Gurullos, la receta almeriense que cautiva a la crítica nacional

El Comidista se fija en estos “trocitos de masa de harina” que se utilizan en platos de cuchara

Plato de cuchara con gurullos.
Plato de cuchara con gurullos. La Voz

Las tapas de Almería son mundialmente conocidas, pero en esta provincia la gastronomía da para mucho más que para estas típicas y pequeñas raciones que acompañan 'gratis' a las bebidas en cada bar. Trigo, berza, ajopollo... las recetas almerienses son tantas y tan variadas que si hubiera que elegir una para destacar sería muy complicado, pero esa labora ya la ha realizado uno de los críticos gastronómicos nacionales más reputados, El Comidista.


"Los gurullos tienen nombre de casi cualquier cosa menos de comida. Pero lo son, no hay dos iguales, hace falta paciencia para hacerlos y son orgullo de Almería". Sí, la receta almeriense elegida por el equipo de Mikel López Iturriaga son los gurullos, esos trocitos de "una masa de harina" y que en la provincia acompañan generalmente a platos de cuchara, aunque, como bien remarca el artículo gastronómico, "ofrecen un amplio abanico de posibilidades: se pueden usar para propuestas frías como ensaladas, pero acompañan sobre todo guisos y platos de cuchareo, con un uso similar al del arroz". 


Así, el trabajo de estos apasionados de la gastronomía ha dado lugar a una recopilación de grandes recetas en la que el conejo es protagonista. Y dan el truco final para hacerlos a la perfección: "En lo que sí coinciden todas las mujeres consultadas es en que hace falta paciencia, mucha paciencia". Y señala: "En pueblos como Rodalquilar, Tabernas, Sorbas, Vera, Níjar o Mojácar hay mujeres que elaboran gurullos en casa y los venden a sus vecinas en pequeñas bolsitas".


Preparación



El artículo continúa relatando la gran variedad de recetas que pueden realizarse y los pasos a seguir para elaborarlos según manda la tradición. "La tradición local dicta que deben ponerse en una zona donde dé el sol, como la terraza de los cortijos almerienses. Quien no lo tenga se puede conformar con dejarlos junto a una ventana luminosa. Unas 48 horas después estarán secos, duros y con pinta de pequeños gusanitos. Entonces estarán listos para usar, aunque también se pueden conservar en un tarro de cristal o una bolsita de tela, donde aguantan bastante tiempo", señalan.


Una vez se encuentran preparadas estas particulares tiras de harina, el siguiente paso es cocinarlos, para lo que El Comidisa apuesta por las recetas más típicas de Almería. "¿Cómo se cocinan? Básicamente, acompañan a los guisos. En Almería hay dos opciones clásicas: los gurullos con conejo, más habituales del interior de la provincia; y los gurullos con sepia, un clásico del litoral, especialmente de las localidades costeras del Parque Natural de Cabo de Gata".


 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería