El consumo de hortalizas crece más del 30% con el confinamiento

La alerta hace aumentar la preocupación de los ciudadanos españoles y europeos por la salud

Frutas y hortalizas centran el interés de los consumidores españoles.
Frutas y hortalizas centran el interés de los consumidores españoles. La Voz

El confinamiento, el estado de alarma decretado por el Gobierno y los temores al contagio son el castigo diario para millones de personas en España y en todo el mundo. Sin embargo hay algunas actividades que se han convertido en alivio, casi en un placer, para muchos y entre ellas hacer la compra diaria de productos frescos.


En realidad un hábito casi perdido para muchos de los ciudadanos en el ritmo de vida habitual, sin tiempo para las compras y sin tiempo para la cocina. Y ahora que pasan tantas horas en casa se retoman viejas costumbres, se mira más la despensa y se piensa en la cocina.


Así está ocurriendo que los españoles han incrementado la compra diaria de frutas y hortalizas a niveles que hacía tiempo que no se veían. Según un informe que elabora el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sobre el consumo en los hogares, las compras de frutas han aumentado un 23,1 por ciento, mientras las de hortalizas se disparan con incrementos en las ventas superiores al 31 por ciento.


Los picos



Los niveles de consumo en el mercado nacional, trasladados posteriormente al europeo, han mostrado altos y bajos notables dese que se iniciara la pandemia. El análisis de consumo en los hogares del Ministerio indica que en las primeras semanas se compraron y almacenaron productos de primera necesidad, con una presencia importante en las compras de legumbres, huevos, conservas de pescado o vegetales o aceite de oliva.


El inicio del confinamiento supuso un acusado descenso del conjunto de las compras por parte de las familias pero en estas últimas semanas se ha producido un notable incremento, sobre todo en productos frescos y en otros de uso habitual en las cocinas, entre ellos carnes y pescados, o harina, el producto con aumentos más significativos en el mes de abril.


Consumo de verdura

Pero en cualquier caso la salud parece mandar en los nuevos hábitos de los consumidores y las hortalizas se convierten en el rey de las compras para muchos españoles. Si el conjunto del gasto en alimentación ha aumentado en los diez primeros días del mes de abril en un 22 por ciento, el de hortalizas lo ha hecho en un 31,2 por ciento, casi diez puntos superior y mayor que el de las frutas, que lo han hecho en un 23,1 por ciento.


El crecimiento es importante no sólo en comparación con el observado en las semanas anteriores, sino que incluso supera notablemente los datos de compras realizadas en los mismos días del año pasado. Desde el Ministerio se apunta que aunque el incremento del consumo es generalizado, no se está comprando más en todas las categorías con relación a la semana anterior, “lo que indica una moderación en las compras”.


Desde el sector hortofrutícola almeriense se apunta a que este comportamiento está íntimamente relacionado con la concienciación de la mayor parte de la población, tanto española como europea, de la importancia de una alimentación saludable para mejorar la respuesta ante problemas de salud. “Ese binomio de frutas y hortalizas y salud es importante para abrazar la Dieta Mediterránea y en este momento de crisis sanitaria muchos consumidores están mejorando sus hábitos alimenticios con productos sanos, como se refleja en el aumento de demanda de productos ecológicos”.


Ahora se compra lo que se tomaba en los bares

Los almerienses están confinados en su mayoría, pero según los técnicos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que analizan los hábitos de consumo delos ciudadanos, no renuncian a consumir aquellas bebidas o comidas que estaba acostumbrados a tomarse en sus salidas con amigos o familiares.


Se calcula que un vecino de Almería se gasta al año alrededor de 2.000 euros al año en bares y restaurantes. Ahora que no puede hacerlo ha aumentado el gasto en productos como el vino, la cerveza, el pescado o las carnes. Otros han optado por sustituir las tapitas del bar por los platos preparados, lo que ha hecho aumentar la demanda de establecimientos de comida lista para comer.


Los analistas económicos advierten que el supuesto ahorro de no consumir en la calle, de un menor uso del vehículo o de una gasolina más barata puede tener un contrapunto en el encarecimiento del recibo de la luz que, con el confinamiento obligado, será notable.


 

Temas relacionados
Compras Restaurantes Estado de alarma Confinamiento Salud Vino Consumo Bares Hortalizas y verduras Alimentación

para ti

en destaque