Las cargas del edificio de Correos: un convenio urbanístico ‘parado’

El cambio de uso de dotación a urbano tiene que recogerse en un nuevo plan general

Fachada del edificio de Correos
Fachada del edificio de Correos La Voz

Estaba acabando el mes de julio cuando los almerienses se enteraban de que la Sociedad Estatal de Correos  y Telégrafos había decidido vender a través del procedimiento de subasta el edificio ubicado junto a la Plaza Juan Cassinello y que lleva cerrado a cal y canto, viendo pasar el tiempo y el deterioro, desde el año 2011.


A pesar de que esta intención ya se había comunicado por escrito a los representantes del Partido Popular en el Congreso de los Diputados hace unos meses, lo cierto es que el anuncio de la apertura del plazo de presentación de ofertas ha pillado por sorpresa a casi todos. Entre los sorprendidos está el propio equipo de Gobierno municipal que se quedó estupefacto al comprobar el anuncio cuando solo quince días antes habían mantenido conversaciones para ver la fórmula en la que resolver la situación en la que se encuentra el convenio urbanístico al que está sometido este inmueble y que ahora está en el aire.


A día de hoy, el edificio que fue la sede central de Correos en la capital se encuentra recogido dentro del Plan General en vigor y de la adaptación a la LOUA del mismo aprobada hace unos meses, como un dotacional público, y es así como sale a subasta. Por tanto, sobre este suelo, al menos de forma inminente, solamente se podría realizar un edificio con una finalidad de dotación pública.


Cierto es que sobre el edificio y su parcela existe un convenio urbanístico firmado en el año 2013 entre la sociedad estatal y el Consistorio que permitiría el cambio de uso a suelo urbano no consolidado permitiendo la realización de viviendas y dejando un 15 por ciento del suelo para el propio Ayuntamiento.



Situación actual
Este convenio requería de un elemento fundamental para su entrada en vigor, la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana que se tumbó por parte de la Junta de Andalucía en la pasada Corporación municipal y que, de momento, no tiene visos de salir adelante.


Dicho esto, este convenio que permitiría la construcción de viviendas no está en vigor y es más, tras la aprobación de la adaptación a la LOUA de momento no hay urgencia para la aprobación de un nuevo planeamiento.


Ante esta nueva realidad es cuando el Ayuntamiento se pone en contacto con Correos para hablar de la situación del edificio y, en mitad del camino, se produce su salida a subasta, según aseguran desde el propio Consistorio. 


Esto no solo ha cogido por sorpresa al ente municipal sino que cambia las reglas del juego ya que hasta ahora se hablaba de un convenio con una empresa pública mientras que ahora la negociación se tendría que cerrar con un privado, aquel que resulte el ganador de la subasta, algo que no termina de convencer.


Pliego
Esta situación urbanística la explica la propia Sociedad Estatal de Correos en el pliego de condiciones publicado para la subasta. Así detalla la situación actual del solar con calificación de dotación pública y especifica los usos posibles, al igual que detalla el convenio firmado en 2013 con el Consistorio.


Eso sí, le deja claro a quien lo adquiera que al comprarlo, siendo conocedor de esta situación urbanística -así como la física, jurídica...- no podrá reclamar nada al vendedor.


Ante esto le tocaría al nuevo propietario ser quien se encargue de ‘negociar’ con el Ayuntamiento el convenio.


La subasta sigue abierta hasta el próximo 24 de agosto con un precio mínimo de 1,7 millones de euros.

 

Temas relacionados
Congreso de los Diputados Correos Infraestructuras Patrimonio

para ti

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

en destaque