SOS en Almería de las residencias de mayores

Preocupación en los centros, entre otros, de Íllar y Pechina

Interior de la residencia de Pechina.
Interior de la residencia de Pechina. Archivo La Voz

“Hemos solicitado, sin éxito a la autoridades sanitarias competentes, que se les haga los test a los trabajadores del centro para evitar poder introducir el virus en el propio centro, sobre todo después de haber tenido el centro en un sistema de aislamiento total, que ha evitado la entrada hasta la fecha del virus”.


Este es parte del comunicado remitido ayer a este periódico por Purificación Ceballos, directora y trabajadora de la Residencia Geriátrica ‘Cortijo Limonero’, en el municipio almeriense de Pechina. En el documento se lanza una especie de SOS para que la Junta, con competencias en este tipo de centros, realice las pruebas necesarias para saber si usuarios y trabajadores de la residencia tienen o no el coronavirus.


La misma demanda existe en otros centros geriátricos de la provincia. En al menos dos de ellos se han dado ya casos positivos (en la edición de ayer se informaba de diez contagios en residencias ubicadas en Íllar y la capital almeriense) y tanto cuidadores como internos quieren tener garantías de no padecer la enfermedad.

Así las cosas, por ejemplo, vecinos y familiares de internos y trabajadores de la residencia de Valleluz de Illar han reclamado también a las autoridades sanitarias que se realicen test de detección del Covid-19 a los residentes del centro a los que aún no se ha sometido a las pruebas - en torno a medio centenar -, así como al resto de empleados a los que aún no se les ha practicado un análisis, esto es, en torno a la treintena, según informa la agencia Europa Press.


Fuentes próximas al centro residencial han expresado su “preocupación” por la evolución de casos al identificarse, al menos, a dos trabajadores infectados así como a seis residentes, quienes en su caso han sido aislados en habitaciones individuales para su seguimiento bajo estrictas medidas sanitarias, de seguridad e higiene.




En el caso de la residencia de Pechina, su directora ha explicado que “la media más drástica que hemos adoptado es el confinamiento total de un grupo de 6 trabajadores con los residentes (30) desde el pasado 24 de marzo”. “Este confinamiento consiste en que este grupo de trabajadoras voluntarias, retribuidas por la empresa se han aislado durante al menos 15 días las 24 horas con los residentes del centro, con el objetivo de aislar totalmente  al centro y evitar así la entrada y propagación del virus entre los residentes que sería letal”, explica Ceballos.


Añade la directora en su comunicado que el motivo de la petición de test rápidos a las autoridades sanitarias es para que “una vez que se vuelva a retomar los turnos de trabajo el próximo 7 de abril, podamos saber con total seguridad que los trabajadores del centro están libres del Covid-19, ya no tanto aquellos que han estado 15 días confinados en el centro, que  se les ha estado tomando la temperatura dos veces al día, y haciendo un seguimiento estricto de su salud, sino sobre todo, aquellas trabajadoras que han permanecido en sus casas durante este tiempo”.


La Junta apunta que es constante la petición al Gobierno el envío de esos test a la comunidad andaluza.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería