“La investigación debe llegar en un producto fiable al agricultor“

María Dolores Fernández es investigadora en la Estación Experimental de Cajamar

María Dolores Fernández, en Las Palmerillas
María Dolores Fernández, en Las Palmerillas La Voz

Es de Adra, estudió Ingeniería Agrónoma en Córdoba, y luego hizo el doctorado en la Universidad de Almería. Empezó en la Estación Experimental de Cajamar Las Palmerillas en el trabajo de fin de carrera, y actualmente es investigadora allí del departamento de Agro-sostenibilidad. “Sobre todo, me he dedicado a la parte de la agronomía del riego”, dice.


Recientemente la estación de Las Palmerillas se ha integrado en un proyecto europeo importante en el ámbito del uso del agua, del que usted es la responsable...

Sí, se llama ‘Sistema innovador de apoyo a los invernaderos en la región mediterránea: fertirrigación eficiente y gestión de plagas a través de un control climático basado en la IoT’, pero el nombre corto es iGUESS-MED. Es un proyecto que forma parte del programa PRIMA, apoyado por el programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea. El proyecto PRIMA es específico para proyectos de investigación a desarrollar en países del área mediterránea, tanto europeos como no europeos. Y la idea es formar un consorcio para ayudar a estos últimos y transferir innovación, e investigación, y así promocionar sus sistemas de investigación.


¿Quiénes forman parte del proyecto?

El coordinador es el CREA, de Italia, y de allí también participan la Universidad de Pisa, y dos empresas: EVJA, una tecnológica, y BIOPLANET, de lucha biológica. Luego, de Turquía está la Universidad de Akdeniz; y de Túnez hay un centro de investigación, el CRRHAB. De España está la Universidad de Almería, la cooperativa Grupo La Caña, y la Fundación Cajamar.



Es algo potente, sí.

El objetivo es, con toda la información que se ha generado en estos años, y todo el conocimiento que hay, tanto en riego como en fertilización, plagas, enfermedades y control del clima de los invernaderos, desarrollar modelos para luego realizar sistemas de ayuda a la toma de decisiones. Se va a hacer con el cultivo del tomate en invernaderos, en el área mediterránea, pues había que centrarse.  Con estos modelos el agricultor podrá, en base a datos climáticos y diversos parámetros, obtener una recomendación de riego, de abonado, avisos de incidencias o manejo de plagas, recomendaciones para manejar el clima...


Entiendo.

Será una manera mas fácil de transferir todo el conocimiento al agricultor. Porque nosotros podemos hacer publicaciones, artículos, etc., pero eso no llega al agricultor. Y creemos que, para él, será mas fácil recoger todo eso en una App. Se le pondrá en su finca una estación meteorológica que le va a medir el clima, y, a partir de estos datos, va a dar una recomendación de riego, por ejemplo, utilizando una serie de modelos que hemos desarrollado previamente.


¿Durante cuánto tiempo se desarrollará el proyecto?

Cuatro años. Los dos primeros vamos a mejorar los modelos que ya tenemos; y en el tercero haremos demostraciones en fincas, en todos los países. En Almería participan las cooperativas CASI y Única. Los agricultores van a usar la App para testarla, pues todavía no estará comercialmente; y los que obtengan esta ayuda podrán demostrar que están haciendo un manejo muy eficiente de todos los ‘inputs’ de su finca: agua, fertilizantes, fitosanitarios… Y que esto puede ser una herramienta diferenciadora respecto a otros productores.


El gran reto es lograr que luego esto funcione en el día a día del agricultor.

Esto es clave. Te dije antes: investigar está bien, pero hay que hacer un esfuerzo importante para que eso llegue en un producto fiable al agricultor. Pienso que este tema de la app, las tecnologías TIC, los sensores, al final… Hay que combinarlo todo y darle al agricultor una cosa que sea sencilla, fiable, y robusta. En eso hay que seguir trabajando. 


Claro.

En estos años hemos generado mucha información, tanto en la UAL como en Las Palmerillas, y siempre hemos tenido muy claro que eso hay que hacerlo llegar al agricultor de alguna manera. Tenemos que contar con él para que nos ayude a definir, no solo a dónde ir, sino qué cosas le interesan, o como le podemos transferir los conocimientos generados. Y así, en este proyecto PRIMA hay una parte importante: trabajar mas en conjunto con los agricultores.

 

Temas relacionados
Universidad de Almería Cajamar Unión Europea Invernaderos Empresas Adra AlmeríaTech

para ti

en destaque