“Málaga está conectada en 3 horas con 20 millones de ciudadanos”

Raúl López, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga

Raúl López, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga
Raúl López, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga Juan Sánchez

Tener claro un modelo de ciudad, planificarlo con el consenso de todos y ejecutarlo. Ese es el principal secreto que tiene la ciudad de Málaga para haberse convertido en el epicentro cultural y turístico en los últimos años. Bueno, eso y el hecho de contar con las infraestructuras suficientes como para estar “conectados en menos de tres horas con casi 20 millones de usuarios”.


Así lo explicaba el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Almería, Raúl López, en una intervención que mostraba el camino recorrido por parte de la ciudad malagueña desde el año 1996, en el que ejecutó su primer Plan Estratégico hasta la última revisión de hace apenas un año durante el confinamiento en el que “el alcalde, Francisco de la Torre, convocó unas jornadas para ver la forma en la que potenciar la reactivación económica tras la pandemia” y que derivó en “640 propuestas de la sociedad civil”.


Primero ubicó la ciudad de Málaga en el mapa el concejal de Urbanismo. Una ciudad cuyo aeropuerto recibe 20 millones de pasajeros de los que solamente tres son nacionales. Además de contar con tres millones de viajeros que llegan a su puerto, unos turistas que hasta hace 2010 se marchaban “en un 90%” a visitar la Alhambra, Sevilla o Córdoba, y que ahora “se ha dado la vuelta y son el 90% los que se quedan”.



Para conseguir estos datos, todas las actuaciones se han ido planificando desde el año 1996 cuando, con la participación de todas las administraciones, se trazan las necesidades y el modelo de ciudad a largo plazo en el Plan Estratégico, "un marco teórico en el que da igual quien gobierne” porque se va a ejecutar, es el modelo de ciudad que quieren los malagueños. 


Diseños
En ese primer documento se recoge la transformación de su puerto para conectarlo a la ciudad y un palacio de congresos para eventos importantes. Este plan se acompaña de un Plan General de Ordenación Urbanística en el año 98 -curiosamente como el de Almería- en el que se da un impulso a estos cambios. Y es que la integración del Puerto-Ciudad ha sido fundamental en la transformación de Málaga permitiendo liberar 44 hectáreas de suelo en el Casco Histórico que, con una inversión de 80 millones de euros, ha reactivado la zona. 



Puso como ejemplo de planificación de los espacios portuarios la apuesta en el año 1998 por reservar “un espacio de 6.000 metros cuadrados para uso cultural, para que en 2004 se firmara su uso y que en 2015 terminara en la llegada del centro Pompidou”. Fijar objetivos y caminar hasta lograrlos.


Diez años después de este primer plan, se realiza una revisión. Ahí se traza la llegada del metro, la segunda pista del aeropuerto así como la apuesta por una política de fomento de la innovación, lo que llaman “Málaga Valley”, y de la cultura que ha llenado la ciudad de museos.


Para ser ese centro de referencia de innovación se transforma el Parque de Innovación Tecnológica de Andalucía en el ‘Polo de Contenidos Digitales’ que ha llevado a Málaga a Google o Vodafone. Una digitalización que ha llegado también a la administración municipal permitiendo “sacar una licencia sin pasar por la Gerencia de Urbanismo”.


Todo esto se combina con una política de atracción de talento con la presencia de estudios privados en suelos públicos que lleva a los mejores hasta Málaga.


 

Temas relacionados
Urbanismo Infraestructuras

para ti

en destaque