Cuentos que se basan en el legado oral de los ancianos de los Filabres

Narrarán, en cuatro pueblos, los relatos creados gracias a los testimonios de sus mayores

Paula Mandarina graba todo lo que le cuenta sobre su vida Inocencia, una anciana natural de Velefique.
Paula Mandarina graba todo lo que le cuenta sobre su vida Inocencia, una anciana natural de Velefique.
Francisco G. Luque 21:39 • 23 sept. 2022

El patrimonio oral es tan importante como el tangible, como los monumentos centenarios o esas fotografías en blanco y negro metidas durante décadas en una vieja lata de galletas. Muestran cómo era la vida en otros tiempos. Pero nada lo hace mejor, de una forma tan directa y descriptiva, como la palabra, la viva voz de los protagonistas de historias que, desgraciadamente, el nuevo mundo enganchado a la prisa acaba silenciando.


Este sábado el Salón Social de Olula de Castro será escenario, a partir de las 18:00 horas, de una hermosa actividad. Bajo el nombre de Palabras de Filabres, el narrador sevillano Filiberto Chamorro contará tres relatos inventados, pero cuya base parte de historias verdaderas de los mayores de este pueblo de la comarca de Los Filabres-Alhamilla.  


“La idea de hacer este evento surge porque no queremos que se pierda la memoria de nuestros mayores. Las generaciones que vivieron la Guerra Civil ya van desapareciendo y con ellas sus vivencias y recuerdos. Esos testimonios, que tienen un grandísimo valor, no estaban recogidos en ningún sitio”, informa Paula Mandarina, organizadora de esta actividad que pasará por tres municipios más.



El domingo, a las 12:00 horas, desde la Plaza de las Escuelas de Senés partirá una ruta ‘encuentada’, un formato que hará que los relatos narrados por la jiennense Noelia Camacho tengan tres ubicaciones distintas en una misma localidad. Un atractivo encuentro cultural y una buena oportunidad para conocer las bondades de este pequeño pueblo almeriense en el que las nuevas generaciones escucharán los recuerdos de sus abuelos convertidos en cuentos que ayudarán a conservar este legado oral. 


También tendrán la oportunidad de hacerlo el siguiente fin de semana. El sábado día 1 de octubre en el Teatro de Velefique (20:00), con la narradora almeriense Paula Mandarina, y al día siguiente, en el Centro de Interpretación de Castro de Filabres, a las 12:00 y bajo la narración de Chamorro. En estos dos casos, la actividad tendrá lugar en un punto fijo, ya que se han valorado las necesidades de los mayores, que son los protagonistas de este evento que llevará sus palabras, vestidas de interesantes cuentos, por toda la comarca. 



Grabaciones

“Hace unos meses los ayuntamientos de estos cuatro pueblos convocaron a sus ancianos pero que se reunieran con nosotros, si querían, y nos pusimos a grabar”, comenta Paula, que estuvo en suelo velefiqueño recopilando mediante conversaciones, con su grabadora en mano, cada frase que le contaban los mayores del lugar a los que tuvo delante. Conoció sus historias, cómo conocieron a sus parejas, lo que era ir a baile a principios del siglo XX o la infancia de los que tuvieron que vivir la siempre cruel guerra.



“Ha sido una experiencia realmente increíble. Todas estas personas mayores han sido muy generosas con nosotros, nos han contado todo y hemos podido aprender muchísimo de esta zona”, dice la narradora almeriense. Pone como ejemplo el caso de Velefique, “que no tuvo luz hasta los años 60”, esos lavaderos “llenos de vida” donde se reunían la mujeres. Con un cariño muy especial, Paula Mandarina destaca su charla con Inocencia, anciana de 90 años que emigró a Barcelona y vuelve todos los veranos a su tierra natal, Velefique. “Me cantó una letra de su abuela, una canción que tenía casi cien años”, recuerda.  


Con cada una de esas anécdotas, de las mil historias experimentadas que ahora salen a la luz gracias a las voces de los que las vivieron, los narradores han creado una serie de cuentos con los que van a volver a los pueblos en los que se inspiraron. Se contarán tres relatos en cada uno de ellos, con música o paseo entre uno y otro. “Es toda una oportunidad sensorial: vas a un pueblo, escuchas cuentos narrados por profesionales y encima es un día de excursión”, detalla Paula Mandarina.


Vida ante la despoblación

"La gente mayor agradecía que los escucharan, que les diésemos nuestro tiempo", confiesa Paula, una vecina de Aguadulce que tuvo esta maravillosa idea a la que dio forma la Diputación Provincial de Almería. “Se escogió esta zona, la comarca de Filabres, porque es de las más despobladas de la provincia y estas actividades dan vida”.


Temas relacionados

para ti

en destaque