Adiós a los puentes: Adif inicia las nuevas expropiaciones del soterramiento

La estación de autobuses provisional estará en la playa de vías frente al edificio histórico

Lola González 07:00 • 26 may. 2022

La segunda fase del soterramiento, esa que debe llevar el tren bajo tierra hasta la Avenida del Mediterráneo, está cada vez más cerca tal y como lo demuestra que desde el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) se haya publicado la relación de 96 bienes que se encuentran afectados para su desarrollo y que, por tanto, van a ser expropiados. 


Se trata de un total de 111.439 metros cuadrados de suelo urbanizado que pasará a expropiarse, 1.333 metros cuadrados con imposiciones de servidumbre y 92.399 metros cuadrados de suelo urbanizado de ocupaciones temporales. Entre los afectados, además de privados que tienen vivienda en calle Ferrobús, se encuentran Adif, el Ayuntamiento de Almería, la Asociación Gremial Provincial de Autotaxis, Aldi Real Estate o la SAREB.


El inicio de este procedimiento de expropiaciones demuestra que, si bien no se ha hecho público, parece cuanto menos muy cercano el acuerdo para ejecutar el proyecto redactado a petición de 'Almería Alta Velocidad' y sobre el que siempre hubo sintonía entre Adif, Ayuntamiento de Almería y Junta de Andalucía. Proyecto que supone el tramo final del trazado del AVE entre Murcia y Almería y que, si nada falla, debe estar listo para el año 2026.



Cabe recordar que esta integración del ferrocarril en su segunda fase alcanza a un total de 2,25 kilómetros aunque el túnel contará con una longitud total de 1.868 metros que se ejecutará “con corte de servicio ferroviario mediante la técnica del cut&cover”, según recoge el proyecto básico. Esto significa que durante el tiempo que duren los trabajos no habrá tráfico ferroviario algo que ya se sospechaba.


Estación
Este proyecto también recoge las modificaciones que va a sufrir la estación intermodal para acoger a los trenes de alta velocidad con la adecuación del edificio existente y, además, contempla la demolición del cuerpo secundario para construir una nueva estación de autobuses de unos 1.325 metros cuadrados en planta baja y 940 metros cuadrados en primera planta y con 26 dársenas. La planta baja acogerá principalmente las áreas de atención al público, mientras que en la primera se localizará el centro de control y oficinas de atención al público del Consorcio de Transportes. 



¿Y mientras duren las obras dónde estará la estación? Se apostará por poner en marcha una estación provisional de autobuses sobre la playa de vías actual frente al edificio histórico de la estación del ferrocarril. Estará en marcha el tiempo que dure la construcción de la estación pero también mientras se ejecuta el aparcamiento subterráneo que irá bajo ella.


Este parking contará con con dos plantas, una con una superficie aproximada de unos 6.200 metros cuadrados y 197 plazas y 203 plazas y 6.470 metros cuadrados en la inferior.



¿Pero cómo va a cambiar la ordenación de la ciudad con este soterramiento? Más allá de la desaparición de la playa de vías en superficie, los cambios más llamativos pasan por la demolición de los pasos superiores (puentes) que conectan ambos tramos de la Avenida del Mediterráneo, la Carretera de Níjar o el paso inferior del Camino de La Goleta para ser sustituidos por viarios a nivel una vez que se haya ejecutado el túnel. Eso sí, mientras estén en desarrollo “se dispondrá de itinerarios de desvío provisionales que logren mitigar las afecciones de tráfico y cubran el nivel de servicio que prestan estas estructuras”.


Para conocer los detalles de estos cambios sigamos el mismo recorrido que realizaría el tren a su llegada a la ciudad. Superamos el soterramiento de El Puche y llegamos a Los Molinos, uno de los puntos en los que se cambiará el puente o paso en altura por una conexión a través de una gran rotonda dando servicio a la Carretera de Níjar, calle Mariana Pineda y la Carretera del Ingenio.


Recorrido
Sigue la marcha de este tren imaginario y llegamos a la altura de la Carretera de los Minerales donde se va a generar un vial que le dé permeabilidad con la Avenida de Sierra Alhamilla. La siguiente parada se encuentra justo donde a día de hoy está el paso soterrado de La Goleta cuya desaparición también se contempla y que se sustituirá por una rotonda en el entramado de semáforos actual. 


Pero sin duda el cambio más importante, principalmente por el altísimo volumen de tráfico que soporta, es la desaparición del puente de la Avenida del Mediterráneo para transformar este viario por una conexión a nivel. La regulación del tránsito se gestionará a través de una gran rotonda ubicada justo en la unión entre la propia Avenida del Mediterráneo con la Avenida de Sierra Alhamilla y alcanzando la calle Elio Antonio de Nebrija. Lo que está por ver es la forma en la que salva el cruce con la Autovía del Aeropuerto que en el proyecto solamente aparece como una zona en la que no parar.


Otro de los detalles curiosos de este proyecto es que, mientras desaparecerá la pasarela blanca (otrora roja) para la apertura del vial que conectará la Avenida Sierra Alhamilla, la rotonda Manuel Fraga y la calle La Marina, se plantea construir una nueva pasarela peatonal por el que los almerienses puedan cruzar en la zona en la que la playa de vías siga en superficie en el punto kilométrico 801+340. 


Esta nueva pasarela se ubicará sobre la rampa del soterramiento y contará con un ancho libre de 5 metros y un vano de 23,9 metros sobre el ferrocarril. Su estructura se resuelve con dos vigas longitudinales de hormigón pretensado de 1,40 metros de canto en sus laterales, conectadas mediante placas alveolares trasversales de 0,20 metros de canto.


Estas modificaciones de los puentes y los cambios en la estación supondrán una revolución para la ciudad. 


Temas relacionados

para ti

en destaque