“Cruz Novillo siempre ha estado más centrado en crear que en promocionarse”

Andrea G. Bermejo y Miguel Larraya, directores del documental ‘El hombre que diseñó España’

Miguel Larraya y Andrea G. Bermejo, directores del documental, en la Seminci de Valladolid.
Miguel Larraya y Andrea G. Bermejo, directores del documental, en la Seminci de Valladolid. La Voz

La 2 emite este domingo, dentro de 'Imprescindibles', ‘El hombre que diseñó España’, dirigido por Andrea G. Bermejo (redactora jefe de ‘Cinemanía’ y colaboradora del programa ‘Historia de nuestro cine’) y Miguel Larraya (‘Afterparty’, ‘Todo el mundo lo sabe’), documental sobre la figura de José María Cruz Novillo (Cuenca, 1936). Será una versión algo reducida de la original, disponible en Filmin y proyectada en festivales como la Seminci o Abycine.


Cruz Novillo es el responsable del logotipo del PSOE, de la bandera de la Comunidad de Madrid, de los billetes del Banco de España de la Transición, del cambio del marrón ‘madero’ al azul de la Policía Nacional. Y de las imágenes corporativas de Correos, de Repsol, de Renfe. Y de las del grupo Prisa, 'El mundo',  Antena 3 Radio, la Cope. Y carteles de películas españolas como  ‘La escopeta nacional’, ‘El espíritu de la colmena’, 'El sur', ‘Cría cuervos’, 'Mamá cumple cien años' y 'Los lunes al sol', entre decenas, también han salido de sus dedos,


En Almería creó la popular imagen de los grandes almacenes La Sirena, que funcionaron entre 1970 y 1990, además de las imágenes corporativas de la discoteca Crisis y de la urbanización Playa Serena de Roquetas y del residencial Oliveros de la capital.


Con motivo del estreno de ‘El hombre que diseñó España’, LA VOZ ha hablado con sus directores.


La historia de Cruz Novillo que narráis en ‘El hombre que diseñó España’ es la de un hombre que, como una muñeca rusa, esconde muchos secretos. ¿Cuántas de estas capas conocisteis antes, durante la documentación, y cuántas os sorprendieron durante el rodaje?



Lo primero que conocimos fue su faceta de cartelista de cine. Yo [Andrea] estaba haciendo un reportaje de cartelistas para ‘Cinemanía’ y descubrí que muchos de mis carteles favoritos, de muchas de mis películas españolas favoritas, tenían un autor común. Poco después, ya junto a Miguel, visitamos su web y vimos su inmensa obra como diseñador institucional. Y por último él mismo nos ilustró sobre su fascinante faceta como artista plástico. Cada vez que íbamos a su estudio para encontrarnos con él, salíamos entusiasmados al haber descubierto una faceta suya, más sorprendente que la anterior. Efectivamente, Cruz Novillo es como una muñeca rusa. Todavía en los coloquios de las proyecciones que hemos hecho seguía sorprendiéndonos con trabajos de los que no teníamos ni idea. 


En la distancia corta, por lo que se ve en el documental, Cruz Novillo desprende una sincera humildad que contrasta con una obra tan popular, aunque la mayoría no sepa identificar al responsable de esas creaciones. ¿Esa personalidad le ha alejado de ser un diseñador más mediático que otros cuyos trabajos han calado mucho menos en la sociedad?

Totalmente. Es una persona que ha estado mucho más centrado en crear que en promocionarse. Realmente esa es la clave, su obsesión ha sido seguir creando, lo que implica mirar hacia delante, tan adelante como demuestra su obra Opus 14, y no hacia las obras ya realizadas.


El documental es muy sencillo en lo formal aunque muy imaginativo y original en decisiones visuales. Las propias creaciones de Cruz Novillo son así. ¿Quisisteis ser fieles al espíritu del protagonista, vino determinado al ser una producción modesta, o fue mezcla de ambas cosas?

Sí, conversamos entre nosotros sobre cómo hacer un documental fiel al estilo de su protagonista y nos alegra ver que se percibe esa intención. No queríamos que en ningún caso, en una película sobre un autor, un posible ejercicio de estilo de los cineastas se entrometiera en el principal objetivo: transmitir el espíritu del protagonista y su obra.


En la película jugáis con una parte metacinematográfica: el cartel del documental es una creación del propio Cruz Novillo a partir de la deconstrucción de uno de sus trabajos para el cine, y lo va elaborando ‘en vivo’ conforme avanza el metraje. ¿Cómo surge esta idea?

Enseguida pensamos en generar una trama que ocurriese en el presente, de forma que rompiese con la linealidad del repaso histórico de su carrera. El seguimiento de la elaboración de un encargo nos pareció lo más apropiado y de esa idea surgió que el encargo fuese el del cartel de la película, pero que no se descubriese hasta el final. 


Y en este sentido, como directores y cinéfilos, ¿cuál de sus creaciones para el cine es vuestra favorita? 

Mi favorito es ‘El espíritu de la colmena’ [Andrea]. El mío es, para mi satisfacción, el de ‘Ana y los lobos’ [Miguel].


El título del documental, junto al tema ‘Hay un hombre en España’ de Astrud que suena en el filme, deja claro cómo valoráis a José María Cruz Novillo. Pero al margen de esas frases, ¿qué representa según vosotros, tanto para la historia de España como para el diseño, su figura?

Creemos que representa muy bien, con su vida y su obra, el salto abismal de modernización que se dio España en aquellos años clave para su historia. Su salto de Motilla del Palancar a Nueva York es una metáfora perfecta como también lo es su Opus14, que se aloja en Internet, máxima expresión de la globalización contemporánea.


La película se estrena en La 2, está disponible en Filmin y ha sido vista en festivales como la Seminci de Valladolid y Abycine. ¿Qué balance hacéis de esta aventura en lo cinematográfico y en lo personal?

Ha sido un proceso muy largo pero muy satisfactorio. Fue muy complicada de financiar, pero eso también la ha hecho una película muy artesanal y un reto aún más satisfactorio de superar. En toda realización de una obra hay un aprendizaje y en esta además hemos aprendido a trabajar juntos, lo que lo convierte en una experiencia vital muy bonita para los dos.  

 

Temas relacionados
Cine Arte Audiovisual Televisión

para ti

en destaque