Meliá abandona Almería con su marcha del Hotel Tryp Indalo

Los propietarios del establecimiento negocian la llegada de un nuevo grupo hotelero

Imagen del Hotel Tryp Indalo, en la encrucijada de la carretera a Los Molinos.
Imagen del Hotel Tryp Indalo, en la encrucijada de la carretera a Los Molinos.

Sol Meliá, el primer grupo hotelero español con 140 establecimientos, abandona Almería, tras haber llegado a contar con tres hoteles y apartamentos turísticos. A finales de este mes, la cadena mallorquina de la familia Escarrer dejará el hotel Tryp Indalo, en la Avenida del Mediterráneo de la capital, tras finiquitar el contrato de arrendamiento con el propietario Juan Mañas Cano y decidir no renovarlo.


El grupo inmobiliario tiene varias ofertas encima de la mesa, entre ellas la de Occidental Hotels, del Grupo  Barceló, que pueden tomar en breve el relevo de los insulares.


Meliá llegó a sumar hace una década cerca de mil habitaciones en la provincia, sumando al Tryp los dos hoteles de Almerimar y los apartamentos turísticos, cuya gestión está ahora en manos de la familia Escorial, a través de la cadena AR Hoteles.


El hotel Tryp, de 186 habitaciones y once salones para banquetes y convenciones, cuenta con una plantilla de en torno a 30 empleados. Está situado en la zona media de la Avenida del Mediterráneo en lo que fue el antiguo barrio de San Luis. Cuenta también con 70 plazas de aparcamiento, el restaurante Portomagnus y Cafetería La Almedina. Fue inaugurado el 17 de marzo de 2004, cuando el párroco del barrio, Antonio Felices, bendijo el nuevo establecimiento derramando el agua bendita con el hisopo dorado.


El hotel fue diseñado como un moderno hotel urbano en  esa nueva zona de expansión de la capital con prestaciones muy funcionales y bien ubicado para encuentros de negocios, congresos y convenciones, relativamente cerca del centro histórico y turístico de la ciudad. Ha tenido que pasar, sin embargo, en los últimos años por distintas vicisitudes de negocio, por una crisis económica y financiera que provocó una bajada generalizada de precios por debajo de los 50 euros la pernoctación individual.

Iván Candela fue su primer director y Tony García su primer chef. Otros profesionales que pasaron por sus instalaciones fueron, entre otros, Ana Ibáñez, Arístides Martos, Cásar Sánchez, Pedro Franco, Carmen Usan, José Arias y María Conde.


Aquella fiebre de los nuevos hoteles

Fueron esos años en los que Almería parecía que se comía el mundo con la inminente celebración de los Juegos Mediterráneos. Además del Estadio y la mejora de instalaciones, uno de los paradigmas de la expansión de la ciudad en esos años preolímpicos -prologados en Túnez por el micrófono amarillo de Joaquín Jiménez y el salto atlético de Megino- fue la nueva Avenida del Mediterráneo (la antigua Carrero Blanco) donde empezaron a brotar negocios, bares y comercios y hoteles como el Tryp, el Elba, Fama Once y el actual Avenida (antiguo Vincci).



 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería