Sr. Sánchez, ese mamarracho a mí no me representa

No nos humille más, con auténticos mamarrachos que nos degradan

Juan Martínez Fernández 08:00 • 28 ene. 2022 / actualizado a las 08:59 • 28 ene. 2022

Lamentablemente, en fecha reciente, se montó un Show en el pabellón de España en la Expo de Dubai, la intervención del transformista de ultraizquierda Rodrigo Cuevas, catalogado como “agitador folklórico” que tuvo lugar el pasado 18 de noviembre en el pabellón español de Dubái en una Performance & talk y también el día 20 en la Sharjah Art Foundation; entidad de Emiratos Árabes Unidos (EUA) que promueve el «arte contemporáneo». Ambas actuaciones, de las que no ha sido posible conseguir imágenes, y en las que el transformista se quedaba en ropa interior, cuestión habitual, al parecer en sus intervenciones disque “artísticas”. Dichas actuaciones,  “ejemplarizantes” sin duda para nuestra juventud; y un fiel reflejo de la España que propugna la coalición que nos desgobierna en la actualidad,  fueron organizadas por la Embajada de España en los EUA y el pabellón de España, que depende de la empresa pública Acción Cultural. Ni España podía llegar a menos, ni esta chusma a más. Sin duda alguna, por nuestra mala cabeza ante las urnas, estamos abandonados de la mano de Dios y somos el hazmerreír del mundo civilizado. Es un hecho contrastado que la nación más antigua del mundo, la que esparció su cultura por todo el orbe conocido, es hoy una piltrafa irrelevante a todas luces por mor de unos gobernantes que, si bien merecemos por mansos, estultos y emasculados, ya que están ahí porque los han puesto una mayoría de españoles, nuestra historia jamás se merecía una humillación tan grande. La imagen que se está dando fuera de España; y hablo con conocimiento de causa, es la de que aquí, la mayoría somos homosexuales, irrespetuosos con las creencias religiosas (a excepción de con el Islam, pues este atajo de cobardes no se atreve ni a nombrarlos), abortistas, partidarios de la eutanasia y sobre todo, maltratadores; tanto con las mujeres como con los animales. Nosotros solos, nos hemos puesto en manos de inconscientes, dotados de un poder omnímodo que nos están sangrando económicamente, a la vez que humillándonos como si fuésemos vasallos del siglo XII. Tenemos unos políticos de medio pelo que viven en la opulencia, cual si de sátrapas se tratara, a los que, a excepción del derecho de pernada – y todo se andará – le asisten todos los derechos posibles. Ningún primer ministro de Europa, disfruta de unos palacios de la suntuosidad del nuestro, así como de unos medios de transporte propios de los reyezuelos del Golfo Pérsico, cuando aquí, tenemos más hambre que Jeremías y debemos tanto que debemos hasta de callarnos. Por si fuera poco, se está dilapidando el dinero de forma irresponsable, alimentando estómagos y bolsillos clientelares, mientras el país está sumido en una inflación del 6,5% que le hace imposible soportar, tanto la subida de precios como la de impuestos; pues, aunque la mayoría del pueblo no se entera de que con la inflación aumenta la carga impositiva,  ya que su indigencia cultural está llegando a límites más que preocupantes, con esta inflación, los salarios han decaído más de un 15%. Este gobierno insensato, se aprovecha de que los sindicatos, comprados con unas cantidades de dinero que ni les corresponde ni se ganan – en realidad, por su afiliación, no representan ni al 12% de los trabajadores españoles – están callados y solo se manifiestan cuando alguien de la derecha intenta advertir y avisar al pueblo de lo que se está cociendo. Y el dinero que llegará – si es que llega – de Europa, se malgastará en regalos, subvenciones y bagatelas pesebreras a los que le mantienen en el poder, mientras Europa, a la que le interesamos como comparsa de servicios y receptores de inmigración ilegal, hace la vista gorda y se ríe en silencio de nuestras desgracias. España, Sr. Sánchez, tiene grandes artistas, grandes músicos y grandes pintores, a la vez que un arte y una cultura propias inmortales e imperecederos. Por favor, no nos humille más, con auténticos mamarrachos que nos degradan, ya nos ha hecho Vd bastante daño, ¡déjenos morir en paz!






Temas relacionados

para ti

en destaque