José Guirao: “El proyecto del Cable Inglés seguirá adelante”

Primera visita a Almería como ministro de Cultura y Deporte

José Guirao, minutos después de la entrevista, en la Subdelegación del Gobierno central en Almería.
José Guirao, minutos después de la entrevista, en la Subdelegación del Gobierno central en Almería. Juan Sánchez

Cercano y natural, a José Guirao (Pulpí, 1959) le cuesta acostumbrarse a la distancia que lleva implícita el cargo de ministro. Sigue de cerca lo que sucede en Almería y se ha propuesto no hacer promesas que no pueda cumplir.


El Gobierno de Rajoy dejó sobre la mesa la promesa de conceder el 1,5% Cultural al Cable Inglés, una infraestructura en muy mal estado. ¿Va a apoyar el Gobierno de Pedro Sánchez que esto sea una realidad?
El 1,5% Cultural tiene dos partes: una que se dedica a cualquier tipo de patrimonio que está en mal estado y otra más pequeña para bienes­ patrimoniales propiedad del Estado como es el caso del Cable, que pertenece a la Autoridad Portuaria.


En efecto, hay un proyecto de casi tres millones de euros para consolidar y restaurar una zona y hacerla accesible al público. Eso estaba pendiente de aprobar, pero está hecho. No solo por este tema, sino por otros muchos del 1,5% Cultural, vamos a tener una reunión entre Cultura y Fomento la semana que viene para ver todos los proyectos. Y ahí está el Cable Inglés. La información que tengo es que está todo listo y no tiene que haber problema, de modo que seguirá adelante.

El Hospital Provincial, uno de los pocos edificios del XVI que queda en Almería junto a la Catedral, se está recuperando. Ya tiene una subvención del 1,5% cultural, pero existe el compromiso de pedir una segunda. ¿Aboga por seguir adelante con esta colaboración?
Dos cosas. La primera es que ese edificio hay que recuperarlo porque es un lugar maravilloso. La segunda, desconozco su proyecto de nuevos usos y no puedo opinar. Lo normal es que en edificios tan complejos su recuperación se aborde en distintas fases, así que ya veremos. Todo lo que se haga para recuperar el hospital patrimonialmente me parece estupendo.

¿Qué uso le daría?
Es tan grande que se le pueden dar usos muy distintos, no solo cultural. Puede ser un gran contenedor cultural, pero una cosa es el contenedor y otra el contenido. No tiene por qué ser exclusivamente cultural, también puede haber otras cuestiones de tipo social y vecinal. Quizá más social y educativo porque está en una zona de Almería muy interesante, el casco histórico, pegando ya con La Chanca y Pescadería. Puede dar para un proyecto complejo, rico y cercano al día a día de los ciudadanos.

El ex ministro Íñigo de la Serna concedió de forma directa el 1,5% Cultural a la Estación de Tren. Una de las ideas para dotarla de contenido es convertirla en una especie de Casa Encendida. Usted estuvo al frente de ella, ¿qué posibilidades le ve al edificio?
Es muy pequeña para eso. La Casa Encendida es un proyecto complejo donde lo más llamativo son los temas culturales, pero hay muchos temas educativos, sociales, medioambientales. El modelo está ahí para adaptarlo y es de todo el mundo aunque no sé si tiene metros suficientes para hacer algo tan complejo. En cualquier caso, el edificio es excepcional, maravilloso, hay que terminar de recuperarlo y darle uso y si es un modelo parecido al de La Casa Encendida, me parecerá fenomenal.

Festivales como las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro de Almería parecen vivir en una crisis permanente por falta de apoyo institucional, mientras otros del mismo género como el de Almagro cuentan con la apuesta decidida del Ministerio de Cultura. ¿Entra en sus planes aumentar el apoyo a la cita almeriense?
Yo estuve en el origen de esa cita en mi anterior vida, cuando estaba en la Diputación Provincial de Almería. No he seguido su evolución, pero siempre han sido ejemplares a la hora de aunar la representación con el debate. Tienen toda esa parte de investigación que es fundamental. Estoy a favor de apoyar las Jornadas, se hizo un trabajo muy poco a poco que consiguió atraer al público, lo que no es fácil. La idea es buena, la respuesta, al menos lo que yo recuerdo, era excelente y claro que las apoyaremos, lo que hay que ver es en qué situación están.

El Reina Sofía, museo que dirigió, ha destinado una sala al colectivo AFAL. ¿Falta un gran Museo Nacional de Fotografía?
Hace veinte años habría contestado que sí. Ahora la fotografía se ha incorporado a todos los museos de forma natural. Todos los museos de arte contemporáneo tienen sus colecciones. Entonces, ¿se puede hacer? Por supuesto. ¿Es tan imprescindible como hace veinte años? No tanto. Es un debate que se puede tener, si haces un museo pones el foco más, está todo el tema de investigación, es decir, estoy a favor.  Antes era necesario para reinvidicarla, pero en este tiempo ha logrado situarse al nivel de la pintura.


El problema es la falta de recursos, la gente cree que hemos salido de la crisis, pero estamos todavía en periodo de ajustes, tenemos que contentar a Europa y a mí no me gusta, por contentar a alguien, hacer anuncios  que no tengan detrás los recursos. Quizá en ese sentido sea un ministro un poco soso. No pienso anunciar nada cuyos recursos no estén ahí. Es muy frustrante.

¿Cuál va a ser la postura del Gobierno de Pedro Sánchez respecto a la Semana Santa?
Yo ‘El novio de la muerte’ no lo voy a cantar jamás, ni en Semana Santa ni en semana no santa. Creo que los símbolos hay que respetarlos y uno no se puede apropiar de ellos. No soy creyente pero respeto absolutamente a los que creen. Si tú, desde un puesto tan visible, te manifiestas, te apropias de ese símbolo como individuo. He participado en la Semana Santa como espectador desde un punto de vista cultural y antropológico y me emociona, pero no creo que los ministros estemos para eso. Y no estar para eso es un signo de respeto. Las cofradías hacen un trabajo inmenso y es tan respetable lo que hacen que es mejor no meterse.

¿Y a la tauromaquia?
Es una tradición que tiene sus altos y bajos y el Ministerio tiene una serie de competencias menores que va a ejercer. Yo vengo del mundo animalista y tengo a los taurinos a la defensiva y a los animalistas, a la expectiva. Mi teo­ría es que las tradiciones ni se crean ni se quitan por decreto, las crean las sociedades, unas desaparecen y otras crecen o se transforman. No me veo haciendo ningún decreto que prohíba ninguna tradición. No voy a ir a una corrida de toros ni a cantar ‘El novio de la muerte’, pero claro que los respeto.

La futura Biblioteca Municipal de Almería tiene abierta una encuesta para decidir su nombre y Carmen de Burgos y José María Artero lideran las votaciones. ¿Por cuál optaría?
Votaría a favor de los dos. No puedo elegir, primero porque están los dos fallecidos y luego porque su trayectoria cultural es impresionante. Artero estuvo detrás del grupo AFAL y de Carmen de Burgos, qué vamos a decir. A mí cualquiera de los dos nombres me representa como almeriense, estoy a favor de los dos.

 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería