serán los principales responsables de realizar esta tarea de detección para mantener al virus bajo control. Y en este trabajo tendrá también una importancia especial el seguimiento y rastreo de los casos en las residencias de mayores, que han supuesto en toda España el principal foco de la enfermedad y, lamentablemente, han sido también los lugares en los que se han registrado más víctimas mortales. 


Equipo
Después del excelente resultado de la medicalización de cuatro residencias de la provincia, la Junta ha dispuesto un equipo de 25 enfermeras gestoras de casos de Atención Primaria como encargadas del seguimiento de la enfermedad en esta ‘etapa de transición’. En toda Andalucía serán 294 las enfermeras encargadas de estos centros de alto riesgo.


Cada residencia de mayores tiene asignada una de estas enfermeras para vigilar cualquier caso de Covid-19, del que se daría cuenta inmediata a sus respectivos distritos sanitarios y a la Delegación provincial. Estas enfermeras trabajarán en coordinación con los servicios de epidemiología de Atención Primaria en la provincia. 



La vulnerabilidad de los mayores en las residencias, debido a su edad y a la brutal incidencia de la enfermedad sobre estas personas en entornos cerrados, ha llevado a la Junta, como expone en su plan,  a dar  un paso más, diseñando no sólo unas recomendaciones, sino una estrategia global que aborda de forma integral la gestión que debe realizarse en ellas para prevenir la entrada del virus y minimizar sus efectos.


Cada residencia de  mayores deberá mantener su plan de contingencia y actuación para la prevención del Covid-19 con objeto de garantizar una respuesta eficaz y segura ante nuevos brotes epidémicos.


Se establecerán criterios de prioridad para el retorno de personas, atendiendo a la situación social individual, y se mantendrá la coordinación con los centros sanitarios de la zona. Para ello, se han promovido desde el SAS medidas de seguimiento proactivo: telefónico y presencial para la atención de estos pacientes en sus domicilios y en centro residenciales. Los objetivos de estos procedimientos deben enfocarse hacia tres cuestiones fundamentales: prevención, detección y notificación precoz y control o plan de contingencia.


Epidemiólogos

Al margen de las residencias de mayores, en Almería, los epidemiólogos están encargados de coordinar toda la labor de vigilancia del coronavirus. En la actualidad, Salud cuenta con seis epidemiólogos en la provincia que realizan este trabajo, dos en el Distrito Sanitario Poniente, tres en el Distrito Almería y uno en el Área de Gestión Sanitaria Norte de Almería. En los hospitales, los encargados de realizar estas funciones son los especialistas en medicina preventiva. 


Además, como informa la Delegación provincial de Salud, la provincia se ha reforzado con más de una decena de enfermeras para trabajar en esta labor de rastreo de la enfermedad. 


A raya

Juan de la Cruz Belmonte, el delegado territorial, considera que el plan elaborado por la Consejería permitirá mantener a raya al virus, siempre y cuando “nadie se relaje y se mantengan las tres medidas básicas: distancia social de un metro y medio, y si no es posible, así como en lugares cerrados, uso de la mascarilla; y el lavado de manos”. Belmonte hace especial hincapié en el lavado, puesto que el virus puede permanecer en distintas superficies. A estas medidas, el plan de la Consejería añade como recomendaciones generales mantener una correcta higiene respiratoria y el refuerzo de la limpieza y la desinfección.

Asimismo, Belmonte destaca el papel esencial que jugarán los profesionales de la Atención Primaria en este trabajo de rastreo del coronavirus. 


Identificación y seguimiento

Quien crea tener síntomas del Covid-19 debe comunicarlo por teléfono a su centro de salud, o ponerlo en conocimiento a través de Salud Responde o la App Salud Andalucía.


En 24 horas se le hará un test PCR al paciente, que será aislado en su domicilio. Si es  positivo, la identificación y seguimiento de los contactos estrechos  se realizará en Atención Primaria por los equipos médico-enfermera de familia en coordinación con el enfermero referente, en colaboración con el resto de los profesionales del centro de salud y bajo la coordinación de la Unidad de Epidemiología del Distrito.


CSIF pide un rastreador por cada centro de salud

La Central Sindical Independiente y de Funcionaros  (CSIF) en Almería ha reclamado  al menos un “rastreador” por cada centro de salud de la provincia y ha insistido en demandar la contratación por parte del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de personal específico para desempeñar la labor esencial de rastreo del virus SARS CoV-2.


El sindicato cree que “es positiva cualquier formación adicional en este ámbito dirigida a los profesionales que ya forman parte del sistema sanitario público andaluz”, si bien entiende que “un curso 'online' resulta insuficiente si no hay un refuerzo del personal especializado en este tipo de tareas”.  Así se ha referido al programa de autoaprendizaje virtual de rastreadores de la Consejería de Salud y Familias que  imparte  la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) a más de 600 profesionales del sistema sanitario público andaluz.


La central sindical teme que la Administración sanitaria vaya a limitarse a dicho curso 'online' que, “por mucho nivel que tenga y muy bueno que sea, de ninguna manera podrá suplir las contrataciones necesarias de personal especializado en tareas de rastreo que deberían realizarse por parte del SAS”. Además, el sindicato carece de información sobre los criterios de selección de los perfiles de los profesionales a los que se ha ofrecido hacer dicho curso 'online' y de qué manera simultanearán o adaptarán la tarea habitual que realizan con la misión de rastreo.


CSIF Sanidad ya reclamó la contratación de más epidemiólogos, al considerar que dichos profesionales cuentan con el perfil idóneo para llevar a cabo la ingente tarea de localizar a personas infectadas, estudiar sus entornos y aislarlas, con el objetivo último de minimizar la presencia del virus mientras llega la vacuna.


El sindicato espera que la Junta de Andalucía “no desvirtúe la figura del rastreador y le otorgue la importancia que realmente tiene contratando un refuerzo importante de efectivos especializados”.


Temas relacionados

para ti

en destaque