“Almería no se ha visto en ningún momento desbordada”

Maribel Sánchez, delegada del Gobierno de la Junta, analiza la gestión de la pandemia

Maribel Sánchez Torregrosa, en una imagen oficial como delegada del Gobierno andaluz
Maribel Sánchez Torregrosa, en una imagen oficial como delegada del Gobierno andaluz La Voz

Tras más de cuarenta días de una situación excepcional, que comienza a amainar, la delegada del Gobierno andaluz en la provincia analiza cómo se está gestionando la crisis más importante en muchos decenios en las áreas de competencia autonómicas, una gestión limitada por un mando centralizado.


El curso de la evolución sanitaria de la pandemia ha absorbido su tiempo y esfuerzos en buena parte de la crisis. Después se han ido sumando más frentes: la crisis económica, la social, la educación. Alaba la capacidad de coordinación entre administraciones de la que ha dado ejemplo Almería y se congratula de la certidumbre que generan losplanes que Diputación, Ayuntamiento o Junta están planteando para el día después. 



¿Cómo está siendo la Almería confinada? 



La sociedad almeriense está dando ejemplo de responsabilidad y seriedad y está siendo brillante en su actuación. Desde esa familia cuidándose y cuidando a los que tiene alrededor, a la coordinación entre las admistraciones. Los alcaldes y alcaldesas están dando un ejemplo. Hemos estado muy coordinados con la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de la capital, con la Subdelegación del Gobierno, las fuerzas y cuerpos de seguridad, y dentro de la propia Junta de Andalucía. Estamos siendo más piña que nunca. Ese ha sido uno de los éxitos por los que se ha conseguido que  sea una de las provincias con menos casos. Y otra clave ha sido la anticipación. Andalucía ya estaba en alerta desde el 14 de marzo. 


¿Los recursos sanitarios han sido  suficientes? 

Almería no se ha visto en ningún momento desbordada por la situación. Es más, se han contratado 332 nuevos profesionales desde el 18 de marzo. He tenido contacto con nuestros tres centros hospitalarios más importantes, y he podido comprobar que no se han visto desbordados, que tenían material suficiente, y que la situación en ningún momento ha sido de ahogo. También hay que decirlo, han demostrado un compromiso que va más allá de lo profesional. Lo he podido comprobar mirándoles a los ojos. Muchos llevan semanas sin ver a sus familias. No sé si algún día les vamos a poder devolver todo lo que ellos están dando. 


¿Ha habido suficientes mascarillas, EPIs, respiradores, o Almería ha tenido que recurrir rápidamente a material de fuera? 

Es verdad que al principio hubo un momento de mucha incertidumbre cuando vimos que el mercado no estaba libre, no sabíamos por dónde nos podían llegar las mascarillas, si las iba a mandar el Gobierno, dónde comprábamos... Pero en ningún momento nuestros profesionales sanitarios se han encontrado desprotegidos. No ha faltado ningún tipo de material, ni mucho menos respiradores, hasta el punto de que Almería cedió dos a Madrid. Es verdad que en esta bola de cristal no conseguimos ver, y ante el vertigo de no saber qué podia pasar en una semana, hemos querido, por supuesto, aceptar de muy buen grado cualquier donación. Estoy hablando desde grandes empresas a un particular que ha estado haciendo mascarillas. Allí están en la Delegación de Salud acopiadas porque no ha habido necesidad. Y desde aquí agradecer en mayúscula todo gesto para proteger a la provincia. 


¿Va a haber suficientes test rápidos?

Los test rápidos son super importantes para nosotros. En cuanto recibimos los hicimos en las residencias de mayores, se están haciendo a las trabajadoras de ayuda a domicilio y después a todo el personal sanitario. Pero hay un mando único que es el que marca a quiénes se les hacen los test. Ha habido muchos alcaldes que nos han pedido test pero es ese mando el que establece estos protocolos. 


¿Hay aquí también una realidad oculta en las residencias de personas mayores? 

Desde el minuto 0, la Delegación Territorial de Salud se ha volcado en aquellas residencias donde ha habido el más mínimo caso positivo.  Hemos tenido cuatro con bastantes casos positivos: la de Illar, la de Santa Teresa de Jornet, la Ballesol y la Virgen del Rosario de Roquetas. Esas residencias se medicalizaron, se puso un equipo de profesionales médicos, con todos los trabajadores y con las gerencias. Tengo que decir que de 86 positivos que tuvimos, al 50 por ciento se les ha dado de alta. El esfuerzo está dando resultados. Aún así han sido dieciséis personas mayores que han fallecido en residencias y 46 en la provincia. Cada una de esas personas ha sido una derrota, y yo lo asumo como tal. Ese va a ser siempre nuestro miedo, que este covid, mientras esté en la calle, uno de los sitios más vulnerables es una residencia de personas mayores. 


¿Cómo se está preparando la atención primaria para esta nueva fase? 

Por la situación en la que nos encontramos en nuestros hospitales, podemos dedicarnos a hacer otras cosas. De ahí que la Delegación Territorial de Salud está elaborando ese plan para abrir consultas externas, para hacer operaciones programadas, ya se han hecho algunas pendientes. Este tema es muy delicado. Se está viendo qué centros de salud van a abrir y cuáles van a seguir todavía con atención telefónica, pero no podemos estar un mes o dos meses sin que la gente pueda acudir a una atención primaria. El objetivo es ir retomando poco a poco esa actividad. Estoy segura de que será muy difícil que veamos todos los centros de salud abiertos al cien por cien. 


El presidente de la Junta habló de una fecha posible de regreso a las aulas en mayo, pero luego esto no estaba tan claro. ¿Se va a poder volver a las salas físicamente este curso?

Pues todo dependerá, y así lo intentó matizar el presidente de la Junta de Andalucía, de las recomendaciones de la autoridad sanitaria para garantizar la seguridad de la comunidad educativa. Esperamos las instrucciones de ese mando único que es el Gobierno de España. Tenemos que ir de la mano. Educación está trabajando para que si el Gobierno de España dijera que hay garantías sanitarias suficientes, tener un proyecto y un programa de cómo empezar. 


Esta situación sobrevenida ¿ha revelado carencias digitales del sistema educativo? ¿Hay una brecha digital del alumnado?

El Gobierno andaluz ha aportado 5.600 tablets para alumnos de segundo de bachillerato que se tienen que enfrentar a la selectividad y alumnos de las zonas más desfavorecidas porque había un hueco muy importante. Mi opinión personal es que sí hay una importante brecha digital en la provincia, que nos ha pillado a todos, hasta a la propia administración. Entrar aquí es retroceder veinte años digitalmente hablando. No podemos decir que eso no ha podido afectar a Educación, por supuesto que sí. Aquí también hay que valorar el esfuerzo que están haciendo todos los profesores y toda la comunidad educativa. Toda esa parte digital que no tenemos la han ocupado los grandes profesionales de nuestros centros. 


¿Cómo va a ser posible remontar la crisis económica? 

Desde todas las consejerías se está haciendo un trabajo importante para poner medidas encima de la mesa y que vayan a ayudar. El Gobierno andaluz desde el principio ya puso 1.000 millones de euros, 600 de los cuales iban con los avales al cien por cien, y lo hizo en nada. Luego ha puesto a través de la Consejería de Empleo más de 50 millones que ayudarán a más de 160.000 andaluces mutualistas, que se habían quedado fuera de las ayudas del Gobierno por cese de actividad. La primera videoconferencia que he tenido con los sectores productivos de la provincia ha sido con el sector turístico, para tener su pulso. Necesitamos cuanto antes reactivar nuestra economía. El Gobierno andaluz trabaja para que cuando se autorice el desconfinamiento, ya tengamos los planes. 


Andalucía propone ya en mayo fechas para reiniciar actividades. ¿Hay seguridad para ello?

En esa desescalada nosotros no vamos a ir solos, vamos a ir todos juntos, y Andalucía ha puesto su propuesta a disposición. El presidente ha dado tranquilidad porque garantiza que nosotros vamos a dar un plus de exigencia para garantizar y para proteger. Pero la última palabra la tiene el Gobierno de España. 


¿Cómo se presta atención a los colectivos vulnerables, que además ahora serán más y más vulnerables?

El Fondo Social de 2,4 millones de euros es un dinero que pone el Gobierno de España, pero que ya la Consejería de Igualdad ha realizado la transferencia a los ayuntamientos y a la Diputación Provincial. A un problema social de la provincia de Almería, como los asentamientos, la administración andaluza no podía darle la espalda y se ha puesto 1,3 millones para todos aquellos municipios con asentamientos. Y a través de la Consejería de Servicios Sociales se han creado unas comisiones donde se estudia diariamente todos los casos de emergencia que hay en la provincia. Son más de 13 millones los que en este mes se han movido de este sistema de emergencia social. Hay familias que se ganaban el sustento y ahora no pueden. Somos conscientes. 


¿Qué proyectos que hasta hace 40 días eran prioritarios en la provincia se van a tener que dejar aparcados por la emergencia?

Pues mira, eso no se ha planteado ni queremos plantearlo. Almería ha sido el patito feo demasiado tiempo y ahora no nos planteamos que esto pueda suponer un lastre más para la provincia. Habrá que ser realistas, es verdad. Los grandes proyectos a día de hoy siguen en marcha. Almería no se puede permitir prescindir de esos proyectos, como la autovía del Almanzora, el proyecto puerto ciudad, el hospital de Roquetas de Mar… estamos siendo muy firmes. Ahora, en esta caja de Pandora no sabemos lo que nos podemos encontrar. Yo tengo la obligación y el Gobierno andaluz va a estar a la altura de Almería de luchar por esos proyectos.  


 

Temas relacionados
Ayuntamientos Íllar Selectividad Tercera edad Subdelegación del Gobierno Crisis económica Andalucía Salud Entrevistas

para ti

en destaque