El Raphael “de siempre” enamora a Roquetas de Mar

Concierto con el que celebra 60 años en los escenarios

El cantante se entregó al público de la Plaza de Toros en dos intensas horas de puro espectáculo.
El cantante se entregó al público de la Plaza de Toros en dos intensas horas de puro espectáculo.

Había pasado una hora desde el inicio del concierto y, en un silencio entre canción y canción, se escuchó en el ruedo de la Plaza de Toros de Roquetas de Mar el grito de un espectador que quiso elogiar a Raphael. Y lo hizo con la palabra que mejor lo define: “¡Artista!”. Un artista de los pies a la cabeza, único, irrepetible, entregado en cada segundo de cada canción, vibrando con cada nota y cada aplauso. Sesenta años después de subir a un escenario por primera vez, Raphael volvió a enamorar a Roquetas de Mar.

“Es un placer estar aquí de nuevo y un placer encontrarles a ustedes. Les amo”, fueron sus palabras de despedida tras haber interpretado su archifamoso 'Escándalo' -con un pequeño rap incluido- y antes de entonar 'Como yo te amo' para cerrar dos horas de puro espectáculo sin pausa alguna, una canción tras otra, hasta 26 temas, temazos, que dejaron al público encantado y enormemente agradecidos ante lo que sabían que era una noche única, “una gran noche”.

Dos horas antes había iniciado el recital con 'Ave Fenix', 'Vivir así es morir de amor', 'No vuelvas', 'Digan lo que digan', la citada 'Mi gran noche', 'Provocación', 'Me olvidé de vivir', 'Ave María' y una celebrada 'Vida loca'. 'Estar enamorado', 'Adoro', 'Se nos rompió el amor' y el himno de 2020, 'Resistiré', fueron otras de las canciones que hicieron vibrar al público, así como ¡Yo soy aquel', en el que cantante proclamó que “sigo siendo aquel, el Raphael de siempre”.




Sobre el escenario, una docena de músicos y un llamativo coro complementaban al artista acrecentando la sensación de estar ante un espectáculo irrepetible. Con una una producción audiovisual que permitía seguir sus personalísimos gestos desde cualquier punto de la plaza a través de una pantalla gigante, el cantante de Linares no escatimó energía ni voz ni un solo minuto, a pesar del calor que caía sobre el coso de Las Salinas, hasta que llegaron las doce campanadas de la medianoche, hora límite marcada por la normativa sanitaria. El público, en pie, le ofreció una gran ovación, y Raphael quería seguir, “pero no podemos, de verdad”, decía con pesar. No importaba, se merecía el interminable aplauso que provocó que tuviera que salir hasta cuatro veces a saludar.

Encuentro con el alcalde
Antes de iniciar el concierto, el cantante mantuvo un encuentro con el alcalde, Gabriel Amat, y los concejales Juanjo Salvador y José Juan Rubí, a quienes agradeció la cuidada organización de la cita. En su segunda noche de conciertos, se volvieron a implementar en la Plaza de Toros todas las medidas de seguridad, distancia entre asientos, toma de temperatura, gel y entrada y salida escalonada del recinto.

El directo contó con la firma única e irrepetible de un artista de los pies a la cabeza.
El directo contó con la firma única e irrepetible de un artista de los pies a la cabeza.




La próxima cita musical del verano será el jueves 19 de agosto con Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, con los roqueteros Compro Oro como teloneros, concierto cuya recaudación irá destinada a fines benéficos y que tiene un precio de 3 euros en taquilla y 4 en internet: www.roquetasdemar.es/verano

Antes de iniciar el concierto, el cantante mantuvo un encuentro con el alcalde, Gabriel Amat.
Antes de iniciar el concierto, el cantante mantuvo un encuentro con el alcalde, Gabriel Amat.




 

Temas relacionados
Música Cultura

para ti

en destaque