Dos almerienses en la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio

La pareja formada por Rodrigo Gálvez y Cristina Kreller asiste al enlace más mediático

Rodrigo Gálvez y su pareja asistieron a la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio.
Rodrigo Gálvez y su pareja asistieron a la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio.

Almería también ha estado presente, este sábado 15 de junio, en los dos espacios que más titulares han copado en los medios a lo largo de las últimas semanas, la Catedral de Sevilla y la finca 'La Alegría', donde el futbolista Sergio Ramos y la presentadora Pilar Rubio contrajeron matrimonio.


Lo ha hecho a través del tatuador almeriense Rodrigo Gálvez y su pareja, la también almeriense Cristina Kreller, quienes asistieron como invitados a uno de los enlaces más mediáticos de los últimos tiempos y lo hicieron vestidos por otro almeriense, Sergi Regal, y compartieron mesa y mantel con personalidades más que reconocidas del mundo del arte y de la cultura. "Y alguien muy famoso de la música, del reggaeton en concreto", apunta Rodrigo Gálvez. "La boda fue verdaderamente alucinante, con esa palabra se puede resumir. Había de todo, era como un parque de atracciones, con varios ambientes... No se escapaba ningún detalle. Nunca había estado en un evento de estas características y, puedo decirte, yo no creo que nunca esté en otro de este nivel o parecido", subraya el tatuador, un tipo humilde al que asistir a una cita de tal envergadura aún le impresiona, a pesar de que lleva casi una década haciéndoles "daño", como el mismo dice, a personalidades tan famosas como los protagonistas de la boda, u otros jugadores de fútbol como Keylor Navas, James Rodríguez o Jordi Alba.


Porque son muchos los que llevan en la piel las creaciones de este almeriense, íntimo amigo de Sergio Ramos y conocido mediáticamente como "El tatuador de los famosos". "Sergio y yo somos muy amigos, porque después de siete años tatuándole tantas y tantas veces solo hay dos opciones: os convertís en enemigos o surge una gran amistad, como ha sido el caso", explica el tatuador entre risas. Una sonrisa que, a buen seguro, se le aparecía en algunas ocasiones durante el enlace y el convite, porque, a pesar de haber utilizado como lienzo la piel de personajes como Marc Anthony, Alejandro Sanz o Rosana, hay quien todavía impone. "A ver... tanto mi pareja como yo sabíamos a donde íbamos, nos acostumbramos rápido a estos ambientes, pero cruzarte en el baño con David Beckham o con Roberto Carlos te puedo decir que todavía me impresiona", apunta Gálvez.


Ante tal número de personalidades famosas, y con el objetivo de preservar al máximo la intimidad dentro de la catedral sevillana y de la finca del jugador del Real Madrid, la organización era muy clara. "A la entrada tuvimos que dejar todos los móviles para que dentro no se pudieran tirar fotos ni nada por el estilo y después nos pusieron unos tatuajes adhesivos para identificarnos a todos los que éramos invitados a la boda", asegura el tatuador almeriense, que sentencia: "En estos eventos toda precaución es poca, es normal que no nos dejen tirar fotos ni grabar para que todos puedan estar como estuvieron, disfrutando y relajados". Igual de relajados que estuvieron en la preboda, donde Gálvez y su pareja compartieron risas y grandes momentos con otro gran artista, Antonio Carmona, quien también se ha sometido a las agujas de Gálvez, lo que ha dado lugar a una gran amistad.


Aunque sorprenda, Gálvez no le ha regalado un nuevo tatuaje a Sergio Ramos para su enlace con Pilar Rubio. "Ya no le caben más", dice entre risas. Pero su regalo sigue siendo una creación del artista almeriense, un cuadro para la casa que él mismo está realizando y que aún no le ha entregado. "Me encanta todo el arte, hago escultura, pintura... por eso quería regalarle a Sergio algo mío, que no fuera un tatuaje, y le estoy haciendo un cuadro para que lo ponga en el salón de su casa", explica el tatuador, quien asegura que no puede dar más detalles. "Ya son demasiados para el secretismo que había", sentencia.


El tatuador de Sergio Ramos que tendrá un estudio en Almería

Rodrigo Gálvez y su marca InkBro estarán, desde este viernes, más presente que nunca en Almería, en concreto en Cortijo Grande, donde el artista almeriense inaugura un estudio de tatuajes que rompe con lo tradicional. "Es un estudio de tatuajes, pero también un espacio de coworking y cuenta con zonas multifunción para realizar talleres, charlas... Y, además, se va a vender material de tatuaje, que aquí en Almería es muy difícil conseguir", explica Rodrigo Gálvez. Un joven almeriense que se ha convertido en el tatuador de confianza de Sergio Ramos, quien ha confiado en él para reflejar en su piel todo tipo de motivos, también sus logros profesionales. Porque la tinta es, sin duda, lo que ha unido a Ramos y a Gálvez.




 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.