La desaladora abre el grifo para atender a dos mil agricultores

El Bajo Andarax recibirá 14 millones de litros de agua diarios

Agricultores dando la bienvenida al agua desalada
Agricultores dando la bienvenida al agua desalada
Antonio Fernández 14:48 • 12 ago. 2017

Faltaban unos pocos minutos para las ocho de la tarde cuando, tras un breve ronquido, la tubería instalada en la zona de El Bobar empezaba a arrojar agua a los exhaustos depósitos de la Comunidad de Usuarios de las Aguas Depuradas de Almería (CGUAL).


Pero no se trataba de las aguas residuales depuradas que han estado utilizando durante más de veinte años sino las procedentes de la planta desaladora de Almería que llegan para aliviar la dramática situación que han atravesado los regantes del Bajo Andarax desde que se cortara el suministro de las aguas regeneradas a principios del pasado mes de mayo, cuando la Junta decidió suspender el suministro hasta que no se subsanen algunas deficiencias y se pueda realizar una concesión definitiva de esas aguas.


Agua para riego
La ausencia de agua se ha convertido en estos últimos tres meses y medio en una auténtica pesadilla para los más de 2.000 agricultores que dependen para su abastecimiento de la Comunidad General de Usuarios del Agua. Sin agua no era posible realizar las plantaciones necesarias para poder iniciar la próxima campaña.


La autorización concedida por la Junta para el uso de agua desalada, y el acuerdo por parte del titular del agua desalada, el Ayuntamiento de Almería, ha permitido que, desde ayer, por las resecas tuberías de la CGUAL vuelva a fluir el agua, y que los agricultores del Bajo Andarax puedan abordar las plantaciones de sus cultivos.




Justo a tiempo  
Los agricultores que ayer se concentraron en la Estación de Bombeo de la CGUAL en la zona de El Bobar, en la Vega de Allá, respiraban aliviados al ver manar el agua con destino a los depósitos generales de la comunidad. Se hablaba en los corrillos de que los 14.000 metros cúbicos diarios que proporciona la planta, catorce millones de litros diarios, llegan justo a tiempo para evitar perjuicios mayores a los agricultores de la zona..


Dedicados mayoritariamente al tomate, los regantes recuerdan que este producto tiene precisamente su fecha de plantación a partir de mediados del mes de agosto, “coincidiendo casi siempre con la Feria de Almería”, comentaba uno de ellos. La duda que persiste es la idoneidad del agua desalada para el cultivo del tomate, ya que el agua desalada es demasiado blanda para algunas de las variedades, caso del raf.


Mezcla de agua
José Antonio Pérez, presidente de la Comunidad General de Usuarios, afirma que aquellos agricultores que disponen de pozos procederán a mezclar el agua desalada con la de los acuíferos para obtener mejores resultados. El resto tendrá que adaptarse, al menos hasta que se resuelva la concesión de las aguas regeneradas.


Pérez recordaba que esta es una solución temporal, que podría mantenerse como máximo dos años, y que el objetivo es contar de nuevo con las aguas de la depuradora.
 



Temas relacionados

para ti

en destaque