Cuevas del Almanzora

“¿Con qué permiso tocas mi móvil?”: Correos indemnizará a un empleado

El empleado había sido sancionado por grabar, supuestamente, audio en la oficina

Moscardó posando con la sentencia del TSJA.
Moscardó posando con la sentencia del TSJA.

“¿Has tocado mi teléfono? ¿Con qué permiso, si es mío?”. Con estas palabras, un empleado de Correos en Cuevas de Almanzora se enfrentaba allá por 2017 en su oficina a una situación en la que, ahora, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía le da la razón.


Tal y como detalla la sentencia de la Sala de lo Social del TSJA a la que ha tenido acceso LA VOZ, los hechos se produjeron cuando la directora de la oficina de Correos en Cuevas del Almanzora encontró en una mesa un móvil cargando. “Al acercarse para coger dicho teléfono, se activó la pantalla observando que tenía activada la aplicación de grabación de audio desde hacía más de cuatro horas”, explica la propia sentencia.


Por este supuesto hecho, Gonzalo Moscardó, el empleado propietario del móvil, fue sancionado por Correos a una sanción de empleo y sueldo de seis meses.

La empresa consideraba que esa supuesta grabación hecha con el móvil suponía “una falta disciplinaria de carácter muy grave”.


TSJA

Sin embargo, aquella sanción solo fue el principio de un largo recorrido judicial que ha terminado en Granada, en el TSJA.


No en vano, Moscardó recurría esta sanción, solicitando que los tribunales la hicieran nula, por dos motivos: en primer lugar, porque Correos no le dejó declarar, cuenta, ante su abogado o su representante sindical. “Me hicieron declarar delante de la directora de la oficina... Era coacción”, narra el empleado en declaraciones a LA VOZ.


No obstante, más allá de este hecho que desde Alvores Abogados Asesores -el gabinete jurídico encargado de esta batalla legal de Moscardó- consideran como “un defecto de tramitación en el procedimiento”, este trabajador de Correos recurría la sanción por algo más importante si cabe:  el hecho de que la directora de la oficina cogiera su teléfono hasta ver que la aplicación de la grabadora estaba funcionando (supuestamente), supone “una vulneración de los derechos fundamentales a la integridad física y moral, al honor, intimidad personal y a la propia imagen, así como al secreto de las comunicaciones” para el sancionado.


Dicho en otras palabras, y tal y como preguntaba en 2017 el propio Moscardó cuando la directora de su oficina le planteó si ese era su teléfono, la superior de este empleado de Correos habría invadido su intimidad al coger el móvil.


Así las cosas, el TSJA ha terminado dándole la razón a Moscardó. La sentencia condena a Correos a indemnizar a su empleado con una cantidad de 12.501 euros y, además, a hacerse cargo de las costas (400 euros).


Todo ello, después de confirmar que en aquel día de 2017, en la oficina de Correos de Cuevas del Almanzora se produjo una “intromisión ilegítima con lesión y vulneración de derechos fundamentales y libertades públicas, habiéndose vulnerado el derecho a la intimidad” de Moscardó, declarando nula aquella sanción a una suspensión de empleo y sueldo de seis meses por la que tuvo que pasar el empleado de Correos.


Ahora, Moscardó asegura estar “contento y algo aliviado” después de “mucho sufrimiento”, en un calvario que arrancó con seis meses sin cobrar y sin trabajar.


“Llevan desde 2014 buscándome las cosquillas”

Según narra el propio Moscardó, esta violación de su intimidad acreditada ahora por el TSJA es tan solo una de las tantas situaciones vividas en su puesto de empleo. “Lo llevo padeciendo desde 2014. Hay una campaña contra mí”, denuncia este trabajador de Correos.


De hecho, a pesar de haber ganado en los tribunales a la empresa, Moscardó teme que la situación está lejos de acabar. “Me han creado mala fama en la oficina”, cuenta.


Además, se muestra preocupado por quedar como “el malo de la película; ahora el que hace el trabajo mal soy yo”.


Así, Moscardó sospecha que esta victoria judicial no mejorará su situación laboral en Correos. 



Sindicato

Por su parte, el representante del sindicato SiPCte  en Almería, Francisco Sabio, valora esta sentencia “como un varapalo judicial contra la empresa Correos, ya que sienta un precedente, pues ningún sindicato de los que tienen representación en Almería había llegado tan lejos contra la empresa”, plantea Sabio.


Además, el responsable sindical se congratula de que la sentencia del TSJA  sirva para “restituir la honradez y profesionalidad del trabajador, que también representa al sindicato SiPCte en la zona del Levante”.


Intimidad

Desde el propio SiPCte, Sabio va más allá y señala que la directora de la oficina de Cuevas del Almanzora “emprendió una cruzada contra este trabajador, primero por afiliarse al SiPCte y, en segundo lugar, por denunciar los recortes impuestos por la empresa en esa población”, denuncia.


“La sentencia deja bien claro que los jefes vulneraron el derecho a la intimidad del compañero y tendrá que ser indemnizado por ello”, concluye Sabio.


Además, Sabio anuncia que, una vez ganada esta batalla en los tribunales, el sindicato “interpondrá una nueva denuncia ante la Inspección de Trabajo aportando dicha sentencia” de la Sala de lo Social del TSJA. Por ahora, Moscardó ha conseguido que los tribunales le den la razón frente a Correos.


 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería