Torrijos: “Si eres fea y graciosa, serás buena cómica; si eres guapa, da igual“

Entrevista con la actriz almeriense protagonista de ‘Palabra de diva’

Nadia Torrijos protagoniza la serie ‘Palabra de diva’.
Nadia Torrijos protagoniza la serie ‘Palabra de diva’. La Voz

La almeriense Nadia Torrijos trabaja haciendo teatro infantil en inglés y en una ‘escape room’ los fines de semana. Protagoniza ‘Palabra de diva’, una serie online para YouTube e Instagram. Acaba de participar en un corto con Allende Blanco, la sobrina de Pablo Berger. Y en abril empieza en el departamento de arte de una nueva serie para Netflix.


¿Se puede bromear con todo en la vida?
 Todo se puede relativizar, por tanto, la respuesta es sí. Elegir de qué se bromea ya es una elección individual, cada persona tiene sus principios. 

 ¿Incluso con el dolor y la política?

Con la política especialmente, no hay nada que dé más risa. Lo del dolor, creo que se contesta con la respuesta anterior.

¿Habría hecho el ‘sketch’ en el que Dani Mateo se sonó con la bandera española?

Por supuesto. Es un trozo de tela teñido, hecho de poliéster. Punto.

¿Lo políticamente correcto nos está idiotizando?

Ya lo estamos. No se puede quedar bien con todo el mundo, eso es así. Hay que asumir que siempre se va a ofender a alguien, y seguir con nuestras vidas.

Berto Romero se ha bajado el sueldo para cobrar lo mismo que Eva Ugarte en la serie ‘Mira lo que has hecho’. ¿Ha cobrado menos que sus compañeros?

Sí, mucho menos. Quizás no realizaba las mismas funciones, pero sí que mi trabajo estaba a la altura de cobrar sus sueldos. Ya sabes... Todo el mundo tiene intenciones preciosas delante de ti, pero en realidad luego nadie se moja.

¿Se han bajado el sueldo por usted?

Sí que alguno ha renunciado a cobrar alguna cosa para que se invirtiera en pagarme los ensayos. Pero al final no es culpa de los que cobran, el valor lo ponen los que pagan. Ese es el problema.

¿Hay el machismo en el mundo del espectáculo?
Mucho. Y en ciudades fuera de la capital, aún más. Desgraciadamente yo he vivido en Almería más machismo en mi trabajo que en Madrid. Las mujeres aquí, si pedimos algo justo, es que nos creemos Carmen Maura.

¿Caemos las mujeres a veces en el victimismo con el machismo como coartada?

Yo no me considero una víctima, me considero una rebelde desde siempre. Nunca pensé, de pequeña, que cobraría menos que un hombre haciendo el mismo trabajo. Ni que me acosarían señores mayores por la calle cuando era una adolescente... ¿Te lo imaginas al revés?


Hay muchas menos cómicas que cómicos, ¿son menos divertidas?
Si alguien ha llegado a esta parte de la entrevista, creerá que sí... Jajaja... Para nada. Como te decía, las decisiones  las toman los de arriba. El tema es que si eres fea y graciosa, serás buena cómica. Si eres guapa, da igual que tengas gracia, puedes ser cómica también.

 ¿Pertenece a esa parte del oficio que malvive de la interpretación o no se queja?

Vivir de la interpretación es lo mejor que me ha pasado jamás. La pena es el mundo que hay que pagar por estar en él. Así que nunca se malvive, pero sí se sobrevive.

¿El monólogo puede agotarse como formato?
No tiene por qué. Sí puede ser que cambie la manera de consumirse, como pasó con el café teatro, la revista... Pero reinventar lo que hay, es el nuevo Da Vinci. 

 ¿La adicción al móvil nos está convirtiendo en un público maleducado incapaz de mantener la atención?
Sí, yo incluida. 

¿Ha vivido alguna situación surrealista en ese sentido?
He visto un campo de caras iluminadas en un teatro con 500 personas. Pensé que estaba en el planetario.

Hace teatro escolar, ¿son los niños mejor público?

Son tremendamente crueles cuando se aburren, pero infinitamente más agradecidos cuando lo pasan bien.

¿Qué echa de menos en la programación cultural de su ciudad?
¿En Almería? Pues mira, quizás echo de menos que las programaciones no se hagan a dedo, que haya más espectáculos de nuevos valores, y que se invierta en los talentos locales en vez de traer a todos los de fuera a presentar nuestros festivales. Hay gente con un enorme potencial en nuestra ciudad. Propondría que se confiara más en lo que tenemos en casa, en vez de pretender, y con eso perpetrar, la huida de talentos.


E invertir en lugares como LaOficina, uno de los espacios de creación que más está haciendo por la cultura de la ciudad y los jóvenes talentos.



 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.