‘Gloria’ lleva al desastre a más de mil hectáreas de invernaderos en Níjar

La Junta activa la comisión de catástrofes y anuncia ayudas para los afectados

La borrasca ‘Gloria’ ha dejado en buena parte de Níjar un paisaje desolador. Cientos de invernaderos, millones de kilos de hortalizas, junto al duro trabajo y las ilusiones de decenas de agricultores han quedado sepultados bajo una capa de casi un metro de hielo en apenas unos minutos, tras la tormenta de granizo del miércoles.


El granizo cayó con tal intensidad que doblegó, como si se tratase de briznas de paja, las robustas y modernas estructuras de acero de invernaderos que ya se preparaban en muchos casos para recolectar sus cosechas de productos ecológicos entre las barriadas de Campohermoso y Saladar y Leche. 


“Y esto no es nada, comparado con el miércoles”, coincidían en señalar este jueves quienes habían acudido a la zona el mismo día de la granizada, mientras presenciaban, atónitos, los invernaderos derrumbados, cubiertos todavía por el hielo.


A nadie le extrañaba, por tanto, que la Junta de Andalucía haya activado la comisión de catástrofes, desastres naturales y fenómenos meteorológicos adversos para evaluar los daños, ni que la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, anunciara que los efectos del temporal en Níjar serán declarados como desastre natural, una vez que, según los primeros cálculos, ha afectado a más de 1.000 hectáreas.


Crespo ha visitado las principales zonas afectadas y ha podido conocer de primera mano, de boca de algunos de los agricultores afectados, los gravísimos daños causados. No en vano, la Delegación de Agricultura había contabilizado ya más de 150 invernaderos totalmente destruidos en el suelo, aunque agricultores y organizaciones agrarias creían que pueden ser más de 400.


La agricultura, en peligro
Y es que los efectos del temporal han sido de tal magnitud que la alcaldesa de Níjar, Esperanza Pérez, aseguró que pueden poner en serio peligro “al motor económico de la agricultura del municipio, que es la agricultura”, puesto que a estos daños hay que añadir los de la última DANA del pasado septiembre, que afectó a otros 1.176 propietarios nijareños.


Ante esta situación, la consejera anunció que los afectados podrán sumarse al decreto de ayudas puesto en marcha por la Junta para esa DANA anterior, que dejó en Almería  un total de 1.600 perjudicados. A través de este decreto se subvencionará la reconstrucción total de los invernaderos destruidos.


Crespo, al igual que Pérez, ha expresado sus condolencias a la familia de José Bautista Salvador, el agricultor de Campohermoso de 77 años que no pudo salir a tiempo de su invernadero y quedó atrapado al derrumbarse sobre él. Los agricultores nijareños que acompañaron a la consejera y a la alcaldesa en su visita a la ‘zona cero’ de la catástrofe recordaban con cariño a José, al tiempo que se lamentaban por esta nueva desgracia.


Entre estos se encontraban los hermanos y socios Antonio y Manuel Espinosa, que han visto cómo el granizo ha destrozado 12 hectáreas de sus invernaderos, que mantenían con producción ecológica, en su mayor parte pepinos que iban a empezar a recolectar estos días con la ayuda de una treintena de trabajadores. 


Grandes pérdidas

Ambos se veían todavía incapaces de valorar las pérdidas que tendrán que afrontar ahora, aunque relataban con pesadumbre que solo en gas natural para calefacción habían invertido más de 150.000 euros en los tres últimos tres meses.


También calculaban que habían perdido aproximadamente el 90 por ciento de sus propiedades, porque cuentan con un invernadero en otra zona, que afortunadamente se ha salvado. “Es una pérdida abismal, pues la única solución ahora es demolerlo todo y empezar de cero”, sentenciaba Antonio con pesar.


En esta situación van a quedar todos los invernaderos derrumbados por el granizo, aunque los que se mantienen en pie en la zona también podrían perder entre un 70 y un 80 por ciento de su producción, debido al agua y al hielo que ha entrado en el interior.


Junto a sus propiedades arrasadas también estaba Francisco Clemente, quien explicó a la consejera que el granizo había destruido cinco hectáreas de invernaderos en los que cultivaba berenjena ecológica y que afirmó a LA VOZ que sus pérdidas pueden rondar el millón de euros. “En cuanto comenzó a acumularse el granizo ordené a todos mis empleados que salieran inmediatamente del invernadero”, decía.


“Los agricultores, ahora que estaban empezando a remontar tras la crisis de precios, están desesperados porque hay muchos casos en los que prácticamente lo han perdido todo”, se lamentaba Carmen Crespo, quien aseguró que las administraciones pondrían todos los medios a su alcance para ayudarles.


De momento, los técnicos de la Delegación en Almería están visitando uno a uno las fincas y los invernaderos dañados para realizar una primera evaluación de afectados, como informaba a este diario la delegada provincial, Aránzazu Martín.


Junto a Carmen Crespo y Esperanza Pérez visitaron las zonas afectadas la delegada del Gobierno andaluz en Almería, Maribel Sánchez; la delegada provincial de Agricultura, Aránzazu Martín; el diputado nacional Juan José Matarí; el presidente del Partido Popula provincial, Gabriel Amat, junto a representantes de organizaciones agrarias, diputados provinciales y agricultores afectados por el granizo.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería