Muere en Urgencias de Torrecárdenas tras esperar dos horas sin atención médica

Fue la hija de la víctima quien descubrió que su madre estaba muerta en la camilla

La mujer falleció en el servicio de Urgencias de Torrecárdenas.
La mujer falleció en el servicio de Urgencias de Torrecárdenas. La Voz

Dolores Alonso Román, una mujer de 74 años, murió al mediodía este martes en el Hospital Torrecárdenas después de aguardar en la sala de espera de Urgencias durante dos horas y media, según la familia, sin ser llamada ni atendida por ningún médico, aunque sí pasó el triaje, que lleva a cabo personal de enfermería y que le asignó un nivel de prioridad dos por una insuficiencia respiratoria.


Este es el segundo nivel de atención en el servicio de Urgencias, mientras que el uno se asigna a quienes presentan riesgo de perder la vida.


Dolores llegó sobre las 11.30 horas al centro hospitalario, en camilla, trasladada en ambulancia por el personal de la residencia donde se encontraba ingresada, después de que durante la mañana tuviese problemas respiratorios y de que “no contestara ni reaccionara” ante las personas que le cuidaban, según ha explicado su hija Ana Almécija a LA VOZ. La mujer viajó acompañada por “un equipo médico”, que la dejó en manos de los profesionales del centro.


Sin atención médica
La Delegación provincial de Salud ha confirmado que la paciente no llegó a ser atendida por ningún facultativo de Urgencias, aunque no ha precisado el tiempo que Dolores Alonso permaneció esperando, y si transcurrieron las dos horas y media que dice la familia, que ya ha presentado una denuncia en el Juzgado de Instrucción número 6 de Almería, en funciones de Guardia de Almería.


Según la Delegación, se trataba de una paciente “dependiente” que presentaba una insuficiencia respiratoria y que se encontraba en observación, a la espera de ser atendida por un facultativo. Sin embargo, falleció antes.


“Yo no estaba muy preocupada, porque mi madre había tenido episodios similares en el pasado. Desde noviembre estaba malucha, había sufrido bajadas de azúcar, tenía problemas de movilidad, lo que le obligaba a ir en silla de ruedas, y al parecer tenía un fallo renal por el que no metabolizaba bien los medicamentos. Pero después del triaje, ella ha estado dos horas y media sin que nadie la haya visto ni llamado en la sala de espera, no en observación, y donde seguía cuando he llegado yo después de trabajar, pasadas las dos de la tarde”, explicaba entre lloros la hija de la fallecida.


Dolores estaba en la camilla, con los ojos cerrados, lo que había hecho que su marido, también de avanzada edad, pensase que se había quedado dormida, por lo que no le resultó extraño que no le contestara.


Le pregunté cómo estaba
“Cuando llegué, la toqué, y le pregunté cómo estaba, pero en seguida me di cuenta de que algo iba mal”, dice Ana. Poco después, los médicos le confirmaban que su madre había muerto. “No me han dado ninguna explicación… mi madre es muy joven”, continúa la hija de la fallecida entre sollozos. Ahora recuerda que la familia decidió ingresarla en la residencia para intentar que superara los problemas físicos y de movilidad que presentaba, porque ella no podía atenderla sola.


Ana Almécija se dirigió la tarde de este martes a la Ciudad de la Justicia para presentar una denuncia por presunta negligencia, mientras el cuerpo de su madre era también trasladado muy cerca, al Instituto de Medicina Legal, donde se espera que la mañana de este miércoles se le practique la autopsia.


“Los médicos nos han dicho que no han podido ver a mi madre porque están saturados y que no tienen medios, pero no hay derecho, mi madre ha muerto y quizás podría seguir viva si hubiera sido atendida”, concluye .


No más de media hora
Facultativos del Hospital Torrecárdenas  consultados por este diario han explicado que el tiempo de espera medio para los pacientes calificados por el triaje en un nivel dos de riesgo en el servicio de Urgencias no suele llegar a la media hora. Este tiempo puede sobrepasarse en casos de colapso, como habría sucedido en esta ocasión, según apuntan los familiares de la fallecida, aludiendo a las explicaciones ofrecidas por los doctores.


En todo caso, sí parece evidente que pudo producirse un error al no considerarse que la paciente corría riesgo de perder la vida, pues en ese caso se le habría calificado como riesgo uno. El triaje se realiza desde hace años en el SAS por personal de enfermería, no médico.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería