Carboneras

El secretario de Carboneras renuncia al cargo a los 14 días de ocuparlo

El funcionario presenta su renuncia alegando una “sobrecarga de trabajo” y motivos personales

Celebración de un Pleno en el que aparece el alcalde (segundo por la derecha) junto al último secretario.
Celebración de un Pleno en el que aparece el alcalde (segundo por la derecha) junto al último secretario. La Voz

La actualidad política en Carboneras no da tregua. A los enfrentamientos verbales protagonizados en las últimas semanas entre el actual alcalde y el partido con el que se presentó en las pasadas elecciones se le suma ahora un nuevo episodio: la renuncia del secretario del Ayuntamiento carbonero tras ostentar esta responsabilidad durante tan sólo dos semanas.


Francisco Cazorla, funcionario del Consistorio carbonero, llegó a este cargo como secretario accidental el pasado 6 de febrero y ayer, 19 de febrero, renunció “de manera clara, incondicional e irrevocable a dicho nombramiento” según consta en el documento firmado por él mismo.


Justificación

Los argumentos esgrimidos para tomar esta decisión se encuentran en los “motivos personales” de éste además de “la sobrecarga de trabajo acentuada en los últimos cinco días” según reza el documento, por lo que “quien suscribe no puede hacerse cargo ni seguir ocupando dicho puesto como secretario accidental”.


Preguntadas por esta cuestión, fuentes municipales de Carboneras han responsabilizado a la oposición de la “sobrecarga” de trabajo descrita por el ya exsecretario, esgrimiendo éste como el principal problema con el que se ha encontrado el secretario. “El Partido Socialista ha presentado casi veinte escritos en los últimos seis días y todos dirigidos a él” por lo que consideran que el funcionario se ha sentido “desbordado y un poco presionado” como consecuencia de esta situación.


Sin embargo, otras fuentes cercanas a la Corporación indican que la presión que ha acabado con la dimisión del secretario del Consistorio “viene desde dentro” del propio Ayuntamiento. Más allá del último episodio inesperado que vive la actualidad carbonera, en las últimas semanas las acusaciones entre los diferentes protagonistas políticas han crecido en su tono y virulencia.


De hecho, desde el PSOE señalaban hace tan sólo unos días lo que consideran la “descomposición, caos y enfrentamiento total” que se vive en esta localidad del Levante así como en el seno de su Administración municipal, donde una concejala de Gicar, que forma gobierno con el PP, pidió también recientemente una copia al alcalde, del mismo signo político, de “todas las facturas municipales” emitidas a nombre de un familiar.


Del mismo modo, tanto el regidor Felipe Cayuela como Gicar, el partido con el que fue electo como concejal en 2015 (llegó a la presidencia del Ayuntamiento tras la inhabilitación del exalcalde Salvador Hernández) han exhibido la ruptura de la relación política entre las dos partes, de tal forma que ya se da por hecho que Felipe Cayuela no concurrirá, al menos con el mismo partido, a las elecciones de este año.

 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.