El muro de hielo aguarda en el Juego de Tronos verde

Unicaja Costa de Almería afronta con ilusión y cautela el partido de ida de los octavos

Los jugadores ahorradores tras la victoria en Almoradí.
Los jugadores ahorradores tras la victoria en Almoradí. Unicaja Almería

Largo viaje, de 24 horas de trayecto, utilizando seis transportes distintos hasta llegar al punto de destino, la isla de Saaremaa. Situada en el Mar Báltico, en la costa oeste de Estonia, su capital, hogar de un gran equipo de voleibol y de su ‘caliente’ afición, dista de Almería 4.147 kilómetros. Muy al norte, con mucho frío, Kuressaare recibe a Unicaja Costa de Almería en lo que se puede considerar como una encerrona, ya que no en vano sus habitantes son aproximadamente 16.000 y toman al Saaremaa Võrkpalliklubi como un emblema, como su escaparate a Europa, como un atractivo espectáculo que les hace felices desde hace pocos años. De hecho, al encontrarse en pleno periodo de explosión, emergiendo como candidato a títulos y vencedor de los mismos, lo que Unicaja Costa de Almería experimentó casi tres décadas atrás, añade al talento y fortaleza de su plantilla las dosis justas de euforia colectiva. 


De hecho, su año de fundación es 2017 e hizo cumbre directamente, ya que en esa su primera temporada de vida y de competición nació en ganador. Su campeonato doméstico es la Baltic Men Volleyball League, que disputan clubes de Estonia y de Letonia con claro dominio de los primeros. Tan es así que solo una vez, justo en la campaña inicial de este torneo, la 2005/2006, venció un equipo letón, el Ozolnieki. Tras la mano de hierro de Selver Tallin, secundado por Tartu, de pronto apareció de la nada un Saaremaa VK muy fuerte que le ganó la final a Parnu en 2018 y que la perdió contra precisamente Tartu en 2019. En su tercera campaña, la presente, no solo manda en la fase regular de su liga, sino que ya ha enseñado dientes en CEV Challenge Cup tras haber sido eliminado en dieciseisavos de la pasada edición, su primera participación. Una mini mala racha en el cambio de año, cayendo en Copa el 29 de diciembre y en liga el 8 de enero, se ha visto seguida de ser un rodillo. 


Respecto a la competición europea, su rival en dieciseisavos de final fue el Hapoel Kfar Saba de Israel, al que venció los dos partidos. Cedió un set en el primero, como local, y no dio opción en el segundo, como visitante, adjudicándose el pase con un rotundo 0-3. Lo último antes de recibir a Unicaja Costa de Almería ha sido una racha de seis victorias consecutivas, dos muy seguidas los pasados jueves, tie-break con Parnu, y sábado, vía rápida con Selver Tallin. En total suma 47 puntos para ser el líder, uno por delante de Bigbank Tartu, merced a 17 victorias y solo dos derrotas en lo que va de campeonato. Por tanto, se miden dos líderes, con un partido menos perdido pro parte de los ahorradores, si bien con cuatro jornadas menos disputadas en la Superliga española. Confianzas, las mínimas en cada bando, sabedores de lo que aguarda, a priori un pulso muy equilibrado con destino a los cuartos de final. 

En el plantel de Saaremaa no hay ningún jugador internacional con Estonia, que es la selección que cerró la clasificación del pasado Campeonato Europeo de Voleibol 2019. Encuadrada en el Grupo D, perdió los cinco partidos con Polonia, si bien le hizo un set, Montenegro, República Checa, Países Bajos, al que hizo otro set, dos en su cuenta general, y Ucrania. Su mayor potencial reside, por tanto, en los fichajes de fuera de su país, siendo su capitán un brasileño de apellido conocido en Almería. Se trata del brasileño Daniel Maciel, hermano de Tiago, opuesto de Unicaja Costa de Almería dos temporadas atrás. De gran calidad técnica y potencia física, es más conocido porque fue compañero de Pablo Kukartsev en Francia. También se sabe del peligro del receptor Javier Jiménez, cubano que interesó al club blanquiverde en fechas recientes y que por ello se tiene bien estudiado. 



El colocador titular llega de Suiza y su nombre es Reto Giger, de alto nivel, como lo es también su otra estrella, el central australiano Beau Graham, de gran capacidad anotadora y que en el anterior encuentro de CEV Challenge Cup en su propio feudo firmó la friolera de ocho puntos directos de bloqueo, más otros dos de saque y siete de ataque para irse a los 17 tantos. En ese ‘seis titular’ que resulta más habitual el otro central es Henri Treial y completa la pareja de receptores Keith Pupart, los dos locales y el segundo con gran veteranía. En ese sentido, la media de edad del grupo es elevada, sobre todo la de sus hombres más decisivos. En el puesto de líbero alternan Johan Vahter, el de recepción, y Alari Saar, más destinado a la defensa. El resto de la plantilla cuenta con menos participación, habiendo tenido minutos en la competición europea los receptores Helar Jalg y Rauno Tamme y el opueto Markus Uuskari. Menos ocasiones tienen Mart Toom, Artis Caics y Harri Palmar. 


El encuentro dará comienzo a las siete de la tarde en hora local, que serán las seis en España, y podrá ser seguido en directo a través de una plataforma de pago para el voleibol europeo (https://www.eurovolley.tv/en-int/playerpage/111454). En cuanto a la pista de juego, está rodeada en un lateral y en sendos fondos por una grada a la que dar parte del mérito de las victorias locales, puesto que es muy activa y entra  mucho en el desarrollo del encuentro. Pabellón coqueto y de tremenda presión a los adversarios, el Kuressaare Spordibaasid, el conjunto ahorrador podrá entrenar dos veces en él antes de un partido que se presenta apasionante y que será dirigido por la pareja formada por el polaco Marek Lagierski y la italiana Ilaria Vagni. Tras tantas horas de ruta, se hará imprescindible ‘soltar piernas’ en el escenario del choque y tomar referencias, pasando por alto el cansancio acumulado tras un autobús, dos aviones, otro autobús, un ferry y un tercer autobús que conducirá al sueño del norte. 


Lo bueno que tiene el sistema de competición en el voleibol es que no quedará nada decidido en esta ida, con el pase pendiente de lo que suceda en la vuelta del jueves día 13 desde las 20.30 horas. Está claro que una victoria supone mucho recorrido cubierto, nunca mejor dicho, pero no es definitiva, como tampoco una derrota tira la clasificación de modo definitivo. ‘Puntuar’ sería fantástico, bien ganando o bien con llegada al tie-break, pero, sea como sea, la afición ahorradora deberá ‘tomar’ cartas en el asunto en la vuelta. Unicaja Costa de Almería ha viajado sin Álex Fernández, en plena recuperación, como tampoco Dimitri Baranov, igualmente lesionado, ni el flamante fichaje Marlon Palharini, sin tiempo para la documentación necesaria. En lo que respecta a todos los demás, motivación máxima, entrenos con el balón CEV durante la semana y deseos de hacer la maleta para Milán, presumiblemente el que sería rival en cuartos por ser el gran favorito para alzarse con el título. 

 

Temas relacionados
Juego de Tronos Voleibol

para ti

en destaque