El Cervantes vuelve a cerrar sus puertas y no abrirá, al menos, hasta marzo

El teatro, que este 2021 celebra su centenario, ha tenido 20 días de actividad en el último año

Luces rojas en el Cervantes en septiembre en la iniciativa Alerta Roja.
Luces rojas en el Cervantes en septiembre en la iniciativa Alerta Roja. La Voz

El Teatro Cervantes ha comenzado el año de su centenario, ese que se aventuraba cargado de proyectos y celebraciones y en el que tantas esperanzas tenía depositadas su gerente, Curro Verdegay, con el telón bajado.


Ante los presagios de que el coronavirus no dará tregua de momento y con la duda de cómo las continuas restricciones les afectarán, por ejemplo, a los horarios, la dirección ha decidido hacer otro alto en el camino y cerrar, al menos, hasta marzo. “Es imposible trabajar así”, expresa Verdegay durante una charla con LA VOZ, refiriéndose a las dificultades de diseñar una programación estable.


El Cervantes cesó su actividad un par de días antes de la declaración del primer estado de alarma el 14 de marzo. Lo hizo tras un bando publicado por el Ayuntamiento que anunciaba el cierre del Maestro Padilla y el Apolo siguiendo criterios de la consejería de Salud. Fue una decisión, contó entonces Verdegay, que se tomó “por responsabilidad”, ya que en ese momento no habían recibido ninguna orden para hacerlo.



Tras una larga travesía de ocho meses, el teatro reabrió a final de octubre con algunos espectáculos programados y eventos como las proyecciones y mesas redondas del Festival de Cine de Almería y las Jornadas Internacionales sobre Vacunas del Instituto Balmis. Sin embargo, las restricciones anunciadas por la Junta en noviembre, que obligaban a parar toda actividad no esencial a las 18 horas, desbarató la mayor parte de las actividades previstas. 


De este modo, desde marzo de 2020 apenas han tenido 20 días de actividad, lo que también ha repercutido en los negocios hosteleros cercanos. “Por mucho que lo hemos intentado es inviable seguir abiertos en estas condiciones. Llevamos padeciendo el desastre laboral y económico en el sector cultural desde que comenzó la pandemia. Cada vez tenemos menos recursos para aguantar y soportar esta situación; nuestro trabajo de 10 años amenaza con no haber servido para nada”, escribía Verdegay el lunes en un comunicado.



En septiembre, el Cervantes se iluminó de rojo para llamar la atención sobre la situación del mundo de la cultura. “Ojalá la vacuna para el Cervantes y para el sector no llegue demasiado tarde”, desea ahora el gerente de un teatro que sigue soñando con celebrar, como le dejen, su primer siglo de vida.

 

Temas relacionados
Cultura Teatro Cervantes Coronavirus

para ti

en destaque