“Estoy bien, solo he tenido síntomas muy leves, esto no es el ébola”

P. E. sospecha que se infectó del coronavirus en el aeropuerto de Milán el pasado lunes

Pasajeros  con mascarillas en una estación del metro de Milán, de donde procede P.E.
Pasajeros con mascarillas en una estación del metro de Milán, de donde procede P.E. Europa Press

Me encuentro bien, he tenido estos días los síntomas de un resfriado y solo un día de fiebre por encima de 38 grados. Creo que es importante que es importante evitar la alarma y que se mantenga la calma porque, al menos en mi caso, todo lo que he pasado hasta ahora ha sido muy leve”.


Así se manifestaba por teléfono este sábado y desde su cama en el hospital P. E. , el joven de 28 años ingresado y aislado en un centro sanitario almeriense tras llegar a la capital el lunes procedente de Milán y dar positivo por coronavirus. Como informó la Consejería de Salud y como él mismo dice,  evoluciona favorablemente y mantiene una sintomatología leve, aunque ayer por la tarde se le practicaron unas nuevas pruebas, entre ellas una radiografía, por ligeras dificultades respiratorias.


P., quien trabaja como arquitecto en Milán, sospecha que su contagio se produjo en el aeropuerto esta ciudad italiana la mañana del pasado lunes, cuando voló rumbo a España. “Los días anteriores fueron caóticos, era difícil incluso comprar comida en los supermercados y nos preparábamos para mantenernos en cuarentena en el piso de Milán, así que hablé con mi madre en Almería y decidí vernirme, cuando por supuesto no tenía ningún síntoma”. Dicho y hecho, el lunes por la mañana se dirigió al aeropuerto milanés.


“Tomé todas las precauciones posibles, aunque no pude comprar una mascarilla porque al igual que en España estaban agotadas. Intenté no tener contacto con nadie y lavarme constantemente las manos, pero en el aeropuerto estuve mucho tiempo y quizás el contagio se produzco allí, porque ninguno de mis compañeros de piso en Milán ni mis conocidos allí tiene el virus”, añade.



Precauciones Sus precauciones llegaron al extremo de que cuando por la tarde llegó al aeropuerto de Granada, ni siquiera dio la mano a su hermano, que vive en la ciudad de los cármenes y con quien tomó un café. Y horas después, ya en su casa en Almería, tampoco besó a su madre, que se tomó a broma sus precauciones, aunque finalmente pueden evitarle el contagio.


Aunque ese lunes por la tarde no tenía síntomas, el martes ya comenzó a toser y con dolores musculares en la nuca, por lo que se dirigió al servicio de Urgencias del mismo hospital. Allí, sus responsables se comunicaron también con la Consejería de Salud y, ante la levedad de los síntomas y al no tener fiebre, se decidió que se mantuviera en su domicilio en seguimiento activo, con la indicación de volver si empeoraba su situación o sufría fiebre alta.


“El miércoles por la mañana tuve por primera vez fiebre algo por encima de los 38 grados, por lo que fuimos al hospital y nos hicieron la prueba, que dio positivo el jueves en Granada por la noche y fui ingresado”.


Agradecimiento al hospital El joven almeriense ha querido también agradecer el trabajo de todos los profesionales del Hospital Mediterráneo que le han tratado hasta ahora, como el intensivista que le cuidaba ayer, el doctor Javier Vasserot. “La atención ha sido muy buena y todo el personal es especialmente atento conmigo”, resalta.


En todo momento me he sentido con síntomas muy leves, estoy muy bien, esto no es el ébola”, concluye el paciente desde su habitación, con la intención de que testimonios de quienes han sido contagiados por este virus puedan ser útiles para rebajar la alarma creada en todo el mundo.


P.E. no está recibiendo ningún tratamiento específico y únicamente se le administra paracetamol cuando tiene fiebre, Según los médicos, podrá continuar ingresado y aislado unos 14 días. En ese plazo, si continúa la evolución favorable y no surgen complicaciones, se calcula que podría ser dado de alta.


Su madre y su hermano, en seguimiento activo Mientras continúa ingresado,  su madre y su hermano siguen también en “seguimiento activo”, aunque no aislados ni recluidos en sus casas, en contacto permanente con las autoridades sanitarias, pues hasta el momento no han desarrollado ninguno de los síntomas de la enfermedad, que son similares a los de la gripe común, como fiebre o tos. 


El joven ingresado se encuentra bien de ánimos, aunque ya aburrido después de más de dos días aislado, aunque está en contacto permanente a través del teléfono con sus familiares y amigos tanto en Almería como en Italia, donde ninguno de ellos se ha contagiado de momento, e incluso dedica tiempo para trabajar con su ordenador portátil en la habitación del hotel, puesto que si algo tiene ahora es tiempo ‘libre’.

 

Temas relacionados
Sanitarios Gripe Hoteles Salud Urgencias Coronavirus

para ti

en destaque