Colectivo Desencuadre: contar con la fotografía

“¿Qué sentido tiene hacer fotografías hoy cuando hay millones de instantáneas en todas partes?”. Es la pregunta retórica que se hace el artista Joan Fontcuberta en su libro La furia de las imágenes. Y como ésta es una historia de plantearse preguntas, Carlos de Paz, colega de oficio, contesta con otra: “¿Y qué sentido tiene escribir hoy si todo el mundo escribe y publica?”. La diferencia, la gran diferencia, es contar algo. “No se trata de captar un retrato con la técnica más perfecta, sino de qué estás contando. Contar algo da sentido a seguir haciendo fotografías”.


Contar algo. Es la pretensión con la que nace el Colectivo Fotográfico Desencuadre. Con sede en el WoodWork Coworking de la calle González Garbín de la capital, suma ya unos 40 integrantes. Integrantes de lo más diverso cuando la diversidad se entiende como una fuente de enriquecimiento constante. “Esos puntos de vista diferentes nos complementan, nos enriquecen”, comenta Pilar Guerrero, una de los miembros. “Contar algo es siempre lo más difícil”, retoma Francisco del Águila, otro.


Se trata de personas que, en un momento u otro, han asistido a clases con De Paz, ese fotógrafo madrileño que llegó a Almería hace tres décadas y ya nunca se marchó. Pero, ¿y por qué estos alumnos y no otros (nuevo interrogante)?



Reunión del colectivo fotográfico, en su sede del WoodWork Coworking./ F. González Vivas
Reunión del colectivo fotográfico, en su sede del WoodWork Coworking./ F. González Vivas


“Yo creo que hay un factor determinante y es el interés por el lenguaje fotográfico, por expresar y llevar esta disciplina más allá de la técnica y de la cámara, que es uno de los problemas de los que adolece la fotografía. En general los fotógrafos, sobre todo los aficionados, suelen ser personas que hablan demasiado de técnicas y de cámaras y menos de contenido y aquí es al revés. Nos interesa más el contenido que el tamaño del teleobjetivo; y eso es lo que nos unió”, explica Carlos, presidente de Desencuadre (porque tiene que haber un presidente, en el fondo es una estructura horizontal).



Exigirse es otro de los puntos cardinales del colectivo que cuenta con integrantes profesionales y aficionados pero que, dentro de esa inmensa variedad, siempre busca “un alto nivel de calidad formal y estilística”. Así, se respetan las diferentes tendencias, mas sin bajar la guardia, huyendo de las ‘fotitos’. “Hay una frase que dice uno de los socios fundadores que yo siempre repito y es dale un par de vueltas más, exígete más”, apunta De Paz.


“No hablamos de tener una técnica depurada, hay fotos con cámaras de bolsillo que son auténticas maravillas, la exigencia es a nivel de expresividad, tiene que haber un discurso y decir algo, no vale un balbuceo”, añade Pepe Jiménez, responsable de actividades.



Miembros de Desencuadre charlan animadamente en la zona de cafetería del coworking donde tienen su sede. /Francisco González Vivas
Miembros de Desencuadre charlan animadamente en la zona de cafetería del coworking donde tienen su sede. /Francisco González Vivas


Aportar

En la tierra de Manuel Falces y Carlos Pérez Siquier, del Centro Andaluz de la Fotografía y la luz y el cine, ¿qué puede aportar el Colectivo Fotográfico Desencuadre? La inesperada respuesta a la enésima pregunta es huir de los tópicos. En el sentido de que sí, en Almería hay un luz maravillosa, pero en el norte también. Sí, aquí se han hecho muchas cosas de fotografía, pero aún hay mucho por hacer. Y sí, aquí hay muy buenos fotógrafos, pero también malos, como en todos sitios. “La intención (y por eso hemos ido muy poquito a poquito) no es competir con nadie, ni creernos que somos más ni menos que nadie, es ir con humildad y hacer las cosas como creemos que tenemos que hacerlas. No pretendemos dar lecciones”, responde Carlos de Paz.


“Quizá contribuir a darle fuerza a la cultura desde nuestro humilde punto de vista fotográfico, relacionándonos con otros colectivos y otros artistas, y tratar de sumar, de hacer cosas interesantes”, dice Pepe Jiménez.


Y reanuda De Paz: “Es cierto que existe una vocación de poner en valor la fotografía y su historia como elemento cultural de primer orden para el desarrollo humanista de la sociedad, de hecho, es uno de los puntos de nuestro decálogo”. Decálogo alto secreto hasta la presentación del colectivo el próximo 21 de marzo, en el Museo de Almería, a las 19 horas.


Todos tenemos cámaras, pero ¿qué podemos hacer con ellas? Recuperar el interés haciendo fotos, viendo fotos, hablando sobre fotos, celebrando encuentros y salidas. En definitiva, contagiar y transmitir esa inquietud está en el ADN de Desencuadre.


En este punto es Carlos de Paz quien interroga a uno de los miembros, Alberto Engeln. Con una importante experiencia fotográfica, ha participado en los Encuentros de Arlés, festival que se desarrolla cada verano en la ciudad del sur de Francia. “Albert, ¿por qué te has apuntado a Desencuadre?”. “Vivo en Almería desde hace años, hago fotos hace tiempo y necesitaba encontrar gente interesante para poder compartir y salir un poco de mi soledad”, contesta.


Actividades

Con un año de trabajo en la sombra estableciendo sinergias y encontrando su camino, Desencuadre ha participado en la última edición de la carrera solidaria de Aspapros (Asociación de Padres, Madres y Protectores de Personas con Discapacidad Intelectual de Almería) y ha mantenido encuentros en torno a la fotografía, como el de hace unos días a propósito del documental AFAL, Una Mirada Libre (1956-1963) de Alberto Gómez Uriol.



Integrantes de Desencuadre en la última carrera solidaria de Aspapros, en la que colaboraron de forma activa. / Francisco González Vivas
Integrantes de Desencuadre en la última carrera solidaria de Aspapros, en la que colaboraron de forma activa. / Francisco González Vivas


Con alguna actividad interna, pero sobre todo propuestas abiertas al público, el pasado sábado presentaron la sala de exposición permanente que tienen en su sede del WoodWork Coworking -donde el intercambio de ideas es continuo-. Allí llevarán a cabo muestras de cada uno de los integrantes de la asociación que se cambiarán con regularidad. Lo mismo sucederá en su página web, que servirá de plataforma para dar a conocer su trabajo.


Charlas, debates relacionados con niños y adolescentes y el tema de la imagen y con la enorme paradoja de que aunque se capten más instantáneas que nunca, existe una gran incultura fotográfica centrarán la atención del colectivo, que ya trabaja junto al geógrafo y urbanista Rodolfo Caparrós en el que será su proyecto más ambicioso de este año: las primeras jornadas en torno al paisaje. Varios días de trabajo con ponencias de alto nivel, salidas y exposiciones que podrían celebrarse en torno al mes de septiembre.


Listado de integrantes del colectivo

Socios fundadores del Colectivo Fotográfico Desencuadre:

Carlos de Paz

Lola Vizcaíno

Francisco del Águila

José Antonio Segura

Mª Inmaculada Romacho

María Belén Barón

Francisco González

Yukun Chen

Mª del Pilar Guerrero

Antonio J. Martínez

Diego Ángel Hernández

José Jiménez García


Listado de socios del Colectivo Fotográfico Desencuadre:

Carmen Nieves Torres

Francisco Villegas

Amós García Cruz

Albert Engeln

Rosa Pilar Ruiz Romero

Susana Enrique Escánez

Nicole Pawlowski

Mª Trinidad Escoriza

Mª Dolores Treviño

Martín Piquer Mascaró

Miguel Ángel Rubio

Ana Cayuela Muñoz

Lourdes Gordillo Resa

Francisco José Molero

Marina Rodríguez

Marisol González

Verónica Fuentes

Francisco Carmona

Vicenta Guirado

Federico García Maroto

Rafael Góngora

Amable Mª Marín

Bartolomé Dueñas

Juan Ignacio Martínez

Giuseppina R. Aguado

Iván López Pérez


La instantánea que abre este post es obra de Pepe Jiménez

 

Temas relacionados
Literatura Gente

para ti

en destaque