El mundo de las letras despide a Ana Santos, alma de El Gaviero Ediciones

La editora, natural de Guadalajara y afincada en Almería, falleció ayer a los 41 años de edad

Ana Santos, en una imagen de archivo.
Ana Santos, en una imagen de archivo.

La cultura almeriense y el mundo de las letras en especial lloran desde ayer la pérdida de Ana Santos, alma de El Gaviero Ediciones. Nacida en Guadalajara en 1972,  llevaba muchos años afincada en Almería, donde además de la editorial desarrolló importantes proyectos vinculados siempre al campo de la literatura.

Compañera sentimental y profesional de Pedro J. Miguel y madre de la escritora Luna Miguel, su timidez no le impidió fraguar grandes amistades en esta tierra, a la que llegó cuando, después de veranear varios años en Cabo de Gata, su marido, que es profesor de Lengua y Literatura, aprobó las oposiciones.


‘Salamandria’
Aunque estudió Historia y empezó trabajando como arqueóloga, el primer gran proyecto de Ana Santos en Almería fue la revista ‘Salamandria’. Surgida en 1997 como una propuesta cultural integradora de arte y literatura, publicó veinte números a lo largo de sus diez años de existencia.

En ese tiempo, la iniciativa fue creciendo y cambiando. El formato casi nunca fue igual y colaboraron grandes firmas del panorama literario nacional e internacional y autores noveles.

El 23 de febrero de 2004 Pedro y ella dieron “un golpe a la literatura” -en referencia al 23F- con la puesta en marcha de El Gaviero. Definida por ellos mismos como una “editorial bonsái”, se basa en la idea de que un libro es un objeto artístico en el contenido y en el envoltorio.

En estos diez años de andadura, el sello ha publicado a algunos de los escritores almerienses más destacados del momento como Juan Manuel Gil, Juan Pardo Vidal y Raúl Quinto. También ha dado una oportunidad a aquellos que empiezan -sean o no de la tierra-, ya que su único criterio a la hora de publicar es que los autores posean una voz propia. Las obras híbridas figuran entre las especialidades de El Gaviero, que partiendo de la máxima de la anarquía formal convierte el libro en una auténtica joya.

Entre los proyectos más recientes de esta innovadora editorial destaca uno que Ana pudo compartir con su hija, Luna Miguel. Se trata de ‘Vomit’, una antología de poesía joven norteamericana cuya selección coordinó ésta y que se presentó en noviembre en la Biblioteca Villaespesa.

Ya en calidad de gestora cultural, Ana Santos supo imprimir su forma casi artesanal de hacer las cosas a la Feria del Libro de Almería que, en sus manos, se convirtió en el Festival del Libro y la Lectura, Lilec. Moderna y atractiva, la propuesta centró el protagonismo en la lectura y tendió puentes con la ciudadanía.


El libro y la poesía
La editora coordinó, y otras veces colaboró, en la celebración del Día Internacional del Libro con actos muy especiales, como aquel de 2009 en el que participaron el también desaparecido actor Jordi Dauder y la joven intérprete almeriense Nerea Camacho. Éste giraba en torno a la figura de José Ángel Valente, poeta gallego al que Santos admiraba.

Junto a Isabel Jiménez Caro, organizó durante varias ediciones un recital políglota denominado ‘Poesía Bífida’ para conmemorar el Día Internacional de la Poesía. Con esta acción se quería subrayar la importancia de la traducción como acto creativo en sí mismo.

Con Ana Santos se va una de las personalidades más originales y talentosas del panorama de las letras. A Almería y el mundo editorial les queda su legado que gracias a sus seres queridos permanecerá para siempre.




 

Temas relacionados
Nerea Camacho Oposiciones Literatura Isabel Jiménez Bibliotecas Cabo de Gata Obras Poesía Cultura Arte Arqueología Gente

para ti

en destaque