Desarrollan en Almería el primer tomate para el cambio climático

Proyecto europeo en el que participan Edypro y Tecnova

El proyecto logra mejoras en el tomate y ahorra hasta un 50% de agua
El proyecto logra mejoras en el tomate y ahorra hasta un 50% de agua La Voz

El centro de experimentación de la Fundación Tecnova ha sido el escenario para el desarrollo de nuevas técnicas de producción para el tomate. Un proyecto que ha protagonizado  por la empresa de biotecnología Edypro, que se dedica al estudio, desarrollo y producción de fertilizantes biotecnológicos de alto rendimiento.


Vicente Puchol, gerente y director técnico de la empresa, afirma que se trataba de buscar soluciones para la agricultura de un futuro que llega fuertemente condicionado por los efectos del cambio climático y los cambios en las condiciones que lleva aparejado, básicamente la escasez de los recursos hídricos para el regadío.


Mandato de la UE
Es el resultado del proyecto Tomres, encargado por la Unión Europea a un grupo de 25 entidades investigadoras repartidas por el continente, entre las que se encuentran universidades, centros de investigación, empresas agroalimentarias y asociaciones de toda Europa.


La base de ese encargo, cofinanciado a través del Programa Horizonte 2020, recoge la preocupación en torno a los modelos de producción actuales y por tratar de reducir el consumo de agua. El hecho de elegir el tomate responde al hecho de que se trata de una de las hortalizas con mayor consumo por kilo producido, aunque el objetivo es trasladar estos programas al resto de las hortalizas que se cultivan.


Primeros ensayos
Las experiencias se han desarrollado en parcelas de 400 metros cuadrados de extensión en los terrenos de los que dispone la Fundación Tecnova en Almería y han consistido en probar en cultivos de tomate dos de los productos desarrollados por la firma levantina Edypro, en concreto el Coupé Regeneración Plus y el Procuaje Radicular.


Las pruebas sobre el terreno han ofrecido como resultado cultivos de tomate al máximo rendimiento en situaciones de estrés abiótico, unos resultados que ahora serán avalados por los investigadores de Tecnova.


El proyecto Tomres tiene como objetivo incrementar la tolerancia al estrés combinado hídrico y nutricional en el cultivo de tomates y maximizar la eficiencia del uso de agua y de nutrientes a través del diseño y la verificación en campo de novedosas combinaciones de genotipos y prácticas de manejo de cultivos que reduzcan el impacto ambiental de la actividad agronómica, objetivos perseguidos por la UE, pero que coinciden con las necesidades de la agricultura almeriense en estos momentos.


Defender la tierra
Vicente Puchol explica que con el Coupé Regeneración Plus lo que se logra es recuperar el vigor de la tierra, la base que sustenta los cultivos al permitir una mejor oxigenación de suelos en muchos casos agotados por la explotación permanente, hasta lograr una combinación óptima de agua, fertilizantes, suelos y nutrientes “para que la tierra recupere su vigor y vuelva a ser  joven, con todo su vigor”.


El producto consigue aumentar el intercambio catiónico del suelo y aprovechar así en mayor medida los fertilizantes aportados, además de mejorar la presencia de microorganismos útiles. Puchol asegura que la respuesta de la planta es espectacular, llegando a ahorrar entre un 30 y un 50 por ciento de las necesidades hídricas.


El genoma 
Por su parte el Procuaje Radicular, que trabaja directamente en la activación del genoma de las plantas, sobre todo en la formación de la flor o de los ramos, mejora de forma significativa la formación de ramos florales y flores, aumentando el nivel de polen y activando la actividad de los insectos polinizadores.


La empresa biotecnológica afirma que se trata de soluciones que son compatibles con la agricultura ecológica, a pesar de que no era uno de los requerimientos de la UE, pero que en Almería tiene ya una importancia notable.

 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail