La crisis de precios de las hortalizas une a todo el campo almeriense

Las organizaciones destruyen toneladas de pepino, calabacín y berenjena y exigen medidas

Destrucción de pepinos ayer en el paraje ejidense de La Molina.
Destrucción de pepinos ayer en el paraje ejidense de La Molina.

El paraje ejidense de La Molina se alfombró ayer de pepinos en una protesta del sector por el hundimiento de precios de los últimos días. La crisis de cotización que afecta a las hortalizas invernadas almerienses -principalmente pepino, pero también berenjena y calabacín- unió ayer a todos los eslabones del campo almerienses, desde la producción a la comercialización. 


Si otras circunstancias como la nueva normativa sobre la Ley de la Cadena Alimentaria no ha puesto de acuerdo a las organizaciones del agro almeriense, la debacle en las pizarras sí que ha conseguido juntarlas solicitando medidas a las distintas administraciones.

En el acto de protesta, con retirada de toneladas de producto, estuvieron presentes representantes de Coag, Asaja, UPA, Coexphal y Ecohal. Los productores y comercializadoras esgrimen que el pepino está cotizando a un precio por kilo que no supera los veinte céntimos, cuando el coste de producción supera al menos los treinta céntimos. 


Los productores apuntan a la competencia desleal de terceros países y a que no hay un control exhaustivo de mercancías por parte de las autoridades competentes, por ello exigen medidas para que cultivar estas hortalizas continúe siendo viable.

La destrucción de género ayer en El Ejido, tras la realizada en El Toyo, llega después de que, con la intención de incrementar los precios en origen mediante la disminución de la oferta, Coexphal haya solicitado a las autoridades que habiliten entre dos y tres puntos de acopio para la retirada de producto al tiempo que han pedido a los asociados que retiren hasta el diez por ciento del género.



El presidente de Coexphal, Juan Antonio González, ha reclamado a las administraciones que se impliquen y “tomen conciencia” de que se está “inundando el mercado con productos de terceros países y, mientras hay gente pasando falta, se tira el producto porque no es rentable cogerlo”.


El responsable de Coag, Andrés Góngora ha acusado de “negligencia” al Gobierno “ante una situación que se ve venir cada años” y le ha pedido que actúe ante Bruselas “porque no se están cumpliendo los acuerdos con Marruecos ni en volumen de toneladas ni en precios”.


Los representantes consideran que es una crisis de rentabilidad porque se está vendiendo a pérdidas.

 

Temas relacionados
Agroalimentación Crisis económica Invernaderos El Ejido Campaña agrícola

para ti

en destaque