Le seguían llamando Terence Hill

La sexta edición del Almería Western Film Festival homenajea a una de las máximas estrellas de la historia del western europeo

Terence Hill, recogiendo el galardón junto a Juan Gabriel García, conductor del acto; José Díaz, alcalde de la localidad;  Rafael Molina, propietario
Terence Hill, recogiendo el galardón junto a Juan Gabriel García, conductor del acto; José Díaz, alcalde de la localidad; Rafael Molina, propietario
Alicia Amate 03:00 • 09 oct. 2016

El poblado Fort Bravo de Tabernas se vestía de largo durante la tarde de ayer para acoger las actividades de la sexta edición de Almería Western Film Festival (AWFF) pero, sobre todo, para un acto en especial: el homenaje a Terence Hill.


El inseparable compañero de mamporros de Bud Spencer y sus espectaculares ojos celestes llegaban al Salón de Carruajes de Fort Bravo poco antes del atardecer. No para un duelo, sino para recibir el merecidísimo Premio Tabernas de Cine que, por fin, está en sus manos.


Homenaje
La proyección de la película ‘Tú perdonas... yo no’ (1967) calentaba motores entre los presentes en Fort Bravo mientras esperaban la llegada del actor italiano. Un filme muy significativo para Tabernas, ya que fue el primero que rodó aquí;  y para el propio Hill, porque durante este rodaje conoció al que sería su  amigo incondicional dentro y fuera de la pantalla, el gran Bud Spencer. 


Precisamente ha sido a él a quien ha mencionado en primer lugar tras recibir la estatuilla de manos deldirector del AWFF, Juan Francisco Viruega, y el alcalde anfitrión, José Díaz. “Aquí en Almería encontré a Bud Spencer, con quien hice después mis películas más divertidas”, ha recordado Hill. 




Además, ironías del destino, “también me encontraba en Almería cuando recibí una  llama de su hijo” en la que le anunciaba su triste fallecimiento. Momentos así, hacen que esta tierra sea un lugar especial para él. Un lugar que “me gusta por su gente y porque aquí empezó mi carrera”, ha declarado sobre esta tierra que lleva “en el corazón”. Palabras que pronunciaba ante cientos de personas que llenaban la estancia para ver a uno de los ídolos de la infancia de varias generaciones. 


Un sueño
Icono, historia del cine... han sido muchas las formas de referirse a Terence Hill en Tabernas durante la tarde de ayer, una cita llena también de agradecimientos como el lanzado por el director de AWFF para quien “es un sueño” contar con Hill, “porque nos ayudas a hacer felices a muchas personas y para eso se hacen los festivales como este”.


Y es que la emoción era palpable. Nadie quería perder la oportunidad de fotografiarse con su ídolo, de dedicarle unas palabras de gratitud o de pedir alguna dedicatoria. De hecho, ha firmado pósters, fotografías e, incluso retratos a carboncillo.


El Habichuela
Tampoco han faltado recuerdos y regalos para que Terence Hill no se olvide de su regreso a Tabernas. Entre ellos, destaca un detalle que ha agradecido especialmente, el libro ‘El Habichuela, una vida de cine en Almería’, escrito por Juan Gabriel García. Un personaje, el Habichuela, cuya figura ha destacado en varios momentos de su visita al municipio en el que rodó algunas de sus películas más aclamadas.


Entre estos filmes, la mayoría coproducciones entre diferentes países de Europa, se encuentran títulos como ‘El Genio’ (1975), ‘Marchar o morir’ (1977) o ‘La colina de las botas' (1969).


Terence Hill ha recibido el Premio Tabernas de Cine que en anteriores ediciones de AWFF ha recaido en otros actores destacados en el género western como Sancho Gracia (2015), Enzo G. Castellari (2014), Mónica Randall (2013) y Sara Montiel (2012).


Mañana comienza su nueva aventura
Terence Hill en su papel como director afronta el rodaje de ‘La llamaban Maryam’ que comienza mañana mismo en la provincia de Almería. Durante las próximas semanas, Hill se pondrá al frente de esta nueva aventura cinematográfica. “La historia comienza en Italia”, ha comentado el director, “y llega hasta el norte de África”. Poco ha detallado sobre el filme aunque sí que ha reconocido que será “un recorrido en motocicleta por algunos de los paisajes más bellos de España y quiero que sea un filme muy bello”.


La intención de rodar en Almería se conoció a comienzos de este verano cuando Terence Hill fue descubierto en Los Baños de Sierra Alhamilla mientras localizaba escenarios para su película. Semanas después, entraba en contacto con el Ayuntamiento de Tabernas donde se cerró el homenaje realizado en el AWFF.


 



Temas relacionados

para ti

en destaque