El precio de un invernadero sube un 20 por ciento en un año

El coste para invernar una hectárea se dispara hasta los 400.000 euros

Estructuras más complejas significan una mayor necesidad de inversión
Estructuras más complejas significan una mayor necesidad de inversión La Voz

La construcción de nuevos invernaderos prácticamente se ha paralizado en la provincia de Almería, que pasa por ser la zona europea que presenta la mayor concentración de instalaciones destinadas a la agricultura intensiva.


Las empresas que se dedican a levantar este tipo de estructuras tienen claro que una de las causas de ese descenso del número de pedidos responde a la creciente escalada de precios que se registra en los últimos meses; y es que desde que se iniciara el año se estima en un incremento en el precio final que estaría en torno a un veinte por ciento.


No es, en cualquier caso, una subida achacable a aumentos de precio por parte de las empresas, sino de los materiales necesarios. Así lo explica Juan Cristóbal, de la empresa instaladora Invercañada, que señala que desde finales del pasado año materiales como el hierro o los plásticos han incrementado exponencialmente sus precios.



Los materiales
El problema radica en la volatilidad de los mercados de materias primas, que desde hace meses han entrado en una espiral alcista que parece no tener fin. Los plásticos, al fin y al cabo derivados del petróleo ha subido de precio desde los 25 a más de 30 céntimos por metro cuadrado desde principios de año, y el hierro utilizado en las estructuras “rara es la semana en la que no se incrementa de precio. El resultado es que, sólo en los plásticos, el coste por hectárea ha aumentado entre 2.700 y casi 3.000 euros por hectárea.


Los instaladores señalan que se está hablando mucho del papel de China, que está incrementando mucho la construcción de invernaderos y está tirando del consumo de los materiales, provocando un aumento notable de los precios tanto en los metálicos como en las láminas de plásticos.



Precio final
Esas subidas se unen a las que se están registrando en los precios de los terrenos, sobre todo de aquellos que pueden disponer de recursos hídricos. En conjunto, una hectárea de invernadero lista para producir se está pagando ya incluso por encima de los 400.000 euros, una inversión muy importante “sobre todo en un momento en el que estamos sufriendo una progresiva pérdida de la rentabilidad”, indica Andrés Góngora, secretario general de Coag en Almería.


El coste más importante es el del suelo necesario para levantar un invernadero, un precio que es con diferencia el más caro del país, según recoge la Encuesta de Precios de la Tierra del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que lo establece en el entorno de los 300.000 euros por hectárea, dependiendo de las zonas en que se encuentren.


A ello hay que añadir el coste de la estructura que, según el responsable de ‘Invercañada’, estaría en alrededor de los 12 euros por metro cuadrado, siendo este el precio de una estructura económica, porque estructuras más complejas supondrían mayor inversión. El escenario se completa con los plásticos, que elevan el precio final por encima de los 400.000 euros/hectárea.


Ralentización
El encarecimiento de los precios está provocando además una ralentización en el ritmo de construcción de nuevos invernaderos en la provincia.


De hecho muchas de las empresas que se dedican a la construcción de estructuras reconocen que en los últimos meses se están realizando más trabajos relacionados con reformas o mejoras de estructuras que en construir nuevas.

 

Temas relacionados
Invernaderos Agricultores

para ti

en destaque