Roquetas de Mar

El Cañarete podría abrirse de forma “intermitente” en la primera semana de marzo

La Subdelegación informa en un comunicado del progreso de las obras

La carretera de El Cañarete, cortada por obras.
La carretera de El Cañarete, cortada por obras. La Voz

La carretera de El Cañarete, cerrada al tráfico desde la madrugada de 31 de diciembre cuando cayó sobre la calzada una roca de casi 4 toneladas de peso, podría abrirse "de forma intermitente" en la primera semana de marzo, cuando se concluya la fase 1 de las obras; esto es, la limpieza de toda la pared de la roca suelta que presenta peligro de derrumbe con el objeto de "evitar nuevos desprendimientos".


Así se desprende de un comunicado que la Subdelegación del Gobierno ha remitido este jueves para informar de la situación actual de las obras.


Según la nota, "casi en tiempo récord", dado los los trámites administrativos que requiere una actuación de este tipo, "que debe contar también con la preceptiva autorización en Consejo de Ministros", el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana aprobó la realización de obras de emergencia en el tramo afectado para lograr la estabilización del talud y evitar nuevos derrumbes. Estas obras se aprobaron el pasado 27 de enero y los trabajos en la carretera comenzaron el 5 de febrero.


El subdelegado del Gobierno, Manuel de la Fuente, lamenta las molestias que las obras y el cierre de la carretera están ocasionando. “Empatizo con el grado de malestar de los conductores afectados pero, desde mi responsabilidad, se está haciendo todo lo posible a nivel técnico y humano, en coordinación con la Demarcación de Carreteras, la Jefatura Provincial de Tráfico y la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Confío en que la posibilidad de abrir El Cañarete de forma intermitente, solución que se plantea a corto plazo, pueda aliviar esta situación para hacerla más llevadera hasta que finalicen las obras”, señala.


Por otra parte, además de las obras de emergencia que se acometen en la actualidad, la Dirección General del Carreteras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ya ha aprobado el proyecto de tratamiento integral de los desprendimientos de la N-340 en El Cañarete, una actuación dividida en 10 tramos a lo largo de toda la carretera (más el tramo actual, donde ya se están ejecutando las actuales obras de emergencia). El proyecto está pendiente de licitación cuando haya nuevos Presupuestos Generales del Estado. La inversión aproximada en este proyecto de restauración integral de todo el talud de El Cañarete se sitúa en torno al millón de euros.


El estado actual de las obras

En la actualidad, la situación de las obras de la carretera de El Cañarete es la siguiente:


- Las obras se están desarrollando sobre un talud de pared de 140 metros lineales por 90 metros de alto. Los trabajos, declarados de emergencia el pasado 27 de enero, cuentan con un presupuesto de 639.224 euros.


- En este momento se está en la primera fase de las obras, que consiste en la limpieza de toda la pared de la roca suelta que presenta peligro de derrumbe. Es una fase que hay que hacer con sumo cuidado, para dejar toda la pared limpia y hasta que se esté seguro que no se van a producir más desprendimientos. En esta primera fase se retirará también la malla de triple torsión dañada por el último desprendimiento de rocas de gran tamaño (de hasta 4 toneladas de peso) la noche del 30 al 31 de diciembre pasado.


-Desde el último desprendimiento, la carretera está permanentemente cortada y adecuadamente señalizada con la prohibición de paso. Además de por el peligro potencial de desprendimientos, la carretera está ocupada por los depósitos de rocas y malla que se están retirando del talud.


-Cuando esta primera fase esté completada, comenzará la segunda, en la que se realizarán los anclajes. En esta segunda fase, primero se perforará el talud, se introducirán cables de acero, se inyectará mortero de cemento y se tensarán los citados cables. Con esto se conseguirá que las rocas de mayor tamaño queden ancladas a la zona más profunda del macizo.


- La tercera fase consistirá en la instalación de barreras dinámicas de protección anti-desprendimientos, que serán las encargadas de interceptar los bloques que puedan desprenderse del talud. Por otra parte, se colocará una cortina de guiado de desprendimientos, que evitará que las rocas que puedan caer se salgan de la trayectoria estimada, asegurando así su interceptación por las barreras dinámicas instaladas.


- Una vez superada la primera fase de las obras, en la que no se puede abrir la carretera por razones obvias de seguridad para los conductores, la Demarcación de Carreteras está estudiando que El Cañarete se pueda abrir desde las 7:00h. a las 9:00h. de la mañana para no interferir y no afectar al normal desarrollo de las obras.


- La fase 1 podría prolongarse, según las estimaciones de Carreteras, hasta los primeros días de marzo.


- En tanto que esta solución se pueda poner en marcha, está prevista, entre otras medidas, reforzar la presencia de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en los accesos a la A7 en las horas de mayor intensidad de tráfico, actuación que se completará con la presencia en horas punta del helicóptero de la DGT para atender lo antes posible las incidencias que puedan producirse.


-En los paneles de mensajes variables de la A7 se avisa a los conductores del riesgo de alcances en ese tramo.


-Junto a estas medidas, la Jefatura Provincial de Tráfico, en una nota de prensa remitida este miércoles, recordó otras habituales que se plantean cuando se producen este tipo de situaciones y que son recomendaciones que se ofrecen a los conductores para minimizar los efectos derivados de las retenciones.


- Desde el 1 de enero hasta el pasado 11 de febrero (42 días) se han registrado en el tramo de la A7 entre la salida de Bayyana y El Parador (9,9 km) 9 accidentes de tráfico: 4 con daños materiales y 5 con heridos, todos leves.

 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería