El coche que llegaba a ‘Los Imposibles’

El 16 de mayo de 1908 la empresa Spanish Motor hizo un viaje de prueba hasta Alhama

El primer coche de línea que hizo el camino hasta el punto llamado ‘Los Imposibles’, en tierras de Alhama.
El primer coche de línea que hizo el camino hasta el punto llamado ‘Los Imposibles’, en tierras de Alhama.

El nueve de mayo de 1908 don Francisco de Lázaro Ruiz, director en España de la compañía Spanish Motor Transport, presentó un escrito en el Gobierno civil de Almería solicitando que se procediera por parte de las autoridades competentes al reconocimiento de los coches automóviles que dicha empresa había traído de su sede en París para poner en marcha un servicio de viajeros entre la capital y los pueblos del Poniente Adra y Berja


Para dar sus primeros pasos por las carreteras almerienses, la compañía no solo trajo los vehículos del extranjero, sino que también importó a los conductores Charles Wall, Mathien Mouseo y Francois Moquetier, con el fin de poner en marcha su proyecto y de enseñar el manejo de los coches a los futuros chóferes locales. 


La Spanish Motor se instaló en Almería unos días antes de que sus automóviles fueran autorizados para poder circular por las carreteras del Estado. Esperaban el permiso correspondiente para verificar las pruebas de marcha haciendo el viaje de Almería a Berja, al objeto de que los conductores pudieran familiarizarse con la carretera y conocer todos sus detalles de curvas y  pendientes antes de que echara a rodar el servicio de pasajeros.



Tras las primeras inspecciones realizadas por los peritos de la compañía, detectaron graves carencias en el camino que iba desde a Almería a Aguadulce, lo que obligó a tener que afrontar trabajos de mejora en un intento de adecentar el camino. El arreglo resultó penoso por la falta de medios y por las dificultades que surgieron para poder extraer del mar el agua que se utilizaba en dichos trabajos, teniendo que recurrir a una bomba de un particular para poder llevar a cabo las extracciones. 


Mientras los obreros adecentaban el maltrecho tramo del Cañarete, los responsables de la compañía siguieron dando pasos, y para no tener parados los coches y a los conductores con los brazos cruzados, organizaron un viaje de prueba buscando otras rutas por caminos que estuvieran en mejor estado.



El dieciséis de mayo de 1908 el coche de la Spanish Motor hizo un recorrido por la carretera de Granada, llegando hasta el sitio nombrado ‘Los Imposibles’, en el término municipal de Alhama, aunque más próximo a las localidades de Terque y Alhabia. A las seis y media de la mañana partió la expedición en la que iban el Baron de Marcay, consejero de la compañía y el director, don Francisco de Lázaro. Tardaron una hora y quince minutos en recorrer los veinticinco kilómetros de distancia del itinerario. La conclusión que sacaron del viaje fue muy clara: el camino  estaba en mejores condiciones que la carretera del Poniente, por lo que desde ese mismo instante se tomaron muy en serio la posibilidad de abrir un servicio de viajeros y mercancías entre Almería y Los Imposibles.


Tres días después de ese primer viaje, la compañía volvió a hacer el camino, esta vez con la presencia en el coche del ingeniero jefe de Obras Públicas, don Ignacio Toll, para realizar un reconocimiento más exhaustivo de la carretera.


La Spanish Motor trabajaba a la vez en la puesta en marcha de un servicio con Huércal Overa para comunicar la capital con los pueblos del Levante. El diez de junio de 1908 inauguró la línea, aunque tuvo que parar unas semanas después toda su actividad debido a unas fuertes lluvias que cortaron varios tramos de la carretera. 


Aquel verano, los automóviles públicos de la empresa empezaron a cubrir el servicio diario con el balneario de Diana y con la Estación del ferrocarril, partiendo desde la parada central en la Puerta de Purchena. Se trataba de una línea muy solicitada, sobre todo por las familias que venían de los pueblos a tomar los baños de mar.


En septiembre, con la campaña de la uva, los vehículos de la Spanish Motor transportaban los barriles desde Los Imposibles hasta el muelle de Levante del puerto. Casi toda la actividad de la flota de la compañía se centraba en torno al transporte de la uva. Los coches bajaban cargados para llegar con puntualidad a los barcos extranjeros que esperaban el fruto en el muelle.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/211062/el-coche-que-llegaba-a-los-imposibles

 

Temas relacionados
Tal como éramos Historias de Almería

para ti

en destaque