El PP ha impuesto restricciones al hotel de Genoveses que el PSOE no planteó

Bendodo y Marín dicen que la actual Consejería ha impedido que se construyan nuevos edificios

Camino de acceso a la playa de los Genoveses.
Camino de acceso a la playa de los Genoveses. Europa Press

Los consejeros de Presidencia y Turismo de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo y Juan Marín, han insistido este martes en la defensa a ultranza de la legalidad del ecohotel de 30 habitaciones que se quiere construir a dos kilómetros de la playa de los Genoveses, en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, que se ha encontrado con la fuerte oposición de grupos ecologistas, y también del Partido Socialista, a pesar de que, como ha resaltado también  la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, este partido emitió hasta una decena de informes favorables durante sus últimos años de gobierno.


Juan Marín destacó estos  informes sectoriales y técnicos que acompañan al expediente desde que se inició en 2016 durante el mandato socialista, pero fue más allá al informar de que  en noviembre de 2019 el expediente fue retomado por la Junta mediante un dictamen favorable con “restricciones sobre el documento original”. "La consejera lo que ha hecho ha sido reducir el número de habitaciones, ha sido más restrictiva que los señores Sánchez Haro y Fiscal", defendió el vicepresidente en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press.


Efectivamente,  tras las alegaciones presentadas por agrupaciones ecologistas y la Asamblea Local de Níjar,  el dictamen ambiental tramitado ya con el PP en la Consejería de Agricultura en 2019  informó desfavorablemente sobre la construcción propuesta de 13 habitaciones en nueva superficie y a la ampliación de la zona de estacionamiento


Como consecuencia de ello, el promotor del hotel introdujo reformas en el proyecto, eliminando tanto las nuevas construcciones como la ampliación del estacionamiento. Como apuntan ahora el Partido Popular y Cs, estas reformas no fueron planteadas en ningún momento por los informes ambientales de la época socialista.



“No es un Algarrobico” Al margen de estas cuestiones,  Marín también calificó ayer de  "disparate" comparar el proyecto para adaptar como hotel el cortijo Las Chiqueras, frente a la Bahía de los Genoveses, con el hotel de El Algarrobico, en Carboneras, ambos en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.


"Hacer esas comparaciones está fuera de lugar", ha indicado el vicepresidente , quien,  ante el rechazo al proyecto registrado en las redes sociales --con más de 112.000 firmas en contra de la actuación--, y el movimiento ecologista, ha afirmado también que el Gobierno andaluz va a "cumplir la ley".


Marín ha incidido en que el espacio en que se ubica la finca, de unos 27.000 metros cuadrados en una zona clasificada como C1 --zona de cultivos agrícolas-- según el plan de ordenación de recursos naturales (PORN) en vigor, ya "existe un museo y un restaurante", de modo que "lo que se plantea es una ampliación para un número muy reducido de habitaciones para un destino de ´ecoturismo´ que se encuentra a más de un kilómetro y medio de la playa".


"No tiene nada que ver con El Algarrobico", ha insistido el vicepresidente de la Junta, quien ha afeado las criticas del portavoz adjunto del PSOE en el Parlamento, Rodrigo Sánchez Haro, en torno al visto bueno en materia medioambiental otorgado por la Junta, ya que "fue él mismo el que lo puso en marcha con su compañero, el señor Fiscal, que era consejero de Medio Ambiente".


“Tomadura de pelo” Por su parte, Elías Bendodo ha manifestado que el proyecto de ubicación de un hotel de 30 habitaciones en parte de las actuales instalaciones del cortijo restaurante, museo y fábrica que se encuentra junto a la playa de Los Genoveses del Cabo de Gata de Almería cuenta con esa decena de informes "favorables" emitidos por parte del anterior Gobierno andaluz del PSOE-A, de manera que ha pedido a ese partido que deje de "tomarle el pelo" a los ciudadanos.


Bendodo ha señalado que en la visita que hizo el PSOE-A a la zona el pasado fin de semana se le olvidó mencionar la existencia de esos informes, así como invitar a la alcaldesa de Níjar, la socialista Esperanza Pérez, “que está a favor del proyecto”.


Ese proyecto, según ha recalcado el consejero de Presidencia, no supone la construcción de ningún "macrohotel", sino la rehabilitación de un cortijo que actualmente tiene un uso y no hay ninguna ampliación de instalaciones, mientras que está ubicado a 2 kilómetros de la playa.


"Solo se va a rehabilitar un cortijo" "Aquí no se va a construir ningún macrohotel ni macrocomplejo hotelero, sino que se trata de la rehabilitación de un pequeño cortijo, que ya tiene un uso como restaurante, mueso y fábrica y en las mismas instalaciones, sin ampliarlas, se habilita un pequeño hotel",  ha señalado Elías Bendodo. Ha añadido que no es el Gobierno andaluz el que va a autorizar o no  el proyecto, sino que serán los técnicos.


Greenpeace lo ve completamente inviable Greenpeace ha indicado que el proyecto para adaptar como hotel el cortijo ‘Las Chiqueras’, frente a la Bahía de Genoveses, es "completamente inviable", y ha avisado de "no va a dejar" que la Junta andaluza "se salte la ley" que regula el parque natural de Cabo de Gata-Níjar.


El colectivo, que ha presentado alegaciones junto a Ecologistas en Acción, el Grupo Ecologista Mediterráneo, Salvemos Mojácar y la Asociación Amigos del Parque, y se ha personado como parte interesada en la tramitación, ha asegurado que la Junta "repite la historia del hotel ilegal" en el paraje de El Algarrobico, en Carboneras.


"Greenpeace intentará impedir que se salte la ley de nuevo", ha trasladado  el portavoz en Andalucía, Luis Berraquero, quien ha añadido que el Gobierno andaluz "se salta sus propias normas" ya que el hotel de Los Genoveses "también se situaría en zona protegida" del parque natural.


Según desgrana el colectivo conservacionista, "incumple" el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar ya que se localiza en zona C1 "donde sólo están permitidos los cultivos agrícolas tradicionales, actividades forestales, cinegéticas y actividades e instalaciones de uso público y educación ambiental".


El proyecto del hotel, según remarca, "no da argumentos sobre el interés social y público" del hotel y fomenta "un turismo disperso, que supone abrir la puerta a otros muchos proyectos de este tipo y sentaría un precedente muy peligroso de ilegalidades en el Cabo de Gata".


"El hotel supondría duplicar la capacidad de pernoctación en esta zona del Parque Natural, lo que incidirá negativamente en la conservación y debería conectarse a la red general de abastecimiento, por lo que serían necesarias tuberías subterráneas, lo que supone excavaciones en zonas B1 y B2 del parque natural, áreas de elevada sensibilidad ambiental que se verían negativamente afectadas", concreta en sus alegaciones.


Greenpeace considera, asimismo, que la presencia del hotel "supondría el aumento del tráfico rodado, hecho que es incompatible con el Plan de Movilidad Sostenible" y que la Junta "no valora adecuadamente los impactos negativos sobre la calidad del aire ni la contaminación lumínica y acústica que tendría su puesta en marcha".


"El proyecto ignora que la zona es un área de especial importancia para las aves esteparias y que impactaría negativamente en las actividades agrícolas y ganaderas que se desarrollan actualmente en la zona y que mantienen el espacio natural en buen estado", subraya Greenpeace, que concluye reprochando que "no se ha informado del proyecto a la Junta Rectora del Parque Natural".

 

Temas relacionados
Redes sociales Contaminación PP Carboneras Parques Naturales PSOE Hoteles Parque natural Cabo de Gata Cabo de Gata Construcción Asociaciones Medio Ambiente Andalucía Ley Educación Especial El Algarrobico

para ti

en destaque