Carboneras

Endesa desconecta la central Litoral de Carboneras tras 36 años de actividad

La instalación será desmantelada y se proyectan planes de futuro sostenibles para la zona

Después de 36 años de historia, en los que ha producido más de 183.000 gigavatios hora (GWh), cifra equivalente al consumo de electricidad en Andalucía durante cuatro años y medio, la central térmica Litoral de Carboneras pone punto y final a su actividad tras la desconexión de los principales equipos de generación, que sumaban entre los dos un total de 1.159 megavatios de potencia. 

La instalación de Endesa abrió sus puertas este jueves 16 de diciembre a los medios de comunicación para hacerles testigos del apagado histórico de una central que, además de haber sido desde su construcción un icono visual en la costa carbonera, ha generado centenares de puestos de trabajo desde 1985, siendo uno de los principales caladeros de empleo directo e indirecto para la zona junto con la cementera.

Este hito supone un paso adelante en el proceso de transición justa que Endesa está promoviendo en toda España, donde ya ha dado pasos en este camino hacia la descarbonización con el cierre de las centrales térmicas de Andorra (Teruel), Compostilla (León) y está tramitando el de As Pontes. En Carboneras este proceso de transición justa tiene también como objetivo, como en el resto de las centrales, sustituir la capacidad de generación de esta central térmica por tecnologías limpias y renovables en la provincia, así como la creación de riqueza y empleo en la zona, a través del desarrollo de proyectos industriales en los terrenos de la central, que cumplan criterios de sostenibilidad social y ambiental.

Todo un emblema para la zona
"La central térmica Litoral es todo un emblema para esta zona, su actividad, su tecnología supusieron toda una innovación a lo largo de los años, aquí hemos albergado proyectos únicos y ahora vamos a seguir siendo pioneros con un cierre en el que se generará de nuevo empleo local, llevando a cabo cursos de formación y buscando el desarrollo de iniciativas que permitan un nuevo futuro para la zona", señala Rafael Sánchez Durán, director general de Endesa en Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla, quien ha sido uno de los encargados de desconectar este jueves la sala de control de la central.

Junto a él ha estado el director de la central Juan Luis Redondo, quien en este momento tan emblemático, acompañado de algunos de los trabajadores de la central comentaba que "finalizamos esta etapa, pero empieza una nueva fase en el desarrollo de este emplazamiento con la aplicación del plan Futur-e, único en Andalucía, que permite entre otras muchas cosas, que personas que hasta ahora trabajaban aquí tengan un futuro en el desarrollo de proyectos y energías renovables en la zona".

Visita y desconexión
Tras las intervenciones, se procedió a visitar la central Litoral, que cuenta con una planta de microalgas donde se investiga desde 2006 su uso para la captura y fijación de CO2 y sus extractos de interés en el sector agroalimentario. Esta investigación seguirá como mínimo diez años más tras el cierre de la central tras llegar Endesa a un acuerdo con Algaville para la construcción de una innovadora planta a escala industrial que tendrá una inversión de la segunda empresa de más de tres millones de euros.

La visita llegó a la sala de control y se procedió a la desconexión del grupo de generación que por razones de seguridad zonal ha permanecido activo desde que Endesa pidiera permiso para su cierre en diciembre de 2019, a la espera de la puesta en servicio de la red Caparacena-Baza-La Ribina (400 kv). A partir de ahora se inicia el proceso de desmantelamiento, siguiendo criterios de "economía circular", formación a personal "especializado" y generación de "sinergias" con diferentes entidades de la zona a las que se les irá donando elementos. 

Un legado renovable 
Con el compromiso de hacer una Transición Energética Justa en Carboneras, Endesa puso en marcha en 2020 el Plan Futur-e que tiene como finalidad contribuir a mitigar el impacto que estos cierres puedan tener sobre la población local a través de 4 ejes: búsqueda proactiva de empleo; fomento de la actividad económica en la zona; formación y capacitación de la población local e iniciativas de sostenibilidad del municipio.

Endesa ha recibido 14 propuestas vinculantes de 10 promotores diferentes que se han presentado al concurso internacional del Plan Futur-e y que versan sobre temáticas relacionadas con la economía circular, la acuicultura, los biocombustibles, el turismo y la logística. Para analizar la idoneidad de las ofertas presentadas, se ha constituido una mesa de evaluación que actualmente está valorando especialmente su adecuación a las necesidades de la zona, su viabilidad empresarial, su capacidad para generar empleo y la sostenibilidad en el municipio. La mesa de evaluación está conformada por la Universidad de Almería, el Ayuntamiento de Carboneras, la Junta de Andalucía, el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, la Autoridad Portuaria de Almería y Endesa.

Por otro lado, además del concurso internacional para la búsqueda de proyectos (Plan Futur-e), Endesa instalará placas de energía solar de unos 1.200 megavatios de potencia que sustituirán a los 1.159 de la central térmica, apostando por las tecnologías limpias. Esto supondrá una inversión de unos 1.200 millones de euros y la creación de más de 2.000 empleos equivalentes durante la construcción y del entorno de 400 en la fase de operación y mantenimiento, siendo uno de los legados que dejará Endesa a Carboneras y alrededores. 

Desmantelamiento y empleo
El plan Futur-e se halla permanentemente abierto a incluir de manera flexible nuevas iniciativas, y actualmente se encuentra también diseñando cursos de formación para fomentar el empleo local en las actividades de desmantelamiento de la central, para las cuales se necesita mano de obra especializada. Estos cursos se realizan en el marco del acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento de Carboneras, la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía y Endesa. Estarán estructurados en tres programas de formación profesional en los que participarán 400 alumnos que serán seleccionados por el Servicio Andaluz de Empleo, entidad adscrita a la Consejería. 

El plan de cierre y posterior desmantelamiento de la central supondrá durante los próximos 4-6 años que duren los trabajos, la creación de 82 empleos directos, en los que primará la mano de obra local y la formación de personal especializado. En este sentido Endesa lleva trabajando desde 2020 en la recolocación de los 120 trabajadores que tenía la central, garantizando su continuidad laboral y ofreciéndoles cursos de formación para la incorporación a sus nuevas ubicaciones relacionadas en la mayoría de los casos con el desarrollo renovable.

El desmantelamiento y la demolición de todos los edificios, instalaciones y equipos de la central supondrá una inversión de 60 millones de euros, y se llevará a cabo siguiendo principios de economía circular, con el objetivo de valorización de materiales por encima del 90% y la obtención final de un certificado de residuo cero. 
 
La sostenibilidad será otro de los ejes en esta fase, teniendo no solo la economía circular como eje central, sino también estableciendo criterios de Creación de Valor Compartido, que permiten establecer una relación a largo plazo con las partes interesadas locales, promoviendo una cultura ética que fomente la capacitación profesional de los empleados, acompañando al desarrollo de los entornos sociales (contratación local), y utilizando de manera sostenible los recursos naturales.




 

Temas relacionados
Carboneras Endesa

para ti

en destaque