Los precios de las frutas se disparan y ya cuestan ‘mas de un huevo’

Los consumidores compensan la subida comprando menos cantidad de los productos

Los altos precios están retrayendo en las últimas semanas las ventas de frutas
Los altos precios están retrayendo en las últimas semanas las ventas de frutas La Voz

Sólo hay que darse una vuelta por los lineales de los supermercados, por los mostradores de los puestos de los mercados municipales o por las tiendas de barrio para darse cuenta; las frutas cuestan ya más de un huevo (calculado por término medio en unos 25 céntimos la unidad).


La respuesta de los consumidores almerienses ha sido reducir la cantidad de frutas que entran en sus cestas de la compra, hasta el punto de que uno de cada cinco de ellos simplemente ha dejado de adquirir fruta y están optando por sustituirlos por otros productos y otros postres que no siempre coinciden con los más saludables, según advierte la Organización de Consumidores y Usuarios en un informe sobre esta situación.


Por las nubes
Precios de entre cinco y ocho euros por kilo se han hecho frecuentes en estas últimas semanas y productos tanto locales como importados se han puesto por las nubes. En las tiendas de la capital se pueden encontrar brevas a casi ocho euros el kilo, cerezas por encima de los siete euros y así una larga lista que incluye desde mangos a kiwis, melocotones, albaricoques o níspolas.



En ese encarecimiento han tenido también importancia los elevados precios de las ‘frutas del verano’ como la sandía y el melón; la primera ha experimentado aumentos en sus cotizaciones en torno al 20 por ciento, mientras que el melón subía un 3,2 por ciento.


Según los datos hechos púbicos por el Instituto Nacional de Estadística, esa espectacular subida de los precios es la mayor que se ha registrado en el conjunto del sector del comercio de alimentación en los últimos 28 años. La consecuencia es que alrededor de dos tercios de los consumidores han reducido sus compras de frutas y, en menor medida, de hortalizas que, aunque se han encarecido con la recurrente excusa de los precios del transporte.



Para la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (FEPEX), donde se integra la almeriense Coexphal, no sólo el transporte es la causa del problema, también afecta la escasez de productos por la mala climatología vivida durante la primavera.


Los nutricionistas lo tienen claro: “la salud es lo que importa”, por lo que piden que se sigan consumiendo frutas y hortalizas.



 

Temas relacionados
Consumo Alimentación Salud Hortalizas y verduras Mercado Central Mercadillos

para ti

en destaque